En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

jueves, 3 de agosto de 2017

Spiderman: Homecoming (2017)


        Ver toda la saga de “Los Vengadores”, durante tantos años, me llevaba, inevitablemente, a ver la última de “Spiderman”, ya que el propio Spidey había hecho un Crossover en “Los Vengadores: Civil War”.


        He de reconocer que no iba muy convencido al cine. ¿Cuántas películas llevamos ya de Spidey? Yo hace tiempo que perdí la cuenta. Posiblemente, las que más me gustaron fueron, en su día, las de Sam Raimi.


        En esta nueva película tenemos a un nuevo actor como Peter Parker: Tom Holland. El conocido nene que sobrevive, junto a su familia, al tsunami en “Lo imposible”. La nueva de Spidey, “Spiderman: Homecoming” tiene cosas buenas, y cosas no tan buenas. Y ahora es cuando vienen los SPOILERS:


        Empecemos por lo bueno: Es fresca, es juvenil, tiene unos efectos de la leche y te ríes un rato. Hay muchos guiños (a DC Cómics le dan un pullazo bueno con el nombre de uno de los personajes). Y la relación con Los Vengadores se nota a lo largo de toda la cinta. De hecho, los nombran a todos, menos a Halcón y a Ojo de Halcón. Hay unos videos educacionales del Capi, en plan “Hola, soy Troy McLure, y hoy he venido a hablaros de…”, que me parecieron tronchantes, al igual que el personaje de Michelle, y la gran actuación de Keaton como “El Buitre”, hasta la presencia de “El Conmocionador”… La presencia de Iron Man llega a ser un poco cargante, pero lo pondremos en “lo bueno”…


        Lo no tan bueno: No hay tío Ben, no hay araña radioactiva, Tía May parece una “loca de los gatos” de 35-40 tacos (mmmm, tiene “su aquel”), no hay casa en Queens sino apartamento de 25 m2, parece que casi todo Dios sabe quién es Spiderman, no hay Gwen Stacy ni Mary Jane diciendo aquello de “¿Qué pasa Tigre?” y si una nueva chica mulata (Liz), Peter tiene catorce tacos, no hay sentido arácnido, Peter tiene a un “amigo de la silla” hawaiano que no aporta mucho, no hay ningún Osborn a la vista, Flash es un “Emo” que no tiene ni media hostia, la beca “Stark”, el inexistente “Daily Bugle”, Keaton lo borda, pero la historia de “El Buitre” no era esa precisamente, “¿Spiderman fala português? Eu não sabia!!…”


        En fin, me dejo cosas en el tintero. Muchas, pero a modo de resumen, me parece una película juvenil, entretenida, que pone a Peter Parker como un nene desesperado por agradar y por hacerse notar (todo lo contrario que en el cómic), que traiciona descaradamente sus orígenes, pero que supongo que gustará a todo aquel que tenga menos de veinte años, y que precipitará el bruxismo a los mayores de treinta y cinco o cuarenta tacos…

        ¿A ti, qué te pareció?

2 comentarios:

Carlos dijo...

Era mi superhéroe favorito de niño y casi todas las pelis actuales me han decepcionado. Ays no podemos ver las cosas con ojos "ochenters" jeje. La parte negativa que cuentas me ha quitado las ganas de ver ésta.

Duncan de Gross dijo...

Si has visto o piensas ver las restantes del Universo Marvel, no te puedes saltar esta película porque esclarece, y aclara, alguna que otra coisa. Olvídate de lo malo y a verla. También era uno de mis héroes de la infancia, aunque me gustaban otros muchos más: Lobezno, Silver Surfer, los grandes olvidados Hércules y Namor, Rondador Nocturno y Ojo de Halcón... De Spiderman aún conservo 50-60 cómics de la etapa de John Romita...