En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

miércoles, 18 de julio de 2018

Qué fue de Brad (2017)




        “Qué fue de Brad” (2017), es una película interesante. A ratos, mientras la veía, me acordaba de aquella película “Family Man” (2000), que, en su día, me gustó mucho. No sé si por su temática “What if?” (a la que estamos muy acostumbrados los lectores de cómics, sobre todo, los de Marvel), o porque en aquellos tiempos me gustaba Tea Leoni, y que la gente suele relacionar, a la vez, con “¡Qué bello es vivir!” (1946). Comparación, por cierto, que nunca he llegado a entender, porque se parecen lo que un huevo a una castaña, y porque, comparar a Nicolas Cage con James Steward tiene delito…


        Al caso. Aquí nos encontramos a Brad (un excelente Ben Stiller), que vive una crisis de los 50 brutal (bueno, 47). La vida no le ha ido mal. Nada mal. Pero a sus amigos y a sus colegas les ha ido muchísimo mejor. Brad comienza a preguntarse por sus fallos vitales, y por qué sus amigos de la Universidad han triunfado en la vida y él no.


        El personaje tiene un complejo de inferioridad importante (en mí opinión). En “Family Man”, el personaje elegía, en un punto de inflexión en su vida, entre el éxito y la soledad absoluta, y la “pobreza”, los amigos y la familia.


         Aquí el personaje añora otros destinos posibles. ¿Qué hubiera sido de su vida si hubiera tomado otras decisiones?, ¿Y si hubiera tenido otros trabajos, y sino se hubiera casado…? Todos estos planteamientos, supongo, nos lo hacemos, o nos lo haremos, a lo largo de nuestra vida. Brad se los plantea muy a la tremenda.


         Su frustración la refleja en su hijo, Troy. No quiere que él cometa sus mismos errores en la vida. Pero lo que hace es deteriorar la relación con su hijo, la brecha generacional existe, es palpable.


         Me ha gustado mucho algunos de los pensamientos de Brad, como se imagina ciertas situaciones, un tanto surrealista. Igualmente, que esta película, lejos de ser una comedia, es un drama (en mi opinión) muy bien tejido por Ben Stiller, y como el personaje, poco a poco, va reflexionando y se va dando cuenta de que es más afortunado de lo que cree. No me ha gustado, a ratos, la música chirriante, y que a la película le sobra, perfectamente, cuarenta minutos largos para expresar exactamente lo mismo.

        P.D: Si tienes poco, pero eres feliz… ¿Qué más necesitas?

domingo, 15 de julio de 2018

Regreso a casa (2014)




        “Regreso a casa” (2014), es una película china que me ha parecido impresionante, en muchos sentidos. Estamos en plena Revolución Cultural china, y el profesor Lu Yanshi es detenido y deportado por tener, supuestamente, ideas derechistas.

        Lu consigue escapar. Su única obsesión es poder volver con su familia. Con su hija Dan Dan, y su mujer, también profesora, Feng Wanyu. Su hija, adicta al Partido, es la primera que se entera de que su padre ha vuelto. No lo ve desde los tres años, pero eso no le impide denunciarlo a las autoridades. Entonces, es detenido delante de su mujer. Este hecho causa un trauma en Feng Wanyu, que echa a su hija de casa.

        Al cabo de veinte años, Lu regresa de nuevo. Pero Feng, que sufre una amnesia temporal, ya no lo reconoce. Lu hará todo lo posible para que su mujer vuelva a recuperar la memoria, luchando contra una enfermedad que mina la vida de los tres…

        Tierna, emocionante, es una película sobre el amor por encima de todas las cosas. A mi me ha gustado muchísimo.

War Fix. Adicto a la guerra (2008) David Axe, Steven Olexa. Glénat




          El tema de “War Fix. Adicto a la Guerra” (2008, Glénat), que plantean David Axe y Steven Olexa no es nuevo para mí. Joe Sacco lleva años haciendo precisamente esto, y alguno más, que ahora mismo, se me pierde un tanto en la memoria.

Pero siempre es interesante leer el punto de vista de un reportero de guerra que transforma su experiencia en un cómic. Reporteros que van de guerra en guerra, y un día, se dan cuenta de que no pueden vivir sin una guerra en sus vidas. La guerra es su vida. Lo sacrifican todo: Familia, pareja, estabilidad… Por una buena guerra, buscando la foto, el reportaje, la entrevista…

La Guerra de los Mundos. H.G. Wells (2006) Cómic de Ricardo Ferrari, Horacio Lalia




          ¿Quién a estas alturas no conoce “La Guerra de los Mundos” de H.G. Wells? Desde la famosa anécdota radiofónica, en la que varios cientos de norteamericanos se volvieron locos al creerse la supuesta invasión alienígena, hasta las películas, libros y cómics que se le dedicó a la obra, que es de las mejores que ha parido la Ciencia Ficción a lo largo de toda la Historia.

         El cómic de Ricardo Ferrari y Horacio Lalia es una interesante vuelta de tuerca. Una adaptación libre de la mítica “Guerra de los mundos”, creada desde el punto de vista de los extraterrestres invasores, que huyen de un planeta extinguido, para buscar la supervivencia de su propia raza.

        Nunca me había imaginado cual era el propósito de los invasores… Hasta que leí este cómic.

El hombre con miedo (2012)




          De Migoya y Man me había leído hace unos años (¿Diez, doce?), “Kung Fu Kiyo”, que me gustó una barbaridad en su día (me reí mucho), pero hasta ahora no había vuelto a tener nada más de ellos en las manos.

         Este “El hombre con miedo” (2012), también tiene sus añitos. Originalmente, al parecer, se publicó en dos partes en 2001, pero yo me he leído el tomito integral. Una historia trepidante. Juan, un profesor de secundaria, que vive en Sitges, se encuentra de sopetón un domingo por la mañana con un alumno que huye después de haber cometido un robo. El alumno muere accidentalmente, y el Conseller Puyal, su padre, cree que Juan ha tenido mucho que ver en la muerte de su hijo.

       Mientras, Raquel, una alumna, se enamora de Juan, que a la vez mantiene relaciones con su madre… Y, a partir de aquí, la vida de Juan cobra tintes surrealistas, hacía un destino incierto.

        Un gustazo de cómic. Lo he leído del tirón. Como os decía unas líneas más arriba: Trepidante, sorpresivo y fresco. A mi me ha encantado.

sábado, 14 de julio de 2018

El viejo Ojo de Halcón 3 (2018)



        Hace muy pocos días os comentaba mi entusiasmo por la serie regular de “El viejo Ojo de Halcón”, de la mano de Sacks, Checchetto y Mossa.


        No ha tardado mucho en caer el tercer número, como podéis comprobar, donde el viejo Clint debe hacer frente a un antiguo compañero de armas, en los Thunderbolts, y ahora un traidor. Se trata de Erik Josten, conocido como Atlas.

        Clint sigue su camino en busca de venganza y Atlas está en medio. Mientras, Venom y Bullseye siguen su pista. Las flechas ya no son tan certeras, pero Clint sigue siendo un Vengador, el último que queda…

        P.D: Deseando pillar el siguiente cómic.

Menudas historias de la Historia (2009) Nieves Concostrina




        No recuerdo haberme leído antes nada de Nieves Concostrina, este libro de “Menudas historias de la Historia” (2009), que va por su decimosexta edición, es lo primero que me he leído de esta autora, y tengo que reconocer que me ha hecho pasar unos días muy divertidos.

        Primero, por lo desenfadado de su narrativa. Segundo, por las anécdotas y mamarrachadas que cuenta, desde la etapa romana, hasta hace diez años. Sus quinientas cuarenta y pico de páginas, están divididas en diversos apartados: A vueltas con el Arte, Algaradas, Cuestiones mundanas… Y en pequeños textos, cuenta con desparpajo, una pequeña curiosidad histórica, como te la contaría un amigo con una cerveza mediante.

       Y, hombre, no estoy acostumbrado a leer así la Historia. Y, por ello, lejos de desilusionarme, me ha enganchado desde la primera página, hasta el final. Me ha encantado.

miércoles, 11 de julio de 2018

Ready Player One (La película, 2018)



        Hace ya un tiempo os comenté mi opinión sobre el libro “Ready Player One”. Un libro que os comentaba, en su día, que me parecía que no era para todos los públicos. Tenía, en mi opinión, muchísimas referencias ochenteras, que solo alguien con más de cuarenta años (y muy friky) iba a pillar.


         Como ha pasado un tiempo desde que me leí el libro, que, por cierto, posteriormente vendí a buen precio por internet, hay cosas que se escapan, pero cuando he visto la película, me ha parecido, a grandes rasgos, bastante fiel a lo que leí, y no solo eso: Muy entretenida. Como el libro, amena, muy visual, muchos efectos especiales…


        Dos horas llenas de guiños, de referencias a mi época, a los personajes con los que crecí, y que dudo estén de moda dentro de treinta años.


        La sinopsis es sencilla:  Estamos en el año 2044. La humanidad vive prácticamente recluida (en torres de caravanas), y enganchada, a Oasis. Una realidad virtual que tiene mucho de Second Life, Matrix, Avatar y mil historias más mezcladas. Oasis es una válvula de escape, donde cada uno puede ser lo que quiera. El protagonista, Wade Watts, es un joven Gunter (alias Wade3, alias Parzival), un buscador de tesoros, embarcado en la fascinante búsqueda del Huevo de Halliday, la herencia millonaria, ocultada en Oasis, del difunto creador de esta realidad virtual. Para alcanzar dicho Huevo, deberá hacerse con tres llaves: Cobre, Jade y Cristal, y abrir tres puertas que le llevarán al Premio. Lo malo es que existen millones de mundos en Oasis, y millones de seres humanos conectados, igual que él, en Oasis… (Esta parrafada la he copiado de mi propia entrada del libro) … En fin… Para pasar un rato entretenido…

        P.D: Lo mejor, para mi… La referencia a “El resplandor”

El viejo Ojo de Halcón 2 (2018)



        Hace unos meses os hablaba de esta nueva colección, precuela de “El viejo Logan” (que es una verdadera joyita), y os contaba que estaba entusiasmado con este "El viejo Ojo de Halcón" por su frescura en el guion (Sacks) y su dibujo impresionante (Marco Checcetto) y color (Mossa)

         También sabéis (los dos o tres que aún leéis algo de por aquí) que Ojo de Halcón es uno de mis personajes favoritos de cómics, y que prácticamente lo colecciono todo del personaje: Tengo camisetas, muñecos, cómics, cuadros y láminas y todo lo relacionado con Clint Barton y Kate Bishop.

        Por ello, como era de esperar, tarde o temprano tenía que venir la critica del segundo cómic de la colección. Y, claro, descubro que, afortunadamente, la calidad y el interés del guion continua, y sigue prometiendo. En este cómic nos vamos a encontrar a un Bullseye tras la pista de Ojo de Halcón, que no pasa desapercibido en su búsqueda de venganza. Han pasado cuarenta y cinco años de la gran matanza de super-héroes, y Ojo de Halcón queda, impotente, en un mundo dominado por los malvados, por los villanos, que han instalado la anarquía en los Estados Unidos.

        Los recuerdos, la visión de los héroes más grandes caídos en combate: Iron Man, Thor, La Bruja Escarlata, La Viuda Negra, Mercurio o Falcon… Le persigue continuamente… Pero a él, le dejaron vivir, quizás porque no era muy peligroso, o quizás porque, al fin y al cabo, antes había sido un villano, como el resto de asesinos comandados por Cráneo Rojo…

        Lo dicho: La maravilla continua, y volveré en breve con el comentario del tercer número de la colección.

martes, 10 de julio de 2018

Las Grandes Batallas Navales: Trafalgar (2018)



         Uno de los cómics que me he agenciado para leer este verano ha sido “Las Grandes Batallas Navales: Trafalgar” (2018, edición en castellano). Se trata del primer tomo de una colección, que, creo, va a ser fantástica. Integradas por Trafalgar, Jutlandia, Chesapeake, Tsushima y Lepanto.


        Este volumen, y supongo que el resto de la colección, viene avalada por la Academia de las Artes y las Ciencias del Mar francesa. El guion es de Jean-Yves Delitte, que es pintor oficial de la marina francesa, y con el dibujo y coloreado de Denis Béchu.


        Es un cómic que se lee de una sentada con información final, adicional, sobre tipos de barcos, oficiales y algunos datos curiosos más relacionados con la batalla

        La narrativa se ve desde el punto de vista de los ingleses y los franceses. En ningún momento aparece un personaje o barco español, y, de hecho, se da a entender (punto de vista francés) que los españoles (algunos) ayudaron a pasar información a los ingleses en los días previos a la batalla (por sentirse invadidos), lo cual, desde mi escaso conocimiento de la época, me parece una auténtica patada a los libros de Historia, ya que ese sentimiento no afloró en España hasta la invasión terrestre de 1808.

        A pesar de este desajuste histórico-narrativo, el tomo me ha parecido una genialidad. Tanto en el dibujo, como en el color y en el nivel altísimo de entretenimiento que tiene. Ahí lo dejo.