Mis Redes Sociales

Mis Redes Sociales.
Sígueme en YouTube Sígueme en Facebook Sígueme en Instagram Sígueme en TikTok  Sígueme en Twitter

martes, 21 de mayo de 2024

Monster (2024)


 

       He tenido pocas experiencias con el cine indonesio, y si me preguntaran, creo que solo recuerdo haber visto una película, hace relativamente poco tiempo, apenas un par de años, de esta zona del planeta, llamada “The Big 4”.

        Ahora, he tenido la oportunidad de ver “Monster”, una película de terror que se ha colado esta penúltima semana de mayo de 2024 en la parrilla de películas más vistas en la plataforma Netflix en España, y que sin tirar cohetes, ya que es un tanto increíble en su desarrollo, en su trama bastante lineal y muy del tipo de aventura gráfica, de videojuego viejuno, se deja ver en gran parte por la tensión que logra crear, aunque sea poco creíble, y por el interés de ser una película muda… Ya que sus protagonistas, y sus antagónicos, no hablan más allá de un par de palabras, nombres propios concretamente, y de manera casi anecdótica.


        En la narrativa estamos en la húmeda, exuberante y acalorada Indonesia. Rabín y Alana son dos críos que han salido del colegio. Se han comprado un par de chupa-chups, se van a un salón recreativo a que la típica máquina del gancho, que tiene menos fuerza que un tren extremeño, les time una y otra vez y salen a la calle sin imaginar que un tipo los ha seguido para secuestrarlos con aviesas y malévolas intenciones.

        Una vez introducidos en el maletero de su coche, los lleva a una casa en mitad de la nada, donde el chico es conducido a una habitación, y Alana pronto se libera de sus ataduras y consigue escapar. Una vez fuera, se lo piensa y decide volver a rescatar a su amigo, introduciéndose en la casa, donde tendrá que ir esquivando al secuestrador, que en un principio no sabe, no sospecha, que la chica se ha escapado y está rondando por allí, reconociendo los recovecos de la casa, los lugares donde el tipo hace grabaciones (donde descubre el cadáver de un chico), nos podemos imaginar con que intenciones… Hasta que el intento de rescate se convierte en una lucha contra el tipo, que acaba muerto de la manera más tonta y torpe que te puedas imaginar…


       Lo que pueda parecerte el final de la película, solo es el 50%, porque aparece una compinche femenina, y la historia se repite, aunque esta vez la secuestradora acaba con el único policía que aparece por allí, los siguientes no los verás hasta casi doce horas después, y Alana consigue rescatar a Rabín y huir a duras penas mientras que la secuestradora malherida les persigue cojeando y arrastrando un hacha con el que da golpes al vacío… ¿Dónde habré visto yo esto antes, pero con una máscara puesta? No sé, imaginaciones mías...

        En resumidas cuentas, la narrativa es esta… No os cuento más porque prefiero que la veáis y opinéis al respecto, pero no es una película que podamos calificar de terror, y si más bien de un suspense un tanto forzado en escenas, trama y situaciones, que quizás carezca de originalidad y tiene mucha estética, en mi opinión, de aventura gráfica y videojuego viejuno, y cuyo mayor efecto en su hora y veinte minutos de duración sea la falta de diálogos, gritos o exhortaciones al menos en ataques y defensas…


        En definitiva: A mi me ha tenido bastante entretenido, pero incluso dentro de su escaso metraje, hay momentos en los que se me ha hecho larga, y me he desesperado con la torpeza de los cuatro protagonistas en muchas de las situaciones, incluyendo a los secuestradores, que llegan a ser de risa en ocasiones… De nota le voy a dar su cinco, y me encantaría que me comentarais que os pareció a vosotros.

         Esta es la típica película que le gustará a aficionados a fideos instantáneos, máquinas de gancho de las recreativas y gente que leía libro-juegos… Y no le hará mucha gracia a gente que confía en la policía indonesia, y usuarios de motosierra y hachas… Echadle un vistazo, y ya me diréis que os pareció.

lunes, 20 de mayo de 2024

Golden Kamuy (2024)

 

         No sabría decir la de tiempo que llevo escuchando hablar, y leyendo, sobre “Golden Kamuy”, serie manga, con guion y dibujo de Satoru Noda, y su posterior serie anime de 2018… Pero, como uno no para ni un minuto entre series, películas, cómics y gatos, sobre todo gatos, pues me ha sido imposible acercarme a la franquicia hasta que Netflix ha estrenado en España la película de personajes reales, y allí que estaba yo para verla recién estrenada… Y antes de meterme en contaros su narrativa, y destrozaros un poco la trama con mis característicos spoilers, que son la salsa de la vida, os tengo que decir que las sensaciones han sido buenas, pero que en mi evaluación no puedo compararla con los cómics ni con el anime, y que desde luego, entiendo porque fue un exitazo en Japón hace algunos meses…

         La narrativa de “Golden Kamuy” comienza en la Guerra ruso-japonesa de 1904-1905, donde los rusos se llevaron una grandísima paliza y las tropas del Zar Nicolás II creo que no llegaron a subir ni una sola batalla ganada en el marcador. Uno de estos soldados que combaten en las trincheras, frente a frente contra los rusos es Saichi Sugimoto, un soldado al que no hay narices de matar ni con bayoneta, tiros, granadas o una atómica que le cayera aunque faltaban cuarenta años para que surgieran, por ello se lleva el sobrenombre, puesto por él mismo, de “El Inmortal”, ya que en la batalla de la Colina 203, que es una auténtica carnicería, él sobrevive a todo lo que le echan encima, mientras que su compañero y amigo, Toraji, cuya mujer está prácticamente ciega, le cae la del ciervo y muere en combate.


          Estando en un bosque, se encuentra con un random que le cuenta una historia que Sugimoto cree que es una trola, que habla de un mapa de un tesoro tatuado en los cuerpos, en las espaldas, de 24 reos o criminales por parte de un misterioso tipo que eligió esa manera para esconder toneladas de oro perteneciente al pueblo Ainu. El tipo, que intenta asesinarlo tras darse cuenta que ha hablado de más, acaba muerto por el ataque de un oso, y el propio Sugimoto casi muere si no es por Asirpa, una joven Ainu, una minoritaria etnia de Hokkaido, que se maneja en la naturaleza como Pedro por su casa y es una hábil arquera.

         Sugimoto comparte la historia del tesoro con ella, y ambos comenzarán a enfrentarse a diversos enemigos, con una división separatista del ejército imperial japonés incluida, que al igual que ellos quieren hacerse con el tesoro, haciéndose con algunas partes del mapa, y con algún inesperado aliado por el camino…


        En definitiva: Como os decía al principio, no conozco el manga ni el anime de Satoru Noda, pero basándome solo en la película, tengo que decir que la he disfrutado mucho. Una historia llena de acción, enemigos diversos a cual más loco y zumbado de la azotea, buena CGI en general, y no sé por qué, me ha dado cierto tufillo a “One Piece” cambiando Marines por soldados de infantería japoneses, y ese trasfondo de un tesoro fabuloso casi imposible de conseguir.

        Solo por el mismo disfrute de verla, yo le casco un 7 de nota, es el tipo de películas que yo suelo disfrutar mucho, muchísimo, y desde luego si os va el tema manga, anime o si directamente conocéis la obra, no os la podéis perder. Tened en cuenta que hay unas importantes escenas post-créditos, que dan pie a la continuación cinematográfica de la historia…


        En los mentideros españoles, hablan de que vamos a tener mínimo tres películas en total en los próximos años, otras webs hablan de una serie, y con certeza no os puedo asegurar nada.. Pero mientras llegan, no os podéis perder “Golden Kamuy”… Esta película gustará a los interesados por la Guerra ruso-japonesa, pero no le va a hacer mucha gracia a ardillas y osos pardos en general… Echadle un vistazo y ya me contaréis.

domingo, 19 de mayo de 2024

Ferrari (2024)

 

        Tengo que reconocerlo desde el principio… Yo de automovilismo, ni idea. Es algo que nunca me ha llamado la atención, igual que el motociclismo, y creo que no podría mantener una conversación de más de dos minutos y medio sobre marcas, pilotos, carreras ni nada parecido, por lo que es un tema que siempre he preferido evitar.

         Por ello, cuando hace unos meses se estrenó “Ferrari”, en febrero de 2024 en España, por mucho Michael Mann que estuviera a cargo, no me tiré corriendo del sofá para ir a verla. Además, al ver al dúo protagonista, bufé como una de mis gatas y preferí quedarme en el sitio…


        Hoy he tenido la oportunidad de verla en Amazon Prime, adonde me he metido para ver lo que había, ya que muchos de vosotros me decís que solo comento películas, series y material disponible en Netflix, lo cual es cierto, pero más que nada porque prácticamente lo bueno que me aparece en Amazon Prime, o que a mi me pueda interesar, es de pago… Y yo creo que ya pago lo suficiente.

        El caso es que me he atrevido con “Ferrari”, y sus dos horas de metraje, y lo primero que os voy a decir es que no me ha disgustado. No me ha parecido una película para tirar cohetes en la plaza del pueblo, pero se ha dejado ver, y lo he visto como un biopic interesante, algo me ha enseñado, me ha recordado a un tipo del que leí en tiempo por la llamada fotografía de “El beso de la Muerte”, el piloto español Alfonso de Portago, que recibió un beso de su pareja, la actriz mexicana Linda Christian, antes de que este se matara en su Ferrari en el accidente de la carrera, eje principal de la película, en la que participaba, las Mil Millas italianas, acabando de paso con su navegador y copiloto y nueve personas más entre los espectadores del evento, un 12 de mayo de 1957. Creo, y es de los pocos datos haber leído, corregidme si me equivoco, que esta fue la última edición de esta carrera italiana.


         En la narrativa de la película tenemos a Enzo Ferrari (Adam Driver) y a su esposa Laura (Penélope Cruz), pasando una de sus permanentes crisis. Estamos en 1957, e Italia intenta olvidar La Segunda Guerra Mundial, y volver a ser un referente automovilístico. Él casi está arruinado, y ella tiene que soportar las infidelidades de él. En una de ellas ha tenido un hijo, Piero, y mantiene una relación en paralelo a su matrimonio, mientras intenta por todos los medios impulsar y salvar el futuro de la empresa Ferrari, ganando alguna carrera que haga que la empresa vuelva a ser la que era, y evitando una tragedia a la que poco a poco se van acercando…

        La sinopsis de dos horas se resume, como podéis ver, en muy pocas palabras, y es que la película es bastante plana en la narrativa, aunque tengo que reconocer que las actuaciones de Adam Driver, que muchas veces he confesado que no es uno de mis actores preferidos… Pero, sobre todo, de Penélope Cruz, son dignas de mención. Él parece mantener bastante bien el tipo, a veces demasiado impasible, aunque afortunadamente evoluciona poco a poco en su manera de estar frente a una cámara, o quizás la mano de Michael Mann ha tenido algo que ver… Ella destila la pasión de las actrices italianas de hace sesenta años, y convence desde el primer minuto.


         En definitiva: Película amena, entretenida, que no es de los mejor de Michael Mann, de las que me sigo quedando con “Heat”, que me encantó en su día y tengo miedo de volver a verla, por si no ha envejecido bien, y tal vez con “El Último Mohicano” a pesar de algunas patadas que le da a los libros de Historia, pero que tampoco me parece tan mala… “Ferrari” gustará a los aficionados a los coches, a los amantes de las carreteras italianas y a mujeres con mala puntería… Y no le hará tanta gracia , supongo, a los amantes de Maserati y a los que les gusten buenas CGI, esta película no destila en eso por su calidad precisamente...

        Personalmente, le doy su 5,5 de rigor… Y os garantizo, que más pronto que tarde, la habré olvidado… Echadle un vistazo.

sábado, 18 de mayo de 2024

Carga Vital (Cascaborra, 2024) Alicia Palmer, Weronika Hanczyc



        Si te interesa el cómic, y quieres adquirirlo, puedes comprarlo pinchando AQUÍ

       “Carga Vital” (Cascaborra, 2024) es el sexagésimo sexto tomo de la colección “Historia de España en Viñetas”, que publica la Editorial Cascaborra durante este mes de mayo, y a la que hay que agradecer la gran labor didáctica que hace, casi titánica diría yo, para hacernos llegar la Historia de España a través de un formato tan bueno, tan rabiosamente atractivo, como es el cómic, que nos entretiene a la par que nos enseña.

       En esta ocasión, una vez más, estamos ante un cómic mayúsculo, que viene de la mano de dos autoras, un dúo, que no nos son desconocidas en el blog, que son Alicia Palmer (guion) y Weronika Hanczyc (dibujo), autoras del cómic biográfico dedicado a “Emilia Pardo Bazán”, publicado precisamente por Cascaborra en diciembre de 2021, dentro de su colección “Biografías en viñetas” y que tenía a la gallega universal, mujer excepcional, Emilia Pardo Bazán, como protagonista de un álbum, de un cómic, de lo más recomendable.


        Además, en el propio blog, habíamos hablado unos meses antes de otro cómic de Alicia Palmer, “Una Mujer, Un voto”, publicado por la Editorial Garbuix Books, y en esta ocasión con la dibujante Montse Mazorriaga sobre la consecución del voto femenino en España, y que de igual manera os recomiendo mucho, para conocer los entresijos de lo que fue el voto femenino en España, conseguido durante la Segunda República, y las distintas posiciones en pro y en contra del mismo, a través de mujeres como Victoria Kent o Clara Campoamor.

        Pero, centrándonos en el cómic que os traigo hoy, “Carga Vital”, y que sin exagerar, he calificado antes de mayúsculo, estamos ante otra de esas grandes hazañas protagonizadas por este país, que de haberse producido por ingleses y/o estadounidenses, no solo se enseñaría en escuelas e institutos, sino que tendríamos series, películas, libros… Hasta en la sopa, y que nos harían decir: “Qué grandes, que fabulosas fueron estas personas…”, pero como estos héroes fueron españoles, españolas como Isabel Zendal, pues como que no interesa mucho, y es una pena por un lado, y es una suerte por el otro, que autoras como Alicia y Weronika, y editoriales como Cascaborra, se estén dedicando a que no perdamos la memoria, nuestra memoria, y a traernos y recordarnos maravillas como lo fue “La Expedición Balmis”, la Real Expedición de la Vacuna, que fue una colosal expedición por llevar la vacuna de la viruela a los territorios de los virreinatos españoles, e incluso más allá, como hasta la mismísima Macao portuguesa, con la misión de salvar vidas a través de la inoculación del virus de 22 pequeños huérfanos, 22 pequeños héroes de entre tres y nueve años, que gracias a ellos, se logró salvar la vida de miles, quien sabe si de millones de personas en un viaje que partió en 1803 desde La Coruña hasta Las Canarias, y de allí a Hispanoamérica, pasando por Puerto Rico, Cuba, Nueva España (ahora conocida como México), Venezuela, Colombia, Bolivia, Perú, Chile, para continuar en el convulso inicio del S.XIX por Filipinas, Cantón y la mencionada Macao…


        Una expedición que no discriminó a nadie a la hora de distribuir la vacuna, y que se convirtió, posiblemente, en la mayor hazaña sanitaria de toda la historia de la humanidad, por lo menos hasta esa fecha, a cargo del erario español, y que se recompensó y se agradeció con el olvido casi absoluto de aquellos hombres, niños, y mujeres, que intentaron salvar el mayor número de vidas en un Imperio que se derrumbaba por momentos, y con la incomprensión, muchas veces, por bandera.

        En definitiva: No estamos ante un cómic recomendable, estamos ante un cómic imprescindible, de esos que abren puertas, las del conocimiento, de esos que me gustan a mi porque son los que despiertan el gusanillo por la curiosidad, por el querer saber más e ir más allá. Solo me queda felicitar una vez más a Cascaborra, nunca me cansaré de decirlo a los cuatro vientos, por la inmensa labor didáctica que hace, y a las autoras, Alicia y Weronika, por ofrecernos un cómic bien documentado, muy bien presentado, y sobre todo, muy necesario. Bravo por las dos. “Carga Vital”, se titula. No lo dejéis pasar. Debería leerse en todas las escuela e institutos de este país.

jueves, 16 de mayo de 2024

Dolor y Dinero (2013)


 

      “Dolor y dinero” (2013), conocida en Hispanoamérica como “Sangre, Sudor y Gloria”, es una película que se nos ha colado entre las películas más vistas de Netflix España en esta segunda mitad del mes de mayo, y tengo que decir que no tenía ni idea de que se había hecho una película de una historia que oí a finales de los noventa, y de la que se hicieron eco muchos medios de la época al calificar a los protagonistas de esta historia como de los más idiotas de los últimos años, quizás del siglo entero.

         Y es que el caso de Daniel Lugo y sus compinches, culturistas de gimnasio, se hizo bastante famosa en su día al salir a la luz los distintos hechos que cometieron para intentar dar el golpe de sus vidas, que acabó mal.


       A pesar de que ya desde un principio la película de Michael Bay te dice que está basada en hechos reales, yo no recordaba las cosas tal y como están narradas en la cinta, y efectivamente, al terminar de verla lo he comprobado, y fue bastante distinto , casi de principio hasta el final, y “Dolor y Dinero” quizás debería decir: “Inspirada ligeramente en hechos reales”…

        En la narrativa de la película, ya que los hechos reales me gustaría que los investigaseis por vuestra cuenta, tenemos a Daniel Lugo (nuestro Mark Wahlberg), un fisioculturista, amante del fitness, que quiere llegar más allá de lo que hace, cumplir el sueño americano, hacerse con pasta y tener un jardín para pasar su cortacésped último modelo. Estamos en noviembre de 1994, y Miami es nuestro escenario.


          Un buen día un empresario exitoso, judío y de origen colombiano, Víctor Kershaw, despierta su interés con sus conversaciones sobre negocios, éxitos y dinero. Sus reflexiones le llevarán a idear un plan, en el que mete a dos compañeros más de gimnasio, Paul (Dwayne Johnson), que es un culturista que ha cumplido condena y se ha hecho profundamente beato y religioso, un hombre temeroso de Dios, y Adrian (Anthony Mackie, nuestro nuevo y flamante Capitán América, que nos trae nueva película para febrero de 2025), un tipo bastante idiota, con disfunción eréctil por culpa de todas las cacas que se ha metido por el cuerpo, y obsesionado con las mujeres un tanto rellenitas.

        Dicho plan pasará por secuestrar a Víctor, algo que solo lograron tras muchos fracasos, y torturarlo hasta dejarlo completamente pelado. El plan sale mal desde el principio y Víctor pronto reconoce a Daniel, por su característico perfume, como uno de sus secuestradores, y a pesar de intentar asesinarlo en varias ocasiones, Víctor saldrá vivo de semanas y semanas de secuestro aunque completamente arruinado, ya que el jefe de Daniel, notario además de dueño del gimnasio donde trabaja Daniel, facilitará el robo con su sello notarial...


        Mientras nuestros protagonistas disfrutan de su nuevo nivel de vida, Víctor contrata a un detective llamado Ed (el siempre magnífico Ed Harris), que pronto se pone tras la pista de la banda de los fisioculturistas delincuentes, mientras estos asesinan, casi de manera accidental, a una pareja de ricos, que habían amasado una fortuna gracias a llamadas eróticas, atrayendo definitivamente las miradas de la policía, que en un primer momento no había creído a Víctor en sus explicaciones…

         A pesar de que la película te la venden como una comedía, tiene más de surrealismo y ciertos tintes de humor negro, más que de comedia en sí. Sus dos horas se me han ido pasando más o menos bien durante la primera mitad de la película, que tiene cierto ritmo, aunque en la última media hora ya me he visto bufando un poco y se me ha hecho un poco cuesta arriba.


         En definitiva: Biopic, si es que se puede llamar así, de una de las bandas más inútiles de la historia, que tiene a dos de sus miembros en el corredor de la muerte todavía, treinta años después de los hechos narrados. Como película es entretenida, buenas actuaciones de todo el elenco, pero sin ponernos estupendos. Esta es la típica película que gustará amantes de los gimnasios, de los coches deportivos pequeños y de las noches en Florida… Pero no le va a hacer mucha gracia a vendedores de cortadores de césped, gente con moqueta en el piso y gente que toma el nombre de Dios en vano… En los créditos finales, por cierto, salen algunas fotos reales de personajes y artículos publicados a partir de 1995, ya que la aventura de estos tipos solo duró unos meses...

         Personalmente, le doy un 5,5 de nota, y os recomiendo que busquéis en internet la historia real de este asunto, os aseguro que la realidad superó con creces a la ficción en muchas de sus partes… Ya me diréis que os pareció a vosotros.

miércoles, 15 de mayo de 2024

Corazón de Godo (Eremite, 2020) Carlos Peinado, Francisco Asencio


 

       “Corazón de Godo” (Eremite, 2020) es un cómic del que quería haber escrito hace mucho tiempo, pero por falta de tiempo no he podido hacerlo hasta ahora, y es que por un lado, me lo leí hace un par de años, enviado y formado por Carlos Peinado, guionista y profesor, amigo de este vuestro blog y Canal de Youtube, del que hemos hablado en más de una ocasión de sus cómics, que son una auténtica maravilla... Pero por otro lado, por mi intento por traeros, aparte de mangas y cómics de diversa índole, un apartado al cómic didáctico, y ya de paso, si puede ser, al cómic didáctico y que esté relacionado con la Historia de España, ya que soy un acérrimo defensor del cómic como herramienta divulgativa, y pocos creo, conocen el poder del cómic para despertar el interés de cualquier persona, independientemente de su edad, por temas concretos, que pueden llevarle, como es este caso, a querer saber más.

        “Corazón de Godo” mezcla la ficción con el contexto histórico, como bien nos recuerdan los autores al final del cómic, pero ello no es óbice para ser testigos de una etapa convulsa, llena de matices, y que en el cómic, a pesar de tener alguna referencia, y se me viene a la cabeza “Covadonga”, de Raúl Balen y Pedro Segade, publicado por Cascaborra en 2020 y altamente recomendable, no es digamos… Una temática que suela ocupar muchas viñetas en los cómics patrios.


        En la narrativa estamos en el año 711. El ejército visigodo del Rey Don Rodrigo se enfrenta en la Batalla de Guadalete a las tropas musulmanas que avanzan con ímpetu hacia el norte, en realidad, hacia todos lados, pactando en Murcia con el noble visigodo Teodomiro, y arrasando a su paso, un debilitado reino que cae traicionado por sus propios nobles…

       Ante la arrollada musulmana, Rodrigo confía a dos de sus guardias, Walthar y Thorsmund, la misión secreta de salvar una espada legendaria, “Corazón de Godo”, que uniría en un futuro hipotético al pueblo visigodo, bajo un nuevo rey, contra los nuevos inquilinos peninsulares.


        Así nuestros protagonistas son testigos de la llegada musulmana, de la caída de Rodrigo, del enterramiento de los tesoros visigodos para que no caigan en manos musulmanas, y de la actitud del pueblo llano en general ante la situación mientras un nuevo líder se alza en el norte, donde muchos cristianos se han refugiado ante el empuje de la nueva fe… en un cómic que combina escenas y momentos de acción, con lecciones de Historia y ficción, en 70 páginas que incluyen contenidos extras finales, como bocetos de los personajes, un contexto histórico explicativo y la manera en la que ambos autores, Carlos Peinado y Francisco Asencio, que se hace cargo de los lápices y al que conozco del cómic, comentado en el blog, “La Sangre de Dos Reinas”, que se ubica en el reinado de Pedro I durante pleno S.XIV, han desarrollado una historia recomendable para todo tipo de lectores, y que creo… Estoy convencido de ello, que os gustará.

        En definitiva: Cómic didáctico, cómic entretenido y recomendable, sobre un periodo de la Historia pocas veces reflejado, como os decía anteriormente, como es el inicio del S.VIII y el choque entre dos mundos tan diferentes, como fueron el visigodo y el muscularán, que marcaron, sin duda, un hito en la Historia, no ya de España, sino de la Humanidad. No lo dejéis pasar.

lunes, 13 de mayo de 2024

Adagio (2023)


      “Adagio” (Netflix, 2023), es una película italiana de dos horas de duración, que nos ha llegado a Netflix ocho meses después de su estreno, sin doblar al español, la he visto en italiano subtitulado, y que me ha parecido un peliculón muy destacable para el nivel que suelo encontrarme en Netflix, y que no me extrañaría que en los próximos días se convierta en una de las películas más vistas en España.

       Las actuaciones me han parecido fantásticas. Tengo que reconocer que yo, de actores italianos, ni idea, pero los que aparecen en esta película es para quitarse el sombrero ante todos ellos, porque son interpretaciones requetebuenas.


       En la narrativa estamos en Roma y tenemos a Manuel, que es un joven de dieciséis años que la policía pilla haciendo cosas raras. Manuel cuida de su padre, un antiguo mafioso que ha perdido la cabeza y que se pasa la vida en una silla, solo, obsesionado con que le cierren la puerta con llave mientras recita números, hace y dice auténticas incoherencias.

      Chantajeado por la policía, acude a una fiesta para hacer fotos con el móvil a cierto individuo que es un pez gordo de la política, aunque él no lo sabe, y en donde hay drogas, chaperos, menores de edad… Mientras está allí, descubre una cámara de la policía, que le ha grabado a él esnifando coca, y decide cortar por su parte con el trato con la policía, algo que no gustará a la policía, que en realidad es un pequeño grupo corrupto que está haciendo la operación para sacar dinero para ellos, para cumplir con un trabajito que le han encargado…


          Este grupo decide desde el minuto uno que tiene que eliminar a Manuel, porque ha visto y sabe demasiado, y Manuel por su parte recurrirá a la vieja banda de mafiosos de su padre, los dos que quedan vivos prácticamente, iniciando una pequeña guerra entre los viejales, que aun se guardan algunos trucos en la manga, y los policías corruptos, para salvar a Manuel de una muerte segura, mientras que a la policía se le acaba el tiempo y se ve más comprometida por cada minutos que el chaval sigue vivo…

         En definitiva: Pues en definitiva es una película que está muy bien trazada, muy bien estructurada, incluso en sus subtramas, en las que vemos las motivaciones de los policías corruptos para hacer lo que están haciendo, las viejas rencillas en la banda del padre de Manuel y el por qué de la enfermedad mental que arrastra, que no es ni más ni menos que un mecanismo de protección hacia él y su propio hijo. En un momento he pensado que le quitaría metraje, al menos unos quince minutos, para hacerla más rápida y dinámica en su historia, en la narrativa, que también tiene de fondo el calor, un macroincendio en las afueras de la ciudad… Pero, al final, he desestimado esa idea.


        No hay que perderse ciertas y breves escenas finales, post-créditos, que rematan ya de por sí un final espectacular… “Adagio” es un thriller espectacular, y aunque en un principio me ha fastidiado que no estuviera en español, ahora me alegro mucho de haberla visto en italiano. Esta película gustará a amantes de los scooters, de los auriculares inalámbricos y de los ventiladores… Y no le hará nada de gracia a matemáticos y a ciertos policías… De nota, le pongo un 7, y os la recomiendo fehacientemente, no os la podéis perder… De verdad de la buena.