Maullando desde 2008...

Somos el blog extremeño de entretenimiento, activo, más longevo, hasta la fecha (Desde 2008): Con críticas, comentarios y opiniones de cómics, libros, películas, series, gatos, y asuntos varios. Con más de mil novecientas entradas publicadas, y referencias de todo tipo. Bienvenid@ al Patio-Lavadero.


martes, 11 de mayo de 2021

Perdidos en el espacio (Primera Temporada, Netflix, 2018)

 

          “Perdidos en el espacio” fue una serie con bastante éxito, emitida en Estados Unidos entre 1965-1968, en tres temporadas y con 83 episodios.


         La serie tuvo una película en los noventa, que a mí personalmente no me gustó, y que creo que paso bastante desapercibida… Y en desde 2018 tenemos dos temporadas en Netflix, esperando una tercera que no acaba de llegar.


         He tenido la oportunidad de ver la Primera Temporada (Netflix, 2018) durante esta semana, y tengo que reconocer que me ha tenido bastante entretenido, aunque no sea una serie para tirar muchos cohetes.


         Durante los diez primeros episodios, que es de lo que consta esta temporada, tenemos a los Robinson (el nombre les viene al pelo), una familia del S.XXI (concretamente del 2048), que viaja a una estación espacial después de haber pasado unos exámenes y pruebas, la llamada Resolute, (nave que si hubiera sido española se hubiera llamado “Nuestra Señora de la Resolución”).


          Desde allí, se supone que los van a lanzar o guiar a un nuevo planeta llamado Alfa Centauri, porque en la Tierra ya no hay quien viva con peajes en las autovías y la noventeava temporada de “Sálvame” en TeleCirco. Pero, estando allí posados, sufren un ataque de un robot alienígena, que después lo vamos a tener hasta en la sopa, y acaban con un centenar de humanos y una docena de naves en un planeta que es la leche, pero que guarda muchos peligros, entre otros que va a estallar un día de estos por un cólico diarreico.


         Los Robinson y sus secundarios, pasarán mil aventuras, a cual más predecible y absurda, en compañía del robot de escaso vocabulario, un niño repelente al que la ley del menor les impide darle un meneo para que espabile (ojo, no agredirle, moverlo un poco) y la mala malísima, que es una tiparraca, con el don del verbo, llamada Dra. Smith, cuya mejor habilidad es engañar a los Robinson cada cinco minutos con sencillas artimañas en las que la familia siempre cae una y otra vez… Hasta el infinito y más allá.


         Lo dicho: Entretenida a ratos. Sin grandes pretensiones, con capítulos a veces muy laaaaaargooossss, pero que me ha llegado a enganchar lo suficiente como para interesarme por su segunda, y por ahora, última temporada…

domingo, 9 de mayo de 2021

Un trabajo como cualquier otro (Ponent Mon, 2021) Alex Ihker

 

        Basado en una novela de Virginia Reeves, “Un trabajo como cualquier otro” (Ponent Mon, 2021) nos traslada al Estado de Alabama en la plena crisis de los años veinte.


        Roscoe es un electricista, casado con Mary, la hija de un granjero. Roscoe tiene planes más allá de la granja. Ha leído a Faraday, y está convencido de que el futuro está en la electricidad. Un buen día, se le ocurre la genial idea de electrificar la trilladora y el tractor que tiene en la granja.


        Con ayuda de Wilson, un afroamericano que trabaja con él, desvían la corriente eléctrica para sus fines. Pero, accidentalmente, electrocutan a un empleado de la compañía eléctrica. A Wilson lo linchan hasta casi matarlo, a Roscoe le caen veinte años.


        En la cárcel sufre vejaciones, palizas y conoce a todo tipo de gente. Los años pasan, y sus cartas no reciben contestación de Mary. No sabe nada de ella ni del hijo que tienen. Y Roscoe ve como su mundo, y su tiempo, van pasando, con la esperanza de salir de la cárcel y que todo siga igual…


        Con dibujo de Alex Ihker, es difícil no acordarse, al leer este libro, en “Las uvas de la Ira” de Steinbeck, aunque este se desarrollará años después, durante la Gran Depresión que siguió al Crash del 29. La pobreza y la ruina de las granjas del medio oeste, la situación social de los afroamericanos, los malos tratos de las autoridades hacia una población desesperada… Son elementos que recoge perfectamente este cómic en sus 176 páginas. Se trata de un cómic social muy interesante, con una trama casi cinematográfica, que estoy convencido de que te gustará (garantizado), y te enganchará prácticamente desde sus primeras páginas. Muy recomendable.

Ohana: El tesoro de Hawái (Netflix, 2021)

 

        “Ohana: El tesoro de Hawái” (Netflix, 2021) es una película, de esas de para todos los públicos, que he tenido la oportunidad de ver en Netflix.


        La película trata sobre dos hermanos (chico de 26 años que pretende hacerse pasar por uno de 17… Y chica repipi que prefiere un campamento de verano a visitar la paradisiaca isla de sus ancestros), de origen hawaiano, pero que viven con su madre en Nueva York. Un buen día, vuelven al terruño. El chaval, que es bastante patético en todos los aspectos, es el que peor lo lleva, y la película ganaría enteros si este personaje fuese mudo, porque demasiado que nos intenten convencer (algo muy habitual por otro lado en las películas estadounidenses) que este tipo sea un adolescente, como para encima escucharle decir gilipolleces durante casi dos horas.


        La chica, que es la protagonista, y tiene más achiperres encima que Madonna en los Ochenta, enseguida se echa de amigo a un pelirrojo miope que tiene más enchufes en la isla que un capo en Little Italy.


         Con un abuelo enrollado, que se traga medio metraje en el hospital, los chicos se meten en una aventura tipo “Los Goonies” aunque sin llegarle a los talones, en la que se proponen encontrar un viejo tesoro español (¿Acaso alguien duda hoy en día que los españoles estuvieron en Hawái enterrando tesoros por doquier?) escondido en algún lugar de por allí… La trama de fondo es un rollo familiar, tipo Antena 3 a las cinco de la tarde, que te hará bostezar. Hay un diálogo subtitulado en un hospital que encantará a los más sibaritas de la casa.


        Puntos a favor: Las recreaciones de los piratas que salen, son graciosas, aunque la vimos algo parecido en la película del “Hombre-Hormiga” marveliano. Salen escenarios de la serie “Perdidos” y “Parque Jurásico”, y además, se muestran como tal. 

Puntos en contra: No tengo claro si en su versión original, los textos que leen del tesoro están en español o en inglés, aparte del mencionado “adolescente” que llega un momento en que no puedes ni ver. Las antorchas con más de trescientos años que encienden y las lianas, también son para hacer una tesis doctoral.


         En definitiva: Película que gustará a los más pequeños de la casa, y a la que los mayores le quitarían gustosos más de media hora de duración. Un café, y la habrás olvidado.

Cómo hacer fortuna en junio del 40 (Norma, 2017) Laurent Astier, Xavier Dorison, Fabien Nury

 

        “Cómo hacer fortuna en junio del 40” (Norma, 2017) viene con dibujo de Laurent Astier, que tiene un estilo que te recordará a Jordi Bernet en “Torpedo” (algo que, por cierto, se dice al final del tomo), y con guion de Xavier Dorison (recomiendo su “El Maestro de Armas”) y Fabien Nury (Fantásticos su “Muerte al zar”, “Érase una vez en Francia”, nada recomendable su “El Oro y la Sangre”).


        El cómic está basado en un libro de Pierre Siniac, “El ala negra de las rapaces” (1995), que no he tenido el placer de leer, y en un principio, el cómic iba a ser, (desconozco si lo ha legado a ser), el punto de partida de una película llamada “Omaha Beach”.


        La historia en sí tiene mucho de thriller, de cine negro incluso. Quizás no sea una historia muy original, pero si ciertamente trepidante.


        Los franceses están perdiendo la guerra. Los nazis están a las puertas de París, y el oro de su Banco Central ha salido con dirección a un destino seguro, todo… Menos dos toneladas que por un problema burocrático han quedado “olvidadas”.


        Con los nazis en los talones, soldados franceses cruzándose por doquier, el exilio de las familias, y los stukas cayendo en picado y sembrando muerte, un grupo de pillos hará todo lo posible para huir con el furgón del oro, cueste lo que cueste.


        Lleno de acción, tiene al final del tomo una gran cantidad de extras. Tiene una estética muy cinematográfica, y aunque previsible, es un cómic que se disfruta y que entretiene.

sábado, 8 de mayo de 2021

La Guarida Del Horror (Marvel, Panini, 2006) H.P. Lovecraft, Richard Corben

 

         En “La Guarida del Horror” (Panini, Marvel, 2006) confluyen dos cosas requetebuenas, en mi opinión, los relatos y poemas de un autor clásico de Terror, Lovecraft, y los lápices de un dibujante clásico de historias de terror, como Richard Corben, que tiene a sus espaldas, títulos dentro de las colecciones “Creepy”, “Eerie”, “Vampirella” (desde los años setenta) y colaboraciones en la revista “Heavy Metal”, además de ser el creador de la mítica portada del disco de Meat Loaf, “Bat out of hell”.


         En este excepcional tomo, tenemos las historias adaptadas por Corben, cuyos títulos son: “Dagon”, “La cicatriz”, “Un recuerdo”, La música de Erich Zann”, “El canal”, “La lámpara”, “Arthur Jermyn”, “El pozo” y “La ventana”. Cada una de las historias en cómic, es acompañada por el relato o poema original, y puedes ver que en la inmensa mayoría de ellas, Corben realizó unas muy buenas adaptaciones.


        Un cómic ideal si eres fan de las historias de terror de un grande como fue Lovecraft. Es, sin duda, entretenido y una pequeña joyita. Al final del tomo, se adjuntan como extras, las diferentes portadas de las historias, algunas de ellas descartadas por el propio Corben para el trabajo final.

jueves, 6 de mayo de 2021

A Sangre y Fuego de Manuel Chaves Nogales. ¡Masacre, Masacre! (Cascaborra, 2020) Varios Autores

 

          Tener este cómic en mis manos es una verdadera suerte. Sé que detrás de “¡Masacre, Masacre!” (Cascaborra, 2020) hay un proceso largo, un trabajo meticuloso y mucha ilusión por sacar en cómic un clásico del periodista y escritor Manuel Chaves Nogales, “A Sangre y Fuego”.


          Chaves Nogales, que vivió en primera línea los inicios de la Guerra Civil, perteneciente a la Tercera España, que fue la que se apartó de la violencia de las otras dos que se mataban mutuamente, nos presenta en este relato un hecho que sitúa en plena Guerra Civil. En el Madrid del 38, las denuncias vuelan, igual que los aviones fascistas que bombardean las calles y las dejan sembradas de inocentes. Hijos comunistas se encuentran con padres fascistas. Poetas se pavonean por las tabernas. Las Dos Españas, ojo por ojo, se matan concienzudamente, y Chaves Nogales es el mejor narrador de los hechos.


         El relato, si lo conoces, es de los que pone los pelos de punta. Por eso, hay que darle las gracias a Cascaborra por ponerle cara a través del cómic. Gran guion de Rafael Jiménez (No os perdáis su Nôrdumani, Clara Campoamor y Pavia), que ha sabido captar la esencia del relato. Buen dibujo de José Antonio Sollero (lo conoceréis de cómics como “1525: Pavia” donde coincide con Rafael Jiménez), y enhorabuena a Ana Melendo por el color.


          Un cómic que refleja fielmente el relato de un autor imprescindible a la hora de leer sobre este hecho concreto de la Historia de España. Me ha encantado. Cascaborra se supera en cada entrega, y en cada cómic. Gracias por hacer posible estas historias, son una maravilla.

miércoles, 5 de mayo de 2021

Falcon y el Soldado de Invierno. Primera Temporada (Disney+, 2021)


        A pesar de que hace una semana vi el sexto y último episodio de la Primera Temporada (¿Habrá una Segunda?) de “Falcon y el Soldado de Invierno” (Disney+, 2021), me ha costado mucho ponerme delante del teclado para escribir siquiera algunas líneas sobre la serie.

 

        Y es que, me ha dado la sensación de estar delante de un buen producto, con grandes actores, con unos guiños increíbles a los marvelianos (la aparición del US Agent, que tanta indignación causó entre algunos, de risa…), pero con una narrativa bastante aburrida, y unos villanos poco creíbles, o no demasiados profundos (salvo quizás la sorpresa del último episodio, sobre un personaje concreto) que han hecho que me quede a medias…


        La serie no aprovecha al 100% los personajes, y la trama, cogida con hilos, se pierde en vagas referencias sobre la situación de cada uno de ellos. La nula mención al resto de Los Vengadores, todo gira en torno al desaparecido y añorado Capitán América (Steve Rogers) es muy significativa, cuando han tenido como Aliados en su Guerra Civil, a otros héroes como el Hombre-Hormiga u Ojo de Halcón, sin mencionar a la propia Bruja Escarlata.


        Un hecho como que el propio Gobierno USA esté en posesión del escudo y decida quién es el nuevo Capi, sin citar otros hechos paralelos al mismo, salvo la presencia de la gente de Wakanda de una manera particular, te hacen perder las esperanzas poco a poco, y llegado el momento aguardas al gran pastel que suele ser el último episodio (igual ocurre con “WandaVision”), para resarcirte de tanto niño revolucionario que tomando el suero, como el que se bebe un flash en pleno verano, te sueltan el rollo populista y demagógico que roza la tontería y hasta el fascismo de manual (Los Sin Banderas… Por favor, un villano de verdad para aprovechar mejor la serie y su trama).


        Geniales los personajes de Zemo (que lo borda) y Walker (lo siento por los que no se leyeron los cómics de “Nómada” y “US Agent” hace cuarenta años, la peña cree que en los cómics los héroes reparten besitos y flores), un buen detalle el del personaje de Isaiah Bradley. La escena post-créditos te vaticina un posible nuevo argumento interesante, alejado de la flojedad de este mismo, pero bueno… Ya veremos.

 

        Resumiendo: Entretenida sin tirar cohetes. Desaprovechada. Villanos sin “chicha ni limoná”… Si eres fan de Marvel, de todas formas… La verás.

Vinland Saga 2 (Planeta Cómic, 2006) Makoto Yukimura

 

        “Vinland Saga” es uno de los grandes descubrimientos que he hecho últimamente. Su primer tomo, lleno de acción, me enganchó desde las primeras páginas, y con el segundo, me he ido poniendo más al día sobre la historia.


        Basada en una comunidad vikinga, en este segundo tomo (Planeta Cómic, 2006) de Makoto Yukimura (guion y dibujo), nos cuenta la historia de Thorfinn y su padre Thors.


        Con una amplia documentación,  ya que el autor en las últimas páginas nos narra que viajó en 2003 a Islandia, y con algunos datos de interés en la solapa de la contraportada. Este tomo tiene la curiosidad de ponernos en antecedentes respecto a la historia del protagonista, que ya conocimos en el tomo anterior, pero que no sabemos a ciencia cierta de qué va por la vida.


        La verdad es que son cómics que se leen rápido y bien, con una buena dosis de acción y unos personajes muy bien estructurados.

martes, 4 de mayo de 2021

Bárbara (ECC Ediciones, 2016) Osamu Tezuka

 

        Cuando Osamu Tezuka publicó “Bárbara” (1973-1974), en prácticamente medio planeta había un gran interés por el ocultismo y la brujería. El tema ovni de la década anterior, había dejado paso a sociedades de brujas, brujo y un interés creciente por el satanismo y toda la parafernalia que la acompañaba.


        Tezuka se basó, y lo reconoce él mismo en el epilogo, en “Los cuentos de Hoffman”, de Jacques Offenbach, para comenzar a contarnos la historia de un escritor de éxito, Yôsuke Mikura, que recoge (sin saber por qué), a una joven mendiga, alcoholizada, de la calle, para llevársela a casa.


        Mikura llega a creer que es su musa, y su interés por ella no es, en principio, sexual. Pronto, la locura, paralela a la aparición de Bárbara, se presenta en su vida. El alcohol, el ocultismo y hasta la Venus de Willendorf (encarnando a la madre de Bárbara), serán comunes en la vida del escritor, que cae en una espiral de autodestrucción de la que le será difícil de escapar…


        Con una primera parte más interesante que el resto, “Bárbara” quizás no sea lo más conocido del autor. La violencia a la mujer, a través de palizas, es bastante común en la obra. Pero no deja de ser una obra con cierto atractivo…