En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

lunes, 22 de mayo de 2017

La Segunda Guerra Mundial contada para escépticos (2016). Juan Eslava Galán.


        Pues aquí estoy, una vez más, encantado de haberme leído y disfrutado, un libro de Juan Eslava Galán. En esta ocasión ha sido “La Segunda Guerra Mundial contada para escépticos” (2016), editado por Planeta. Ya venía de leerme un par de ellos, que tenéis por el blog (buscad las entradas en el Buscador del blog, ahí a la derecha de vuestras pantallas debe estar), y disfruté una barbaridad con la manera que tiene este hombre para narrar, y contar historias, con un fino humor, con ironía. Casi le envidio porque ya me gustaría a mí dar mis clases de Historia con esa manera de conectar. Ufff, increíble.



        En este libro, Eslava Galán nos cuenta desde los inicios de la Segunda Guerra Mundial, sus causas fundamentales, para pasar al meollo, en cortos capítulos didácticos, fáciles de leer y sin andarse mucho por las nubes. Parece como si un amigo te lo contará al calor de un café. Desgrana episodios, hechos, personajes y abunda en el anecdotario, siempre rico e interesante. Como todos sus libros, es más que recomendable. Llevo tres libros suyos leídos, y los que caigan. No dejes de leerlo.

El fino arte de dar calabazas (2017)


        No suelo ser de los que se hacen mucho autobombo, ya lo sabéis los que me conocéis personalmente, pero creo que la ocasión merece la pena.

        He sacado, recientemente, en abril concretamente, mi séptimo librito de relatos cortos. No soy un autor muy leído, ya que los relatos cortos no suelen destacar dentro de la literatura extremeña, no interesan mucho, pero al fin y al cabo, alguien tiene que escribirlos, y alguien tiene que llevar el San Benito de autor de relatos cortos, y la verdad sea dicha, yo lo llevo con mucha satisfacción.

        “El fino arte de dar calabazas” recopila un par de relatos que escribí en este mismo blog hace casi diez años, “El atraco al tren”: https://duncandegross.blogspot.com.es/search?q=el+atraco+al+tren Y, Yo Cuatrero: https://duncandegross.blogspot.com.es/search?q=yo+cuatrero Cuyos enlaces os dejo, por si queréis leerlos.
       Además, incluyo algún pequeño poema de verso libre, visual, y alguna pequeña obrita de teatro.

       En fin, un libro sin prologuista, de poco más de noventa páginas. Creo que ameno y divertido. Su precio es de diez leuros (pago por transferencia), para todo el territorio español, y se mandan firmados y dedicados. Si estas interesad@ en algún ejemplar, no dudes en escribirme un correo: duncandegross@yahoo.es


Gracias. Duncan de Gross

Movistar y Blogger, mala combinación.


Hola Contadores de Estrellas. Durante casi tres días hemos estado completamente desconectados por causas ajenas a nuestra voluntad. Los blogs pertenecientes a la red Movistar han sufrido una caída generalizada y no podíamos acceder a nuestras cuentas. Espero que el estrago no se vuelva a repetir, aunque ya en abril sufrimos algo parecido. Movistar y Blogger parece que no casan bien. Os mandamos un afectuoso saludo, y maullido, desde el Patio-Lavadero. Leed mucho.

Duncan de Gross&Micho I de Gato.

sábado, 20 de mayo de 2017

100 calles (2016)



Si tuviera que elegir una película sobre Vidas Cruzadas, no sabría con cual quedarme, la verdad sea dicha: “Pulp Fiction” (1994), esa obra maestra de Tarantino, “Magnolia” (1999) que es una pasada de película (cualquier día de estos hago una entrada sobre este peliculón), “Amores perros” (2000), “Traffic” (2000), la empalagosa “Love Actually” (2003)… No sé, la verdad. Lo que si es cierto es que he visto muchas.


 “100 Calles” (2016) es una película más de este tipo, película británica (“100 streets”) que trata sobre las vidas cruzadas de tres personajes principales: Max, excapitán del equipo inglés de rugby, toda una estrella en su país, que tiene una fundación benéfica, pero que es un mujeriego empedernido y que lucha para que su matrimonio (con una ex-actriz) no se vaya al garete. Kingsley, un joven metido en el pequeño tráfico de drogas, mitad filósofo de la vida, mitad poeta callejero, es un habitual de los líos y acabará haciendo servicios a la comunidad, donde conocerá a un actor que le hará ver la vida de otra manera… Y un taxista, George (cantante ocasional), que sueña con tener hijos junto a su mujer, pero que un accidente de tráfico (un atropello) hará que sus esperanzas y sueños se vayan a pique, al igual que un matrimonio que creían fuerte…

No me ha parecido esta cinta, para nada, en la línea de las que os citaba al comienzo de la entrada. Las historias apenas se rozan entre ellas, son más bien guiños, que sueles ver venir, y dudo mucho que pase a la historia como lo que es, una película para pasar el rato. Entretenida y curiosa más por la pareja principal, en mi opinión, que por las otras dos historias. Ahí queda, por si estas aburrid@ y quieres echar el rato.

Mal menor. María Moreno.


        Marcos Saldaña cursa 1º ESO y es el raro del Instituto. El friki, el chico que siempre anda solo, dibujando cosas raras y maltratando animales. Ya era así desde el colegio. Marcos está metido en todos los líos, pero él los niega todos. Sus padres no le dan la mayor importancia a las cosas que hace Marcos. Un día, coge un arma y mata a tres compañeros de clase y a una profesora. Nico, herido, se salva de la masacre de milagro.

        ¿Qué ha ocurrido para llegar a esta situación?, ¿Qué pasaba por la cabeza de Marcos Saldaña?, ¿Cómo cambiarán las vidas de Laura, la directora del Centro, Mario Requena, el inspector del caso o del propio Nico?, ¿El tiempo curará estas heridas, estos surcos tan profundos que cambian la vida a cualquiera?


        “Mal menor” es una novela, de María Moreno (escritora y profesora de Secundaria), de esas que quitan el aliento. De las que te enganchan, y bien enganchado, desde el principio, y de la que no podrás dejar de leer hasta llegar al trepidante final de esta historia. Enérgica, impactante, y desde luego, muy recomendable. No dejes de leerla.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Pandora (2016)


        Una pequeña ciudad coreana vive de la Central Nuclear que tiene allí ubicada. La mitad de la población vive de dicha Central (que ya ha cumplido cuarenta años de existencia), la otra mitad cree que la energía nuclear es un peligro y que debe ser desmantelada.


         El protagonista, Jae-Hyeok, trabaja en la Central. Vive con su madre, su cuñada viuda y su sobrino, pero se quiere ir a Seúl a trabajar, de marinero a Alaska… Donde sea, pero lejos de allí. Su familia no lo entiende y no apoya sus ideas.


        Un día, la ciudad sufre un terremoto, y a consecuencia de ello, la Central sufre desperfectos serios. Salen a la luz, por parte de los técnicos, la falta de mantenimiento de la Central, y a raíz de una grieta, la Central comienza a irse al garete. El nivel de radiación comienza a subir, saltan las alarmas, comienzan las primeras deserciones, los primeros actos heroicos y los suicidas… Y el caos precede a la destrucción.



        “Pandora” (2016) es, en mi opinión, una interesante película sobre catástrofes nucleares (quizás le sobra media hora larga), con una historia que en un primer momento me recordó al desastre de Fukushima, y después, cuando las cosas empeoran, directamente a Chernóbil, con la evacuación de la población y los pobres liquidadores que saben que van a morir si o si… Teatral y melodramática, en ocasiones, en sus actuaciones, pero con unos buenos efectos especiales, una crítica total a un país donde hay un buen puñado de Centrales Nucleares (24) y otro buen puñado en construcción (6, más 4 en mente). Una vez más, el cine coreano ha vuelto a sorprenderme con una película entretenida, didáctica incluso, y por supuesto, muy recomendable.