En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

lunes, 24 de febrero de 2020

Los niños de la Resistencia. 5 El país dividido (Editorial Base, 2019) Benoît Ers, Vincent Dugomier



        “Un país dividido” es el quinto volumen de la serie, o colección, “Los niños de la Resistencia”. Con este quinto volumen, me he quedado con ganas de más, pero el sexto no saldrá hasta dentro de unas pocas semanas.

        Estamos a finales de 1942, y el trío formado por los jóvenes François, Lisa y Eusèbe, “El Lince”, recibe nuevas órdenes desde Inglaterra. En primer lugar, va a llegar un operador de radio a la zona, y ellos deberán hacerse cargo de su seguridad. Para ello, reclutan al notario, que fue acusado de judío y ansía vengarse de los nazis. Los agentes de la Funkabwehr pronto captan transmisiones desde Pontain L´Ecluse, y utilizan una unidad móvil para localizar la fuente de esas transmisiones, por lo que la Resistencia opta por establecerse justo al lado del cuartel alemán del pueblo.

        Por otro lado, los nazis ocupan la Francia Libre de Vichy, hundiendo lo que queda de la Flota francesa en la Rada de Tolón, de la que solo escapan tres submarinos. Los italianos también se anexionan partes de territorio francés. Las transmisiones de radio traen consigo, que, el pueblo, por primera vez, sea bombardeado. Lo que dividirá aún más a los franceses, y caldeará algunos ánimos, ya que nadie contaba conque los Aliados pudieran matar civiles. En el norte de África, estadounidenses y británicos, ocupan las posesiones francesas sin mucho esfuerzo, con la Operación Torch.

        En el plano sentimental, Lisa parece inclinarse por Eusèbe, algo que empezará a afectar a François más de la cuenta. Y Lisa sufrirá por una parte por su nueva vida como francesa, y por su antigua, como alemana cuyos padres han sido asesinados por los nazis.

        La colección, ya lo he comentado en anteriores entradas, está francamente bien. El sexto volumen lo tengo en preventa en Amazon, y creo que podré dedicarle una entrada en unas semanas. Me da que esta colección va para algunos años, pero ciertamente, la estoy disfrutando mucho. En las páginas finales, como siempre, añaden un interesante dossier histórico.

domingo, 23 de febrero de 2020

Hawkeye, Ojo de Halcón, mi tercer funko



        El amigo Hawkeye, Ojo de Halcón, ha sido el tercer funko, y de momento el último, que ha caído por aquí, en los diez últimos días. No es un funko, desde luego, para tirar cohetes, pero me lo he agenciado porque estaba a ocho leuros en Amazon, gastos de envío incluidos, y no podía dejarlo pasar.

       Ahora bien, este funko, que viene en la versión de las películas de Marvel, concretamente “EndGame”, con su traje negro con ribetes dorados y su completa inexpresividad, ganaría mucho más si fuese el clásico Ojo de Halcón de los cómics de toda la vida: Con su traje violeta y su mascara coronada por una enorme H mayúscula. Ese funko si que hubiese molado, pero… No lo he encontrado en esa versión, y desconozco incluso, si existe esa versión alternativa, que, al fin y al cabo, es la auténtica.

       Lo dicho, por ocho leuros, si me merece hacerme con algunos funkos, aunque siguen sin ser de mi devoción… ¿Caerá alguno más?

Los niños de la Resistencia. 4 La Escalada. (Editorial Base, 2019) Benoît Ers, Vincent Dugomier



        El cuarto volumen de la colección “Los niños de la Resistencia” se titula “La escalada”. Los niños que luchan contra la invasión nazi, François, Lisa y Eusèbe, se están haciendo mayores. Les han robado su infancia, y la adolescencia trae los primeros celos entre los dos chicos por Lisa.

        En su lucha, su contacto con la Resistencia Francesa, Pegaso, ha sido localizado y asesinado a tiros. El trío, ya conocido como “El Lince”, está solo por primera vez. Es 1942, y desde Inglaterra, se les pide un nuevo esfuerzo en la lucha. Mientras tanto, en el pueblo de Pontain L´Ecluse, el notario y su familia son acusados de ser judíos encubiertos. El notario (y esta parte está calcada de “El saco de canicas”) deberá demostrar que son católicos, mientras su familia es retenida por los nazis.

        François hace una escapada a París, para informar a su padrino y tío (filonazi), del arresto del notario, al cual él mismo había gritado a la cara que era judío, para esclarecer los hechos. Su padrino accede a aclarar la situación, mientras François es testigo del arresto de miles de judíos en París, para ser asesinados meses después en campos de concentración alemanes.

        En la Francia de Vichy, a la vez, Pierre Laval recrudece las leyes antijudías, y miles de franceses son desposeídos de su nacionalidad y de sus derechos…

        Este es, posiblemente, uno de los volúmenes más duros de la colección. Hay cambios en los protagonistas, por su incipiente adolescencia, y por el recrudecimiento de la guerra, mientras sus vecinos se radicalizan cada vez más y los judíos hacen lo imposible por escapar de la ratonera en la que se ha convertido Francia.

        En las páginas finales, tenemos un interesante dossier histórico, que, como siempre, nos aporta un poco más de luz sobre lo que hemos leído… Está colección es francamente buena, con un dibujo sensacional y una historia que engancha desde el principio.

sábado, 22 de febrero de 2020

Doctor Sueño (2019)



        “Doctor Sueño” (2019) es la secuela de “El Resplandor” (1980). En esta película, seguimos la vida de Danny (el nene del triciclo, que ya ha crecido, y se parece mucho a Ewan McGregor) , que está alcoholizado, y que sigue teniendo las experiencias que vivió de pequeño y que lo dejaron un tanto tarumba.

        Va de aquí para allá, mientras un grupo de nómadas hippies, se van cargando y alimentando de los niños que tienen el don de “El Resplandor” dentro de sí, dejando un buen reguero de muertos y desaparecidos allá por donde van, como vampiros medio locos y necrófagos, que llevan siglos dando por saco, como en "Jóvenes ocultos".

        Danny, un buen día, conecta telepáticamente con una niña “poderosa”, Abra, que es objetivo de los nómadas hippies, y la lucha comienza entre unos y otros, usando sus poderes, y plomo cuando es conveniente…

        La película, como historia suelta no está mal. Entretenida. El rollo de alimentarse de almas o “vapores” es muy de “Cristal Oscuro”, pero no me parece que “El Resplandor” necesitara una secuela, aunque se agradecen las referencias a la cinta de Kubrick. Le sobra, por supuesto, unos cuarenta minutos largos, sin pestañear.

jueves, 20 de febrero de 2020

Los Niños de la Resistencia: 3 Los dos gigantes (Editorial Base, 2018) Benoît Ers, Vincent Dugomier



        “Los dos gigantes” es el título del tercer tomito de la colección “Los niños de la Resistencia” (Editorial Base, 2018) de Benoît Ers y Vincent Dugomier, que sigue las aventuras de tres chicos, en su lucha contra los nazis, en la Francia ocupada en la Segunda Guerra Mundial.

        El padre de François ha sido fusilado, acusado de pertenecer a la Resistencia. Y durante su entierro, tanto él, como Eusèbe y Lisa, deciden que van a continuar la lucha contra los alemanes, aunque eso significará redoblar esfuerzos y ponerse mucho más en peligro.

         Mientras tanto, el tío de François, francés pronazi y anticomunista, se presenta en el pueblo, interesado en la herencia de su hermano, y con el anhelo de heredar la granja familiar frente a su sobrino. Pronto, un agente de la Resistencia se pone en contacto con los tres chicos, mientras los alemanes buscan cobre desesperadamente para su industria armamentística. Y, dos gigantes, antagónicos, entran en la guerra, mientras los chicos se preguntan, qué es el capitalismo, y qué es el comunismo…

          El tercer tomo de la colección mantiene el nivel de los anteriores, con un gran dibujo y una fantástica historia en el imaginario pueblo de Pontain L´Ecluse. Se lee muy rápido, y como en los demás volúmenes, añade un dossier histórico final, de varias páginas, con fotografías de la época, que añade una información extra a lo leído. Desde luego, la colección me está maravillando.

Un saco de canicas (Penguin Random House, 2019) Kris, Vincent Bailly



        Hace un mes, me visioné “Una bolsa de canicas” (2017), película francesa sobre dos nenes judíos que intentan huir al sur, a la Francia Libre, durante la ocupación nazi de Francia, durante la Segunda Guerra Mundial, enviados por sus padres, que deciden sabiamente, dividir a la familia para tener mayores posibilidades de supervivencia. Es cierto que primero me rondó el cómic, pero que lo primero que logré ver fue la película, que cómo podréis leer en la critica que hice en su día, me gustó.

        El cómic no podía tardar mucho en caer, y, de hecho, me lo he comprado esta semana, y me lo he leído en dos tardes, entusiasmado, porque la historia de Joseph Joffo, su autobiografía, es requetebuena, interesante, didáctica, amena, y veraz como la vida misma.

        “Un saco de canicas” (Penguin Random House, 2019), adaptación de la novela del mismo nombre, llevada a cabo por Kris (“Ha muerto un hombre”) y Vincent Bailly, sigue las directrices de la película, pero con ciertas variaciones significativas en algunas de sus tramas. Supongo que a la cinta le quisieron dar mayor suspense, y la entrada en la Francia Libre es bastante diferente, entre otras cosas. Por lo demás, tiene un dibujo muy colorido, usa mucho el silencio en la narración, y las páginas suelen estructurarse en siete u ocho viñetas.

        Creo que es un cómic, igual que la película, y me imagino que el libro (que aún no leí, y al parecer, es uno de los libros más vendidos en el país galo en los últimos cuarenta años), de esos que crees imprescindibles. Por su honestidad, y la gran historia que nos trae Joffo. La supervivencia, la amistad, y las ganas de vivir, por encima de todo.

Parásitos (2019)



        Ayer me salió en la parrilla Movistar, para alquilar, “Parásitos” (2019), oscarizada y premiada película surcoreana, hasta la saciedad, y no pude (ni quise) dejar pasar la oportunidad de alquilarla.

        La película trata de una familia. Los dos padres y sus dos hijos, chico y chica. Pasan más hambre que un perro shico. Viven en un sótano con estrecheces e incomodidades.

        Un día, un amigo del chico, Gi Woo, recibe una visita de un amigo universitario, que le regala un pedrusco (de los muchos que hay por Los Barruecos) que según su abuelo, le va a traer suerte, y que le ofrece dar clases particulares en casa de una familia acomodada, mientras él se va al extranjero.

        Gi Woo se las ingenia para ir enchufando a toda su familia en casa de los Park, la familia acomodada, que está como unas castañuelas, sobre todo la madre, e ir botando de la casa a los empleados (el ama de llaves, el chófer…). Una vez dentro, instalados en la casa, aprovechan que los Park están de viaje, para cogerse una borrachera antológica, y ese mismo día, la cosa comienza a derivar bastante… Más bien mucho… Y ya nada será igual para ellos, ni para los Park.

        La película se divide en dos partes claras. La primera parece beber del mismísimo Lazarillo de Tormes, y de toda la picaresca española del Siglo de Oro. La segunda se dispara, y parece que la narrativa se nos escapa, cayendo en escenas surrealistas en muchos casos, donde el exceso es palpable, en muchos sentidos.

        Buena película. A la que le sobra, sin dudarlo, treinta minutos del metraje de la segunda hora de cinta, ya que cae en reiteraciones. Buen uso de la música, de la cámara, y del egoísmo y la vanidades humanas. La recomiendo, pero no me parece la increíble obra maestra que dicen los medios de comunicación.

        P.D: De este director, Joon-ho, ya comentamos hace ya un tiempo otra película, que ciertamente disfruté, “Crónica de un asesino en serie”.

martes, 18 de febrero de 2020

Día de lluvia en Nueva York (2019)



        “Día de lluvia en Nueva York” (2019) tiene todos los ingredientes de una película de Woody Allen. Y, es la típica película de Allen, que… O te gusta, o no te gusta. A mí, personalmente, me encanta el cine de Allen, y esta la he disfrutado mucho.

        Tiene jazz, tiene museos, culturetas, cine, gente forrada hasta las cejas, snobs raros, diálogos locos, aunque reflexivos, y Nueva York de fondo. Un buen enredo.

        Gatsby y Ashley son dos universitarios, una pareja muy peculiar que lleva meses saliendo. Un día, a ella le sale una entrevista (en Nueva York) con un famoso director de cine que está pasando por una crisis creativa, y de la entrevista, irá conociendo a gente del mundillo. Él, mientras la espera, sufre una serie de situaciones curiosas, encontrándose con viejos conocidos y la hermana de una antigua novia… Mientras, en Nueva York no para de llover.

        Debes ser muy seguidor, muy fan, de las pelis de Woody Allen para que te guste esta cinta. La verdad es que a mí me ha encantado.

Fortunoso, mi segundo funko.



        ¿Quién me diría, que, tres días después de comprarme mi primer funko, me iba a llegar un segundo personaje? Pues sí. Así ha sido. Cuando vi el funko de The Mandalorian, y me hice con él, pensé que sería mi primer y último funko. Pero ahora me he hecho, por un extraño rebote, con mi segundo funko, que viene de Alemania, que ha costado ocho leuros, y que, al parecer, es uno de los funkos menos conocidos, tanto es así, que está prácticamente descatalogado, y yo la lo he visto en eBay por treinta napos. Se trata de “Fortunoso” de la serie ochentera, “Los osos amorosos”.

        La serie, que era muy pastelera, la veía siendo un crío. Y he de decir que este oso verde era mi preferido, por su trébol en la barriga, y porque iba a su bola, saliendo en muy pocos capítulos, de hecho. Con este funko, ya tengo tres figuras de dicho personaje, las otras son un oso de peluche, y un pequeño muñeco que nos tocó hace varios años en una bola de plástico.

        Lo relaciono, por su color y el trébol, muchas veces con el Celtic de Glasgow, pero no tiene nada que ver, aunque si el simbolismo del verde, la suerte de los tréboles y esas creencias irlandesas (y escocesas). En fin, otro funko, que no he sacado de la caja, a la estantería de coleccionables. Está chulo este Fortunoso, no me digáis que no… Al menos, no es tan cabezón como otros.

Los niños de la Resistencia. 2 Primeras represiones (Editorial Base, 2018) Benoît Ers, Vincent Dugomier


        Sigo con la estupenda lectura de “Los niños de la Resistencia”, esta serie de cómics fantásticos, basados en la Segunda Guerra Mundial, y en el papel que tuvieron los pequeños durante el conflicto, colaborando en pequeñas acciones contra el invasor nazi.

        En este segundo volumen de la colección: “Los niños de la Resistencia. 2 Primeras represiones” (Editorial Base, 2018) de Benoît Ers y Vincent Dugomier, el pequeño grupo formado por Lisa, Eusèbe y François siguen con sus pequeños sabotajes. Después que los nazis descubrieran que alguien había saboteado las comunicaciones por los canales de agua, y que hicieran que todo el pueblo de Pontain L´Ecluse trabajara en sus reparaciones, niños incluidos, comienzan a recibir visitas de soldados franceses huidos de los campos de prisioneros realizados, aprisa y corriendo, por las fuerzas de ocupación.

        El pueblo comienza a colaborar en acoger a dichos prisioneros, darles ropa civil, papeles, e intentar que pasen a la Francia Libre. Algunos, como los tiradores senegaleses, son liquidados a sangre fría por los alemanes, que odian a las tropas coloniales francesas.

        Los críos, en su red de resistencia, involucran a los adultos en sus tejemanejes, y por ello, comienzan las primeras represiones, con los primeros y tristes fusilamientos de vecinos…


        El cómic está, como os decía en el anterior volumen francamente bien. Se lee con rapidez, y al igual que en el primer tomito, al final, tenemos un pequeño dossier con reflexiones y comentarios sobre temas tocados en el álbum, no es un dossier histórico en sí, pero arroja luz a la narrativa, y se acompaña de interesantes fotografías.