Mis Redes Sociales

Mis Redes Sociales.
Sígueme en YouTube Sígueme en Facebook Sígueme en Instagram Sígueme en TikTok  Sígueme en Twitter

viernes, 19 de julio de 2024

Cobra Kai. Sexta Temporada. 1ª Parte (Netflix, Julio 2024)


 

          Posibles revelaciones en la siguiente entrada, también conocidas como spoilers… Ojo. Lo de la Sexta Temporada de “Cobra Kai” me ha sentado un poco a cuernos, lo reconozco. Dividir una temporada de quince capítulos en tres trozos, de cinco cada uno, para alargar más la agonía de los seguidores de la serie, solo era superado hasta la fecha por “Stranger Things”, que a la fecha que escribo estas líneas nos tiene huérfanos desde hace algunos años esperando la última temporada que cierre, de una vez por todas, la serie… Y veréis como les dé por copiarse por de “Cobra Kai”: Dividirán igualmente la temporada en ocho o doce trozos, y la acabaremos de ver para 2038, año arriba, año abajo.


           Dos años han pasado desde la quinta temporada de “Cobra Kai” (2022), y me he tenido que ver un resumen de lo acontecido anteriormente porque se me había prácticamente olvidado. Los malvados Silver y Kreese están desaparecidos, caso del primero, y el segundo, tras una espectacular fuga con puros incluidos, acaba en Corea del Sur donde la sucursal de “Cobra Kai” entrena duro para partirse la pana en el próximo campeonato mundial, el Sekai Taikai, que se celebrará en Barcelona.


          Los chicos del Valley han ido enterrando casi todos el hacha de guerra y ahora cantan la canción de Peppa Pig: “Armonía y Paz tenemos que lograr”. Tienen alguna trifulca de vez en cuando, incluso con Universitarios de la zona, pero nada grave… O al menos, no tanto como en las anteriores temporadas.


       Lawrence sigue teniendo sus más y sus menos con Danny LaRusso y con Chozen, en el habitual culebrón al que nos tienen acostumbrados: Que me voy, que te parto la cara, que voy a hacer otro dojo…

         ...Y los productores, en una nueva vuelta de tuerca, hacen que Danny encuentre una caja del Sr. Miyagi con objetos personales, en la que se probaría que tuvo su lado oscuro, y que también fue un kinki en su época, algo que perturbará a LaRusso más que la presencia constante de Lawrence.


          El objetivo es seleccionar a seis chicos que representarán a los estados Unidos en Barcelona, y estos deberán enfrentarse entre sí, algunos incluso haciendo trampas (Devon Lee), para llegar a descubrir la irrupción de Kreese con los “Cobra Kai” surcoreanos, acompañados de Tory, que los traiciona tras el fallecimiento repentino de su madre, y se vuelve con los “Cobra Kai” surcoreanos, entrenados por Kim Da Eun, y su abuelete de 109 años, el venerable Maestro Kim Sun-Yung, de envidiable barba y más envidiable cabello…


         Esto de tener que esperar cinco meses para otros cinco episodios de la Sexta Temporada, me parece una chorrada de mucho cuidado… Mal por Netflix, oiga.

El Imaginario (2023)

 

       Que hartera de llorar con la película “El Imaginario”… Ay, es que a uno le pilla el momento sensible, y es un no parar. “El Imaginario” es una película de animación japonesa de 2023, que en su planteamiento, en su estructura, no llega a ser original, porque historias parecidas de perdidas, encuentros y posteriores perdidas finales, las hemos visto ya varias veces en cintas de animación…

         Pero la verdad es que no te importa que te la vuelvan a contar una vez más, en una nueva y bonita vuelta de tuerca. Es como aquella frase mítica de “Casablanca”: “Tócala otra vez, Sam”, y disfrutas desde el primer momento de la tonada, aunque ya sabes como va a acabar todo.


        “El Imaginario”, como os decía, es una película de animación japonesa de 2023, basada en la novela del inglés A.F. Harrold, con dibujos de Emily Gravett, que ha tenido bastante éxito entre el publico infantil, y no tan juvenil, de hecho Bayona ha llegado a decir refiriéndose al libro: “He tenido la suerte de descubrir de adulto el libro que me habría encantado leer de niño”.

          La película es la tercera en nómina de los Studios Ponoc, fundado en 2015, y que bebe en gran parte de los míticos Studios Ghibli, que es de donde proceden gran parte de sus trabajadores. Como curiosidad, la película en Japón se ha titulado “Rudger en el Ático”, y la novela original se titula: “Los Imaginarios”.


        En la narrativa tenemos a Amanda. Una nena que ha perdido a su padre, con el que tenía una fuerte vinculación. A la perdida del padre, se suma la ruina de la librería familiar, a la que la madre le está poniendo cierre inminente y acabando con los últimos stocks.

        Con ese escenario, Amanda, de desbordante imaginación, se refugia en mundos de fantasía donde vive aventuras extraordinarias junto a su amigo imaginario, Rudger, un chico rubio de su misma edad, con el que tiene establecidas tres reglas, que ya te sueltan desde los primeros minutos, y que si uno es un poco avispado, ya sabe que la narrativa se va a estructurar en ellas, y más cuando lo repiten varias veces… Te dices: esta es la estructura que se va a dinamitar, o a tambalear al menos. Dichas reglas son: Nunca desaparecer, Protegerse mutuamente y no llorar.

         Las reglas lo mismo te valen para un amigo imaginario, que para un tratado militar en el marco de la OTAN.


           Un día, por la librería, se presenta el hermano perdido del Doctor Robotnik, pero sin erizo azul a su vera. En su lugar, el Sr. Bunting, que es como se llama este personaje que recuerda a otros tantos de los Studio Ghibli, ya que la sombra de Miyazaki es alargada, va acompañado por una versión fantasmal de “Miércoles Addams”, o “Merlina Addams” como es conocida en Hispanoamérica.

         El Sr. Bunting es un devorador de imaginarios, con un olfato que dejaría en ridículo a un Fox-terrier, y que descubre en Rudger un auténtico manjar. Además tiene una boca que parece un túnel de metro, con grafitis incluidos, y un poder de succión estomacal propio de una aspiradora industrial.


        Bunting quiere devorar a Rudger, y aprovecha el estado de coma de Amanda, que sufre un accidente de tráfico al verse amenazada por el propio Bunting, para perseguirlo.

         Solo, Rudger tendrá que confiar en otros imaginarios, que viven en una biblioteca, para sobrevivir, no desaparecer, no ser devorado, y de paso, intentar recuperar a su amiga Amanda, con la que sigue sintiendo una gran vinculación, mientras sostiene una batalla épica y un tanto desigual contra Robotnik… Digo, el Sr. Bunting.


         En definitiva: “El Imaginario” es una de esas películas, que, aparte de tocarte la fibra… Yo me harto de llorar como una magdalena... Toca o va tocando a lo largo de su hora y cuarenta y cinco minutos de metraje, otras tantas cuerdas: El hacerse mayor o adulto por parte de los niños, que van perdiendo amigos imaginarios por el camino, fantasía, creatividad… La perdida de seres queridos, o incluso la muerte y desaparición no ya de un ser querido, sino de uno mismo, algo que es inexorable… Igualmente, maneras de afrontar tristeza y soledad… El papel de los libros y de la imaginación en nuestras vidas, y otras tantas lecturas que se le pueden sacar a la historia. Llama la atención que, de los amigos imaginarios, solo dos tengan forma humana, y las referencias a Beethoven y a Picasso, en cuanto al tema de la imaginación.

          En definitiva: Yo le doy un 6,5 de nota. Es previsible como ella sola, pero juega muy bien con el drama, y sabe tocar, como os decía anteriormente, las fibras que hay que tocar...

jueves, 18 de julio de 2024

La Abadesa (2024)


 

        Motivado porque últimamente no se estilan las películas basadas en la Edad Media, me he decidido por la película española de 2024 “La Abadesa”, que, al parecer está basada en un hecho real acontecido en el S.IX.

         Emma es una joven de 17 años, hija de un noble (Guifré, conde de Barcelona) que es muerto en un enfrentamiento contra tropas musulmanas. La joven, bajo la tutela de Gotmar, Obispo de Vic, accede al título de abadesa con la idea de repoblar las tierras de la Abadía, pero todo el mundo parece confabular contra ella y contra su idea, empezando por su hermano (el Conde Borrell) y algunas de las propias monjas, que solo quieren que la Abadía sea un lugar de recogimiento, y eso de repoblar, si acaso, para el siglo que viene… Ahhhh, ¿Dónde quedó aquella idea benedictina del Ora et Labora? Esta congregación pasaba del tema...

          Vamos a comentar, muy brevemente, eso si, algunos aspectos relacionados con la película “La Abadesa”...


            “La Abadesa” es una película oscura. Siempre me contaron en el colegio, y en el instituto, que la Edad Media habían sido mil años de Oscuridad. Y después, hace treinta años, en la carrera, tuve la suerte de tener como profesor de Historia Medieval a García Fitz, de la Universidad de Extremadura, que nos quitó a los que tuvimos la suerte de ser sus alumnos, esa idea de época totalmente oscurentista y oscura, y que fue una etapa tan interesante como fructífera en muchos aspectos, más allá de guerras y epidemias.

           Aquí se juega mucho con los claros oscuros, con una curiosa y buena fotografía y una gran ambientación, a pesar de que estamos en el S.IX y el Castillo de Loarre, donde se ha rodado en gran parte, es del S.XI, románico puro, pero no es algo que yo destacaría como negativo, pues encontrar localizaciones de esa etapa se me antoja harto difícil.


        Las dudas me han entrado durante el desarrollo de la misma película, de la narrativa, y me voy con algunas dudas, que quizás algunos de vosotros me podáis resolver… Aunque ya me he dedicado a resolver algunas de ellas en cuanto he terminado la película.

         Emma se hace cargo de una Abadía. Las abadías, como monasterios y Castillos, efectivamente, como bien dice la propia protagonista, tenían entre sus misiones la de repoblar zonas recién arrebatadas a los musulmanes, pero extrañamente, el propio hermano de Emma, nuevo señor feudal de la zona a cargo de mantener a raya las incursiones o razzias musulmanas, entra en conflicto con ella y la quiere postergada a la reclusión y no quiere que se realice dicha repoblación.


        Mi primera duda es: ¿Podía un Señor Feudal tener ese poderío sobre una propiedad eclesiástica, en este caso bajo la protección directa de todo un Obispado?

        Otra duda, la segunda, que me ha surgido es la presencia de monjes en la Abadía, o de hombres, porque hay mucho trajín de religiosos y soldados. Hay uno que incluso llega a decir que “Los soldados ponen la Paz, no vuestros rezos”. ¿Un religioso espetaría así a unas monjas que rezan, o sería reprimido por sus palabras? Yo creo que son palabras hasta temerarias.


        Tercera duda en camino. Un par de soldados guardan las puertas de la Abadía para evitar que las monjas salgan fuera a “repoblar”, que es ir a ver los alrededores y ver las circunstancias que tienen las gentes que se mueven por la zona: Refugiados cristianos, musulmanes, campesinos…

         Uno de los soldados, un Capitán llamado Etienne, le dice a Emma, la abadesa, que sirvió al Rey de Francia. En el S.IX, la primera mitad de siglo corresponde al Imperio Carolingio hasta 843, que se disgrega en hasta tres Reinos Francos, y después en dos… ¿Es correcto que el soldado diga que ha servido al Rey de Francia o al rey de uno de los Reinos Francos? No lo tengo claro.


        Cuarta duda, y prometo que voy concluyendo: En la película se habla continuamente de moriscos, haciendo referencia a los musulmanes o a los musulmanes que habitaban entre cristianos, a los que yo llamaría mudéjares. ¿Está bien usado el término morisco en el S.IX?

          La mentalidad y pensamientos de Emma y de todos los personajes de la película es muy del S.XXI, o eso me ha parecido. Son ideas que salvando las distancias, podéis encontrar también en nuestra sociedad actual: Las posibles relaciones sexuales entre las monjas, que, ojo, seguro que hubo millones, y ya desde el principio se sabe las hay dentro de sus muros… La sororidad…


          El trato, malo, que se le da a la muer en la época... La Abadía actuando un poco como una ONG, repartiendo comida sin distinguir entre cristianos y mahometanos, que es algo que me cuesta creer. Las luchas de poder, envidias y diferencias sociales están muy bien expuestas, aunque creo que estas diferencias estamentales debían ser tan fuertes que a ningún campesino sin tierra, analfabeto y con cuatro dientes en la boca, se le ocurriera insultar y llamar “Brujas” a la cara a cuatro monjas de una Abadía.

           Traen comida, le espetan en una escena: Traemos la palabra de Dios. Y posteriormente, se las echa del lugar. Es una frase que resume muy bien la mentalidad de nuestra época, pero que en el S.IX no lo acabo de ver del todo, y ojo, que parto desde mi más pura ignorancia, pero intentando ponerme en el papel del S.IX que es donde se desarrolla el percal.


           En definitiva: A lo ya dicho, “la Abadesa” es una película lenta, a la que le sobra metraje de su hora y cincuenta minutos (su media hora de rigor), con diálogos un tanto artificiales, un tanto teatrales, y que tiene o va a tener un tipo de espectador muy concreto, un publico reducido, pero que, a mi, me ha ayudado a plantearme todas esas dudas que os he comentado y me he tirado media tarde buscando información al respecto, leyendo y aclarando cosas, por lo que podría decir que tiene hasta un componente didáctico importante, importantísimo, que es lo que yo disfruto en este tipo de películas. Mi nota es de un 5,5, y no me ha dejado mal gusto después de todo.

miércoles, 17 de julio de 2024

Vikingos: Valhalla (3ª Temporada, 2024)


 

       Siempre que me han preguntado, he respondido que “Vikingos: Valhalla” es a la Historia, lo que un perrito caliente es a la alta gastronomía. En las dos entradas en el blog, que le tengo dedicada a las dos primeras temporadas, ya me quejaba de las continuas incoherencias y patadas a los libros de Historia que puedes encontrar en la serie…

         Y es que puedo llegar a entender que te tomes ciertas licencias a la hora de hacer una adaptación de cierto periodo histórico, pero otra muy distinta es que ya directamente des por hechos reales ciertos acontecimientos que vemos a lo largo de sus episodios… Pues la serie no está calificada como Historia Ficción hasta donde yo sé, y si sobre el papel como drama histórico o serie histórica directamente...

         Hoy os voy a hablar, muy brevemente, eso si, de la Tercera Temporada de “Vikingos: Valhalla”…

        Es una pena que muchas series recurran a la fantasía extrema para explicar, para narrar hechos históricos que fueron tan interesantes que no necesitarían ni un gramo de desviación en su narrativa.

          La serie “Vikingos” marcó con su rotundo éxito al telespectador medio, que no había oído hablar en su vida de Ragnar Lodbrok, ni de su numerosa prole, y que veía en la historia de este vikingo, más allá de cabelleras trenzadas y temeridad guerrera, un periodo de la historia muy desconocido y alejado de aquellos vikingos con cuernos en los cascos que nuestro imaginario, por lo menos el mío de finales de los setenta, principios de los ochenta, nos había creado.


       Por la carrera sabía algo de ellos, de sus incursiones y ataques por el solar peninsular, tanto a tierras cristianas como musulmanas. Ver, consultar y comparar solo me llevó a disfrutar la serie por sus escenas de acción, y poco más.

        Pero ese éxito triunfal había que exprimirlo más, y ahí está el por qué de esta serie, que en esta ocasión nos lleva a la Europa del Norte del S.XI, época convulsa, en la que distintos aspirantes al trono se disputan reinos como Dinamarca, Noruega o Inglaterra, años después de la desaparición del último gran ejército pagano de Ivar el deshuesado o el “Sin huesos”, años después de pasar una fecha tan clave para el cristianismo como fue el año Mil…


         Sería imposible para mi enumerar la cantidad de errores históricos que hay en la serie, y me dejo mucho en el tintero, pero a modo de resumen, nos encontramos una narrativa en la que los tres personajes no compartieron espacio histórico, al menos dos de ellos con un tercero, pues ya estarían muertos desde cierto tiempo.

         Los tres protagonistas son Leif Erikson, explorador nórdico, groenlandés o islandés, hijo de Erik El Rojo, famoso por haber llegado a lo que sería la actual costa de Canadá durante finales del S.X, principios del S.XI. Tierra a la que llamó Vinland, y en la que pasó solo un invierno. Su hermana Freydis, fue también exploradora junto a Leif, de la costa canadiense, pudiendo morir posiblemente sobre la misma fecha que él, sobre 1020 aproximadamente.


         Ambos, al contrario que en la serie, no pudieron ser compañeros de combates y amigos de Harald Sigurdsson, que nacería por esas mismas fechas, y que llegaría a ser Harald III de Noruega, el mismo que moriría en la icónica, y tan señalada batalla de Stamford Bridge de 1066, frente a Guillermo I El Conquistador, Duque de Normandía y a la postre, Rey de Inglaterra.

         Y lo que está claro es que no se quitó de encima al general bizantino Maniaces, que fue quien derrotó realmente al emir de Siracusa en combate singular, al contrario de lo que nos muestra la serie, y tampoco hubo un emperador llamado Romano muerto a sus manos… Aunque si hubo un terrateniente, Romano Esclero, que le presentó batalla ante la revuelta que provocó Maniaces contra su propio emperador, y fue torturado y muerto por el propio Maniaces, que se llegó a proclamar emperador, aunque fue muerto en combate.


         En Valhalla vas a ver Gótico y Barroco en la Roma del S.XI, vestimentas de todas las épocas posibles, mezcladas e inventadas, africanos subsaharianos en Escandinavia, menciones a los vándalos que llevaban 400 años desaparecidos del mapa, armas que no se corresponden con la época, así como armaduras y otros elementos que hacen de la serie una mezcolanza que a mi me ha llegado a subir la tensión ocular a lo largo de sus ocho capítulos. Del apartado “Paganismo” y “Cristianismo”, podría hacer otro vídeo, pero no me apetece realmente.


         En definitiva: A esta serie te tienes que acercar con todo lo que sepas de Historia en off, decididamente. Lo comenté en la reseña de la segunda temporada y lo mantengo en esta tercera, la serie da botes narrativos imposibles, llega a defraudar y personalmente no la disfruto más allá de los contadísimas escenas de acción.

        De las tres temporadas, solo el último de la Primera Temporada logró tenerme en vilo. La narrativa de esta temporada sufre altibajos, se cierran arcos narrativos por arte de magia, y así vemos a Harald y a Leif, pasar de Constantinopla a su tierra natal en un pestañear de ojos, y la serie concluye, porque no habrá una Cuarta Temporada, sin llegar a ver a los hermanos llegar a su ansiada Vinland, ni a Harald llegar a Inglaterra, dejándonos hasta un poco huérfanos.

         En mi opinión, “Valhalla” no convence, y no llega a ser una serie del estilo de “Hércules y sus viajes legendarios” con Kevin Sorbo, de puro milagro. ¿Nota?, paso de ponerle nota, pero me gustaría saber vuestra opinión respecto a la serie.

martes, 16 de julio de 2024

Los Espíritus de los Muertos (Planeta Cómic, 2015) Richard Corben

        Si te interesa este gran cómic, y quieres adquirirlo, pincha en la imagen superior (la de la portada), para enlace de compra (España).

         No es la primera vez que traemos, tanto por el blog, como por el Canal de Youtube, un cómic del gran Richard Corben, y tampoco esta será la última, lo puedo asegurar.

       En esta ocasión os traigo otra de esas pequeñas joyas que merecen muchísimo la pena tener, leer y disfrutar: “Los Espíritus de los Muertos”, la colección completa de los grandes clásicos del gran autor Edgar Allan Poe, adaptados por el fantástico Richard Corben…


       “Los Espíritus de los Muertos” es un tomo de tapa dura, publicado por Planeta Cómic en 2015, aunque yo me he hecho con el tomo hace cuatro días, y en donde os vais a encontrar en poco más de doscientas páginas: Una introducción a cargo del profesor universitario Thomas Inge, en el que nos va a dar una perspectiva sobre lo que nos vamos a encontrar en el tomo, analiza las historias adaptadas por Corben, la historia de las mismas publicadas en revistas como Creepy en los setenta y las dificultades que tuvo el propio Corben a la hora de traspasar el poema, la emoción del mismo, a la viñeta, e intentar transmitir al lector lo que Poe originalmente nos quería hacer llegar.

       Ya de por sí, la introducción nos quita telarañas de posibles dudas, y nos abre mucho el camino para lo que nos vamos a enfrentar, y eso se agradece siempre.


        Posteriormente, tenemos el poema “Los Espíritus de los Muertos”, que no es una historia en cómic en sí, es simple y llanamente el poema que da título al tomo, y que es de 1827, para continuar con… Ahora si… Las adaptaciones de las historias narradas en orden cronológico. Así tenéis:

       Solo (1829), La Ciudad en el Mar y La Durmiente (1831), La Cita (1834), Berenice, Morella y Sombra (1835), La Caída de la Casa Usher (1839), que da inicio a las historias más largas, porque las anteriores son de pocas páginas, Los Asesinatos de la Calle Morgue (1841), La Máscara de la Muerte Roja (1842), El Gusano Conquistador (1843), El Entierro Prematuro (1844), El Cuervo (1845) y para cerrar el ciclo de historias adaptadas en cómic: El Barril de Amontillado (1846).

        Las páginas finales del tomo están dedicadas a una galería de portadas, ilustraciones relacionadas con las macabras historias que hemos leído de Poe, con el genuino estilo Corben, cuyos rostros y cuerpos, suelen ser inconfundibles.


       Una curiosidad narrativa que tiene el tomo es que, al estilo de los cómics clásicos estadounidenses de los años 50 de la Editorial EC, en los que el Guardián de la Cripta o la Vieja Bruja, presentaban y finalizaban una historia, aquí tenemos a una extraña arpía tuerta (llamada Mag), que si no fuese por los grandes pechos colgantes, diría que es sexualmente ambigua, que presenta gran parte de las historias, ataviada con un hábito de monje, y que llega a interrumpir, para añadir información… Alguna que otra historia.


        En definitiva: Tienes un tomo que reúne a dos grandes maestros de los macabro, uno del S.XIX, y otro del S.XX: Edgar Allan Poe y Richard Corben, en una pequeña joya muy bien presentada, muy bien cuidada por parte de Planeta Cómic, que es una fantástica manera para acercarte a Poe, recordar sus historias a través de la viñeta si ya lo has leído (Poe hay que leerlo, siempre, es uno de esos autores imprescindibles), y a la par, disfrutar de uno de los padres del cómic fantástico y de terror reconocido mundialmente. ¿Se puede pedir más?