En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 18 de agosto de 2019

Tormenta de arena (2016)



        “Tormenta de arena” (2016) es una película israelí, que me ha sorprendido gratamente. Primero por su realismo social, y segundo por su buena dirección, mostrando una verdad, muchas veces desconocida en occidente, que es el papel de la mujer en la sociedad musulmana de algunos países.

        Suleimán, un hombre casado con Jalila, decide casarse por segunda vez. Tras la boda, decide aborrecer a su primera esposa, Jalila, y a sus hijas, entre las que se encuentra la mayor, Layla, que está estudiando en la Universidad. Para Jalila eso es un golpe duro, pero, además, recibe otro al enterarse de que Layla está intentando mantener un noviazgo con un joven sin conocimiento de sus padres, algo prohibido terminantemente, pues es tu padre quien decide con quien sales, quien es tu novio, y con quien te casas, y su padre ya sabe con quién quiere casarla. Juegan y trafican con las mujeres como el que vende gallinas, y ellas no opinan sobre su futuro, asumen y deben agachar la cabeza.

        Así las cosas, Jalila decide cortar relaciones con su hija, demostrando que en su sociedad las mujeres no solo no se apoyan entre ellas, sino que son consideradas seres de segunda categoría con total naturalidad. Layla se debate entre el amor y el respeto por las tradiciones y su padre. Y, de espectadoras expectantes, ya que son la nueva generación, tenemos a las niñas pequeñas de la familia.

        Creo que, como decía al principio de la entrada, es una película para despertar conciencias, muy buena, y que creará inquietudes en algunas personas que tienen idealizadas ciertas costumbres y religiones. Me ha gustado mucho, y la recomiendo, ciertamente se pasa en un vuelo y da que pensar.

sábado, 17 de agosto de 2019

La espía roja (2018)



          Estaba acabando la carrera (1999) cuando saltó a la luz la historia de Melita Stedman Norwood, una entrañable anciana británica, de 87 años, que había sido destapada como agente soviética. Melita había trabajado para la URSS desde 1937 hasta 1979 (“Agente Hola”), pasando información sobre el programa nuclear anglosajón a los soviéticos, lo cual permitió a Stalin tener la bomba atómica en 1949, mucho antes de lo que sus científicos hubieran conseguido trabajando por cuenta propia.

        “La espía roja” (2018) trata, más o menos, sobre la vida de esta señora. Una chica de la Universidad de Cambridge, brillante en Ciencias, que es reclutada por el Partido Comunista durante la guerra, o más bien al final de la misma, para pasar información a la URSS. La chica tiene que elegir entre traicionar a su país (que es lo que hace) o ayudar a los soviéticos a equilibrar la balanza nuclear.

      La narrativa se basa en continuos flashbacks, entre la Melita viejuna y la Melita joven. En la película, la protagonista tiene dudas, pero en la realidad, eso no fue así. Melita Norwood tenía las ideas muy claras sobre lo que hacía y nunca lo puso en duda, de hecho, falleció en 2005 convencida de que había hecho lo correcto.

        Es una cinta interesante, muy correcta, aunque no se base en lo que realmente aconteció. Yo he bostezado un par de veces, pero se deja ver.

viernes, 16 de agosto de 2019

Ciudad sin ley (2017)



        Ma Dong-seok es el Bud Spencer coreano. Quizás lo recordéis de películas como “Tren a Busan” (2016), y saldrá en la nueva película de Marvel, “Los Eternos” (2020). Se suele caracterizar por películas de dar y repartir hostias como panes. “Ciudad sin ley” (2017) esta basada en ciertos acontecimientos verídicos que acontecieron en Corea en 2004, cuando en cierta ciudad (Seúl) unas bandas de chino-coreanos y coreanos causaron el pavor en las calles por sus continuos ajustes de cuenta.

        En la cinta, una nueva banda de chinos aparece. Son sanguinarios y no le tienen miedo a nadie ni a nada, cargándose todo lo que se les cruza en su camino, hasta que dan con un policía orondo (Jang Chen) y sus peculiares compañeros, que, aparte de corruptos, intentan hacer su trabajo saltándose a la torera la mayoría de las leyes universales. Son todos tal para cual.

        La película tiene todos los ingredientes de las típicas películas de pelea orientales. Con unas coreografías muy teatrales: Cuchillos, sangre a cascoporro y todo tipo de guantazos. Dura dos horas, pero juro que se me han pasado volando (bueno, no, digamos que le sobra media hora larga). Se podría decir que hasta la he disfrutado. En mi opinión, sin ser una gran película, es ciertamente entretenida.

El cuento de la criada (Tercera Temporada, 2019)



        Desde que comencé a ver “El cuento de la criada”, sueño con una revolución que acabe con el sistema heteropatriarcal (y religioso del copón) impuesto en Gilead, y, después de ver el tráiler de la Tercera Temporada supuse que así sería. Después, los episodios han ido convenciéndome de que esta serie es un culebrón de mucho cuidado (con una imagen, una fotografía, cada vez más cuidada), donde sigue habiendo mucho ruido, y pocas nueces. Y es que, el personaje de June, debería estar ya muerto, o luchando en las trincheras, pero… No es así, siguen dando vueltas y vueltas, en un eterno bucle, en un rizo que es un continuo looping en el que pierde la cabeza por cada episodio que veo…

        Y, es que, “El Cuento de la Criada” ya no tiene nada que ofrecernos. Nada. Está estirando el chicle y no sabe decir adiós. No sabe poner punto y final a una gran idea, cuya primera temporada se basaba en el libro ochentero, pero que sigue intentando ganarse al espectador, que ya bosteza, ante la inopia. Debes esperar, hasta el décimo episodio de la temporada para ver algo: Un conato de Revolución, un plan de escape con nenes incluidos, la detención de los Waterford en Canadá…

        Por favor, espero que la Cuarta Temporada, que se estrena, al parecer en 2020, sea la que cierre el círculo con una buena revolución o guerra, o le cogeremos asco a una serie que siempre nos ha prometido mucho, y que, sospecho, no sabe ponerle el tan necesario punto y final.

        P.D: Aquí enlace de la Primera y Segunda Temporada.

En esta temporada, tengo que reconocerlo, yo casi también me meto a la bebida...

jueves, 15 de agosto de 2019

Historia disparatada de España (Bruguera, 2019) Javier Traité, Exprai



        Que salga una Historia de España, aunque sea disparatada, en cómic, siempre es motivo de celebración. La Historia de España, siempre lo he creído, entra mejor en viñetas, a cucharadas de originalidad y con algo de humor. Y, en el caso de esta “Historia disparatada de España” (Bruguera, 2019) de Javier Traité (ilustraciones de Exprai) se cumple bastante bien. Tanto es así, que con muchas de sus páginas me he reído bastante, por la forma de abordar el tema.

        Son partes importantes de la Historia, no cabe todo, pero me ha parecido muy original, ya que muchas de ellas, he pensado, me pueden ayudar en mis clases. Desde la Prehistoria, hasta Puigdemont. Bien resumido, bien explicado, lectura para todos los públicos.

        Ahora bien, en mi opinión. En las páginas finales, hay dos puntos con los que no coincido, pero no por ello voy a dejar de recomendar su divertida lectura. No coincido en la explicación del Plan Zen, que aquí roza la leyenda urbana, con un Gobierno que desde el 83 infiltra policías y se intenta cargar con drogas a la juventud vasca y catalana, que me parece un ejercicio de ombliguismo notable. Y digo esto porque, en mi barrio en los ochenta, las drogas (heroína, cocaína, tripis de todas clases…) campaban a sus anchas, y recuerdo tres vecinos muertos en aquella época, sin ser nosotros ni vascos, ni catalanes, sino extremeños. Por lo que relacionar el aumento de la drogadicción con un malvado plan gubernamental que solo afectaría a vascos y catalanes, me ha parecido de Perogrullo, con todos los respetos.

        Y, lo segundo, la manera de abordar el 1 de octubre de 2017. Con un nacionalismo español disfrazado de Piolín madero, y un jovial y sonriente Puigdemont del otro lado. El 1 de octubre, nos guste o no, no fue un ejercicio de Libertades por parte del pueblo, ya que ningún país del planeta, y sospecho que ni del Universo, permite un referéndum unilateral de autodeterminación en sus fronteras, y menos sin el beneplácito del Gobierno (sea de izquierdas o de derechas). Las normas están marcadas por una Constitución, que estamos de acuerdo, necesita una reforma urgente, dado su encorsetamiento, pero yo soy de los que piensan que los golpes de estado no solo los dan guardias civiles locos, con bigote y pistola en mano. Coincido en el punto 7, que no sale en las fotos: Hicieron el ridículo. Ambos. Por supuesto que sí, pero estas dos informaciones me parecen tergiversadas, o no demasiado objetivas.
         En esto tampoco coincido con el autor. El Plan Zen no era esto, precisamente. En mi colegio y mi instituto de Badajoz, también había camellos que te daban pastillitas gratis en la puerta y no somos vascos ni catalanes. Siento informarles, pero, la droga en los ochenta, no fue exclusiva de las periferias peninsulares. 

Ahora, dicho lo dicho, ¿Es recomendable? Pues sí. Yo lo he disfrutado mucho, me ha encantado la manera de explicar la Historia de España, y pienso decirles a mis alumnos que se lo lean durante este curso.




1. Me ha hecho mucha gracia lo de "pasivamente". Yo vi coches de la Guardia Civil destrozados. No vi los miles y miles de heridos en los hospitales que dijo la Generalitat de Catalunya.

2. Es el artículo 155. Previamente a esto, el propio gobierno catalán se salta a la torera la Constitución. No lo dice el Gobierno, sea de Derechas o Izquierdas, lo dice el Tribunal Constitucional.

3. No han utilizado lanzamisiles, han utilizado al pueblo, que es peor, con años de adoctrinamiento, de "España nos roba" y demás monsergas. Cuando escribo esto, Suiza informa de otros 18 millones más de euros evadidos por los Pujol...

4. ¿Quién convocó las elecciones y por qué, fue por esto?

5. ¿De verdad que todo fue una rebelión imaginaria?, ¿Fue un sueño? Por Dios...

6. Ningún país europeo preguntó si "están locos", lo he buscado por todas partes, y salvo en la prensa nacionalista catalana, no he encontrado nada.

7. Hicieron el ridículo. Si. En esto coincido, podían haberse arreglado de otra manera, pero Puigdemont estaba empeñado en su cruzada particular...

-----------------------------------------------------------------

1. Gana el Sí, en unas elecciones ilegales, con gente que votó hasta 5 veces en diferentes colegios electorales, ¿Qué querían que hicieran, gobernar la nueva república cómo si tal cosa?

2. Claro, como para no largarse, le han dado un golpe de estado a un gobierno constitucional proclamando la independencia unilateral de una parte del territorio.

3. El derecho al pataleo es soberano.


4. ¿Europa flipó? Europa estaba expectante porque no quieren unos nuevos Balcanes en la península. Catalunya, independiente, se va fuera de la UE unos pocos años, eso es totalmente cierto. Y en esos años, hay que poner y fijar aranceles, desestructurar inversiones, etc. Me pregunto cómo acabarían Baviera o Milán si hicieran esto en sus respectivos países.

5. Españolista no, constitucionalista. Respeto a las normas y a las leyes, votadas en el 78. Es que yo no la voté... Ya, claro, un gringo de hoy tampoco votó la suya de hace 200 años...

6. No lloremos. Todos sabemos que Catalunya será independiente tarde o temprano, ya se encargan las policías educativas de castigar a los nenes que hablan castellano en los recreos. Mientras tanto, a luchar por lo que cada uno quiere, dentro de la legalidad.

miércoles, 14 de agosto de 2019

Un pueblo y su rey (2018)



        “Un pueblo y su rey” (2018) es una película francesa, basada en la Revolución Francesa, hecho histórico por excelencia, ya que supondrá un hito, un antes y un después en nuestra visión de la Historia. Un hecho que suele usarse para definir el paso entre la Historia Moderna, y la Contemporánea.










        En la película nos encontramos, en un principio, La Toma de la Bastilla, la creación de la Asamblea Nacional, y las posiciones que van tomando las distintas capas sociales del momento, desde los campesinos hasta los burgueses y la aristocracia. Al Rey se le presentan fantasmas de su pasado, mientras van apareciendo oradores de la época: Marat (después de la captura del Rey), Robespierre, Barnave, y algún que otro que se me escapa… Con discursos, y puestas en escena muy teatrales.
   
        Posteriormente, Luis XVI, intenta huir del país, con todo el boato, y es detenido en Varennes (esto no sale, aparece el momento en que lo hacen regresar a París). A continuación, tenemos la represión al pueblo en el Campo de Marte y los arrestos sistemáticos, y la toma de las Tullerías (un tanto superficial, no muy creíble, con gente dándose tiros a cuatro metros y heridos colocados justo tres segundos antes de que el Director diga "Acción"), acabando la cinta con el juicio y ejecución del rey Luis XVI.

        La película está muy bien visualmente, pero le pierde un tanto la teatralidad (los sueños de Luis XVI con sus antepasados son una ida de pinza). Algunas partes, incluso, he pensado en aprovecharlas en clase, por su interés didáctico. En otras, sin embargo, he llegado a bostezar y a pensar que le sobra metraje (como siempre suelo pensar, por otra parte), ya que los acontecimientos saltan, muchas veces, sin tener un claro hilo de unión en la narrativa, que llega a parecer un corta y pega de mucho cuidado. Me ha gustado mucho el punto de vista femenino, ya que las mujeres fueron clave para el éxito de la Revolución. Y la fotografía, excepcional.

lunes, 12 de agosto de 2019

¡Matad a Caravaggio! (Panini, 2019) Giuseppe de Nardo, Giampiero Caserano, Arianna Florean



        De Caravaggio, el genial pintor del Barroco, con biografía llena de penurias y aventuras, duelos a espadas, pleitos y mujeres de dudosa reputación, hay dos cómics importantes realizados en los últimos años, uno de Milo Manara, que consta de dos volúmenes (que yo sepa), del cual me leí el primero hace unos años, pero no escribí sobre él, y después un segundo volumen que lo tengo pendiente de lectura.

        Encontrarme con este, ¡Matad a Caravaggio! (Panini, 2019) de Giuseppe de Nardo (Guión), Giampiero Casertano (dibujo) y Arianna Florean (color) ha sido toda una sorpresa. Ya que es el típico cómic de aventuras, duelos a espada, pleitos con la iglesia, con un Caravaggio que huye de dos perseguidores, un francés y un español con sus cuadrillas respectivas. Y es que han puesto precio a la cabeza de Caravaggio, y su vida está en manos de los pocos amigos que le quedan.

        Es un cómic fantástico, publicado en Italia en 2014, con un dossier final donde se vaticinaba que las aventuras continuarían, posiblemente, con el personaje español, que es una copia del Capitán Alatriste, pero desconozco si ha sido así. Caravaggio es solo una excusa, para meter su arte, que siempre es interesante, pero el meollo de la historia es la vida de los aventureros, los cazarrecompensas y las órdenes militares como la de Malta, así como las corruptelas de la Iglesia. Es, desde luego, de lo más recomendable.


          A lo largo de mi vida, me he leído varios miles de cómics, pero es la primera vez donde veo que uno de los personajes principales es extremeño. Por cierto, en el dossier final del cómic, se revela que Extremadura es una región árida de España. No conocen, me temo, estos italianos, Extremadura.

La Casa Azul (Astiberri, 2014) Tyto Alba



        Tyto Alba no es un desconocido por aquí, por el Patio-Lavadero. Ya hemos leído, y disfrutado, algunas de sus obritas biográficas, tan peculiares y tan entretenidas: Balthus y el Conde de Rola, Fellini en Roma, La vida. Una historia de Carles Casagemas y Pablo Picasso son las obritas que tenemos por casa y nos han encantado.

        La amiga Cristina nos habló de “La Casa Azul” (Astiberri, 2014), y enseguida nos la apuntamos para lecturas pendientes de leer. Hoy hemos tenido la oportunidad de bebernos este interesante cómic basado en la vida de Frida Kahlo, con una narradora excepcional, Chavela Vargas, que, en una noche lluviosa de 1989, en la barra de una tasca, nos cuenta su relación con la pintora y con su ambiente.

        Contándonos la tragedia de su vida, su enfermedad, los accidentes que tuvo (tráfico y avión), y el surrealismo de La Casa Azul, donde vivía con Diego, su orondo marido, y los diversos personajes que pululaban por aquellas habitaciones. El cómic es una delicia, Tyto tiene un estilo que nos gusta, que nos engancha desde las primeras páginas y la lectura no para hasta la última página. Frida no es uno de mis personajes artísticos favoritos, pero, con “La Casa Azul”, he aprendido algunas cosas, datos que desconocía y anécdotas dignas de recordar. Habrá que seguir leyendo más cosas, como no, de Tyto Alba. Gracias Cristina por la recomendación.

Año 1000: La Sangre. La Leyenda de los Siete Infantes de Lara (Aleta, 2017) Manolo Matji, Sergio Córdoba, José Luis Cuerda



        Mira por donde, he tenido la suerte de leer y disfrutar, de un cómic la mar de apasionante. Me ha encantado este “Año 1000: La Sangre” (Aleta, 2017) con guion de Manolo Matji, dibujo y color (tricolor) de Sergio Córdoba, y prólogo de José Luis Cuerda, basado en la leyenda de los siete infantes de Lara (o de Salas, según algunos filólogos).

        La leyenda de los siete infantes de Lara la leí en el instituto. Es una historia, creedme, trepidante, que tiene de todo: Amor, sexo, venganza, traición, lucha, un auténtico culebrón… En el contexto de finales del S.X, comienzos del S.XI, con una Castilla semi-independiente, y un Reino de Navarra poderoso, pero que paga tributos al Califato cordobés, temeroso de las aceifas y ataques veraniegos de saqueo al cual los tenía acostumbrados Almanzor y sus huestes corta-cabezas.

        Los Siete Infantes de Lara eran hijos del noble Gonzalo Gustioz, y de Doña Sancha Velázquez. En el cómic, Doña Sancha, pare ocho chiquillos de un chasquido, todos varones, naciendo muerto el octavo, Miguel, al cual manda enterrar con una moneda para pagar al barquero. En el poema medieval, creo recordar que los pare en seis años. El caso es que, el tío de los infantes, se echa de novia a una tal Doña Lambra, de buen ver, pero mala inquina, que ya el día de la boda, provoca a los Infantes con sus comentarios, dando como resultado un muerto, primo de Doña Lambra.

        Desde entonces, Doña Lambra hace todo lo posible por restablecer su honor buscándole las moscas a los Infantes. Su propio tío urde un maléfico plan, por el cual, envía al padre de los Infantes a Almanzor, con una carta escrita en árabe, en la cual reza: “Por favor, decapitad al portador. Gracias”, pero Almanzor, extraño en él, se apiada y lo manda a Córdoba a retozar con su hermana durante unos pocos años, dejando a la señora embarazada del que, décadas después, será un vengador: Mudarra (o Miguel, según su madrastra cristiana). A los Infantes y su ayo, los manda, a pesar de los malos augurios, a caer en una emboscada morisca, en la que perderán las cabezas, enviadas a Almanzor, gran catador de testas.

        Este, a su vez, se las enseña a su padre, presente en Córdoba, que las reconoce. Apenado Almanzor, otra extrañeza en él, lo suelta y devuelve a Castilla, pero Gonzalo le da la moneda de Miguel a su amante cordobesa, para que se lo dé cuando crezca y pueda reconocerlo como hijo suyo. En el Cantar, creo recordar que parte un anillo en dos, él se lleva una parte, y deja la otra en Córdoba, y cuando su hijo le encuentre, pasados los años, quedarán para pegarlo con Super-Glue juntos.

        Pasan los años, y Mudarra, o Miguel, sube a Castilla de turismo, y de paso pidiendo venganza por sus hermanastros muertos. Se carga a su “tiastro” en combate singular, y de paso, le dan jaque mate a Doña Lambra, decapitándola (creo que en el Cantar la echaban a los perros y la quemaban).

        Las últimas páginas del cómic son muy chulas, en mi opinión, ya que los cadáveres no reciben sepultura, sino que les echan piedras, creándose un montículo sobre los cuerpos, donde van pasando los siglos, las casetas, los fusilados… Y una carretera.

        Es, desde luego, un cómic de lo más recomendable. Lo he disfrutado muchísimo, y me ha encantado leer esta maravilla medieval en cómic. Enhorabuena a los autores.

Las Grandes Batallas Navales: Tsushima (Norma, 2019) Jean-Yves Delitte, Giuseppe Baiguera, Denis Béchu



        “Tsushima” (Norma, 2019) es el quinto volumen que me agencio de la colección “Las Grandes Batallas Navales”, dirigida por el Pintor Oficial de la Marina Francesa, Jean-Yves Delitte (guion), que en anteriores referencias a él en el blog, lo he destacado por ser un gran detractor de todo lo que esté relacionado con la Historia marino-militar de España (veáse, para ello, las entradas dedicadas a “Trafalgar” donde, para el autor, la batalla fue anglo-francesa, y “Lepanto” con la presencia de un Cervantes acompañado por un Don Quijote y un Sancho Panza peculiares. Vamos, que el tipo no nos toma en serio).  Al dibujo, tenemos a Giuseppe Baiguera, que tiene un pincel excepcional, y al color, Denis Béchu.

        Este es uno de los cómics de la colección que más me ha entretenido. Tiene el trasfondo de la Revolución Rusa, en conjunción con la Guerra Ruso-Japonesa (1904-1905), por una cuestión de lindes, como pasa en todos los pueblos, en la zona chino-coreana. Los rusos creen que los “enanos amarillos” son unos cantamañanas, pero ya desde el inicio de la Era Meiji (1868) se están preparando, con asesores extranjeros, para convertirse en una gran potencia militar. Tienen una infantería bien entrenada, y su flota se está reforzando con barcos comprados a Inglaterra, bajo supervisión francesa.

        Los rusos van a la guerra, como el que va a la verbena de su pueblo (en eso me recuerdan un poco a los españoles). Campesinos metidos a marineros, flota que se cae a pedazos, y con la misión de ir desde el Báltico hasta el estrecho de Tsushima, para atacar a los japoneses, evitando el Canal de Suez, ya que los ingleses (neutrales) son amigos de los japoneses, mientras que los franceses no ocultan sus simpatías por los rusos.

        El cómic está visto, igualmente, desde el punto de vista de dos asesores militares, uno francés y el otro inglés, que debaten sobre la gran cagada militar rusa. La batalla, que acabó con prácticamente el 100% de la flota rusa, y con diez mil muertos, por parte rusa, se resuelve en un par de páginas bastante descriptivas. Los japoneses perdieron mil hombres y un trío de barcos. En las páginas finales, se aporta un interesante dossier histórico y un glosario de nombres, fechas y personajes que añaden una información extra.
 Estos rusos son unos cachondos. 

        P.D: Me extraña mucho que aún no hayan sacado, en esta colección, ninguna batallita de la Segunda Guerra Mundial.