En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

sábado, 3 de junio de 2017

Los exámenes (2016)


       Romeo es un médico rumano, aficionado a la música clásica, la vida no le va mal, aunque últimamente alguien le ataca (pedradas a las ventanas, destrozos en el coche…). Tiene cincuenta años y un matrimonio que se va al garete. Él tiene infidelidades en su cuenta corriente (con una bella chica joven, antigua paciente), y ella está débil y muy enferma. Lo más importante en su vida es su hija, Eliza, una estudiante que se prepara los exámenes de selectividad, previos para la Universidad.


       Un día, previamente a dichos exámenes, Eliza sufre un intento de violación, y la vida de la familia se tambaleará, aún más, a raíz de dicho hecho. Lo más importante para Romeo es que su hija apruebe los exámenes y que se vaya a Inglaterra a estudiar psicología, país donde le han ofrecido dos becas. Según avanza la cinta, te das cuenta de que no todo el mundo es lo que parece ser, no todos son trigo limpio, o quizás ninguno de ellos… Eliza empeora psicológicamente hablando, Romeo se vuelve más egoísta (más si cabe), ególatra y obsesionado, el profesor de autoescuela de Eliza oculta cosas, el comisario de policía se mueve entre corruptelas…


        “Los exámenes” (2016) es, desde luego, una película muy interesante. Con un puñado de personajes que se mueven en el mundo del tráfico de influencias, la vida fluye entre favores (tú me ayudas, yo te ayudo), corruptelas de todo tipo, grados de influencia… Parece que la única esperanza, para Romeo, es que su hija no cometa sus mismos errores y que huya del país, a estudiar fuera… Es Rumania, sí, pero después de verla, hay cosas que me han recordado, demasiado, a la propia España. Tiene un puñado de Premios, y, en mi opinión, merecidos. Aunque también es verdad que a la cinta le quitas media hora, y cuentas lo pispo.


        P.D: Me encanta esta frase de la película: “Tú acabaste en una biblioteca porque jugaste limpio”

No hay comentarios: