En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

jueves, 1 de junio de 2017

La batalla de Sebastopol (2015)


       Tenía desde hace un par de años una cita pendiente con esta película. La he ido retrasando por falta de tiempo, y porque pensaba que sería otra historia más de francotiradores, en la línea de “Enemigo ante las puertas” (2001) pero como recientemente leí a Eslava Galán mencionar a Liudmila Pavlichenko, aquella francotiradora soviética fuera de serie, en “La historia de la Segunda Guerra Mundial contada para escépticos”, pues me dije que tenía que sacar tiempo al tiempo. De hecho, Liudmila Pavlichenko, al parecer, dejó a Vasily Zaitsev bastante atrás en blancos obtenidos.



       La película comienza con Pavlichenko en los Estados Unidos, junto a Eleanor Roosevelt, en un viaje de propaganda soviética, después de haber sido herida en junio del 42 por fuego de mortero. Los saltos en el tiempo son normales durante la película, entre la etapa de Washington y la de la guerra. El duro entrenamiento, los ataques alemanes, el papel de las mujeres soviéticas en el frente… 

       La película, técnicamente, es una pasada. Trepidante y bien rodada, con unos grandes efectos especiales. Hay una escena de un ataque aéreo a un convoy de barcos, con duelo entre “moscas” y Me-109 incluido, que quita el hipo. Las interpretaciones rayan lo justito, pero tampoco se le pueden pedir peras al olmo, y de tiempo, la cinta no llega a las dos horas por muy poco, pero mejor así, porque si llega a ser un poco más larga hubiera sido excesivo, a mi parecer. Por cierto, a mí la música, tipo Eurovisión, no me ha gustado, posiblemente sea el único “pero” que le pongo. Entretenida, merece la pena.

2 comentarios:

Carlos dijo...

Si la recomiendas tú, me fiaré... Es que las pelis bélicas rusas que he visto son muy malas. Peores que las fantasmadas yankis, que ya es decir.

Duncan de Gross dijo...

Esta se deja ver, y es bastante fiel a la historia de esta buena señora, por lo que leí anoche, tras ver la película.