En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

martes, 30 de mayo de 2017

Pedro Páramo (1955) Juan Rulfo. En el Centenario de su nacimiento (1917-2017. Mayo)


        De Juan Rulfo conservó, en una carpeta, un pequeño texto comentado en clase, hace más de treinta años casi, en el aula del IES Reino Aftasí, conocido como Mixto Nº 2, cuando yo estudiaba allí.


       El profesor de Literatura, jubilado hace un buen puñado de años, nos habló en su día de este escritor mexicano, escaso en novelas, al que le habían dado el Príncipe de Asturias (1983), y el texto comentado venía a colación de su reciente fallecimiento (mis notas tomadas al margen). Así pude deducir que sería una mañana de enero del 86, posiblemente fría, cuando leímos, y comentamos, el texto de Rulfo. Después de aquello, desapareció de mi vida durante treinta años, como digo.


        La casualidad puso en mis manos “Pedro Páramo” (1955). En el mes, en el Centenario del nacimiento de Rulfo (1917-2017). Una novela que se ha hecho extraña, y cercana a la vez. Sudando Realismo Mágico desde sus primeras páginas, cortita a mi parecer, y con una narración que cambia de la primera a la tercera persona según avanza el libro. Juan Preciado nos cuenta como, en el lecho de muerte de su madre, le promete ir a buscar a su padre: Pedro Páramo (cruel y mujeriego por igual), el cual vive en un pequeño pueblo, Comala. Juan, que en un principio no quiere, inicia finalmente este viaje a Comala, que parece ser una especie de Purgatorio, pues tanto él, como el lector, perciben a los diversos personajes que se encuentra como muertos. Muertos en pena, muertos con asuntos pendientes, muertos que vagan aún por el mundo, sombras espectrales del pasado, anclados a la tierra… El propio Juan está muerto, o muere en Comala, y vaga, como otra alma más, en la pesadumbre…


       Después, la presencia de Pedro Páramo es la que toma el relevo del hijo, y nos habla de su relación con las mujeres, con sus hombres, con los mercenarios, de su crueldad, del propio Juan Preciado… El Realismo Mágico se hace puro, se hace presente.



       P.D: Ríete tú de “Los Otros” y de “El Sexto Sentido”. De esos muertos que no saben que están muertos, o quizás si lo saben, y siguen haciendo como que están vivos, porque como llega a decir Rulfo, necesitan que se les rece…

No hay comentarios: