En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 28 de mayo de 2017

El último asalto (2017) Tardi


        Tardi, no hace falta decirlo mucho, ni muy alto, es uno de mis autores favoritos dentro del panorama del cómic francés. De pequeño tuve la colección en fascículos de “Las aventuras de Adele Blanc-Sec”, que después releí en los tres tomos integrales editados (los mejores, los dos primeros). Posteriormente, me adentré con él en “Puta Guerra” y lo acompañé, junto a su padre en “Yo, René Tardi, prisionero de guerra”, que va por su segundo volumen, y del que espero no demore un tercero.


         Tardi siempre dibuja las mismas escenas, casi los mismos personajes. Vistos de frente, serios, con los ojos cerrados, y con un texto narrativo que te cuenta la escena. Pocos diálogos, gran uso del color. Es capaz de ofrecerte dos páginas de información meticulosa y anecdótica, y después cuatro páginas donde las imágenes, su arte, habla por sí mismo. No le hace falta más.

        En “El último asalto” vuelve a las trincheras de la Primera Guerra Mundial, como otras veces ha hecho (hay por YouTube algún documental suyo andando por el campo y encontrando restos de la Gran Guerra), igual que hiciera en “Puta Guerra”. Pero esta vez es diferente. Esta vez lo hace de mano de Dominique Grange y del Grupo Accordzéâm. Con un disco de canciones de la guerra, contra la guerra, contra todas las guerras. La música y la imagen. Al cómic le acompaña un Cd que es una maravilla, indisoluble a la obra de Tardi, acompañado de las letras, en cuatro idiomas. Francés, italiano, inglés y alemán.

        A través de los ojos del camillero Mathurin, gordo, barbudo y reflexivo, vamos a ver los desastres y horrores de la guerra. Las trincheras, los muertos en descomposición, las bayonetas rajando tripas y heces, el fuego de artillería, los gases tóxicos, la deshumanización… Todo condimentado con alguna que otra anécdota, de las que Tardi suele tirar en este tipo de obras que dedica a las Guerras Mundiales. La acción se desarrolla antes de la llegada de los norteamericanos al conflicto.



        Como toda su obra, esta es otra más de esas que os recomiendo fehacientemente. Tardi no defrauda, y en compañía, mucho menos.

1 comentario:

Sandry dijo...

¡Hola!
Me gusta, llevo tiempo queriendo leer este comic^^
Besitos