En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

sábado, 27 de mayo de 2017

El hombre que nunca existió (1955)


        “El hombre que nunca existió” (1955) es una de esas películas bélicas, poco conocidas, igual que el hecho histórico que narra, pero la mar de interesante.


       Estamos en 1943. En plena Guerra Mundial. Los Aliados planean realizar un desembarco en Sicilia, pero las Fuerzas del Eje (alemanes e italianos) tienen la zona bien reforzada, lo que es sinónimo de inmensas bajas aliadas en caso de desembarco.


         En el servicio secreto británico (concretamente en la Inteligencia Naval), Ewen Montagu (que casualmente escribiría la novela del hecho, en la que se basa esta cinta), se le ocurre un descabellado plan para desviar la atención alemana de Sicilia. Dicho plan, la Operación Mincemeat, consiste en que un submarino inglés suelte un cadáver frente a las costas onubenses. Dicho cadáver, supuesto Oficial de alto rango inglés, el Mayor William Martin, llevará información falsa en un maletín esposado a su cuerpo. Con el fin de que los españoles (supuestamente neutrales) les den el cadáver a los espías alemanes, que a su vez, antes de pasarlo de nuevo a manos españolas e inglesas para su enterramiento, accederán a dicha información falsa… Que ellos consideraran veraz. El cuerpo fue descubierto por un pescador de Punta Umbría, y lo demás ya es Historia.


        Se trata de una película, en mi opinión, muy recomendable, por lo elaborado del plan, por la interpretación (increíble) de sus pocos actores, que montan una excelente trama, metódica, meticulosa y concisa en su narración. Con un malo (Stephen Boyd, el de Ben-Hur) que hace un impresionante papel (como espía alemán), aunque sale menos de veinte minutos contados. Entretenida, y muy curiosa por el papelón que le asignan a los españoles, con boina calada, Civiles con tricornio y bigotito, de un catetismo impresionante (aunque no sale que el médico español que le hizo la autopsia sospechó de la treta desde el primer momento, estos alemanes... Si se hubieran leído el informe...). Hasta diría que es una cinta didáctica, no exagero. Lo dicho, no dejes de visionarla, está francamente bien.

(Enterramiento verdadero del Mayor William Martin, en Huelva)

No hay comentarios: