En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

sábado, 22 de abril de 2017

Arenas Movedizas (2015)


          Yo estaba aún en el instituto cuando cayó el Muro de Berlín (1989). Era noviembre del 89, y recuerdo que para muchos profesores aquello era un acontecimiento histórico, a nivel mundial, y que alguno llegaba a clase casi en estado de shock. En aquella época, yo no veía la importancia del hecho, o no al menos en toda su extensión, y supongo que me interesaban más otras cosas, más cercanas: Chicas, cómics, películas y música.


        “Arenas Movedizas” (editado por Impedimenta en 2015) versa sobre aquella etapa histórica, crucial, ya no en la historia de Europa, sino en la de la Humanidad. Tom Sandman, alias “Tank Man”, un avezado periodista neoyorkino que cubrió, con mucho éxito en sus crónicas, la crisis de la Plaza de Tiananmén, es enviado a la RDA. Acaba de llegar de China, lleva dos días en Nueva York, su novia lo ha dejado y su acuario se ha transformado en el hábitat de feroces peces con nombres de dictadores. Un dolor incipiente de muelas augura una futura infección, pero su jefe, un anticomunista de manual, lo manda a cubrir los últimos acontecimientos que afectan al país, entre los que están los 40 años de RDA.

        Estando allí, conoce a Ingrid, una joven nadadora de la RDA, que cumplió pena de cárcel por intentar escapar del país a nado, por el Báltico, traicionada y delatada por… Se enamorará de ella, mientras su muela le hace desmayarse, coger una infección en el maxilar de aúpa, y acabar en el Hospital mientras el país se derrumba a su alrededor.



        Ilustrado por Kitty Kahane, con un trazo naif, básico, pero increíblemente narrativo, y guionizado por Max Mönch y Alexander Lahl, “Arenas Movedizas” se presenta como un cómic, una novela gráfica, en mi opinión, de imprescindible y obligada lectura (para que no se nos olviden algunas cosas que acontecieron en Europa). Muy en la línea de aquellas películas como “Good Bye Lenin” (2003), “La vida de los otros” (2006) con la terrible Stasi omnipresente, o la más reciente “El puente de los espías” (2015) de la que tengo pendiente, aún, una pequeña referencia. Ilustra muy bien las ansias de libertad de un pueblo, ausente durante cuarenta años, y no deja de ser, al cabo, historia del siglo XX, pura historia. Lo dicho, recomendable no, lo siguiente.

No hay comentarios: