En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

martes, 4 de julio de 2017

ColdWater (2013)


        ¿Os acordáis de aquel mítico episodio de Los Simpson “Campamento Krusty”? Pues eso es “ColdWater” (2013). Una versión de Campamento Krusty, de muy bajo presupuesto.


        En plena noche, en la habitación de Brad entran unos tipos que lo sacan a rastras de casa. Parece un secuestro, pero no lo es. Su madre no para de pedirle perdón, en la calle, mientras a Brad se lo llevan a un destino desconocido.


         Sin muchas preguntas (y respuestas) de por medio. Aparece en ColdWater, un campamento para adolescentes problemáticos (No llegan a veinte), en mitad de la nada, dirigido por un excoronel de la Guerra de Irak. Tras semanas de trabajo duro, marchas y abusos, los chicos (que aparentemente no son tan chungos, al menos, en un principio), comienzan a cambiar (a peor) y la cosa se pone, finalmente, chunga, bastante fea. La historia se nos va mostrando a través de múltiples flashbacks, que hace que el espectador se pierda un poco, ya que hay que componer el puzzle, o al menos, imaginárselo.


       La cinta lo intenta, pero, en mi opinión, no llega. Los actores no son muy creíbles en sus papeles, no enganchan, y hay escenas muy tópicas y típicas de este tipo de cine norteamericano. La idea me parece buena, quiero decir, que si el guion lo pillan para una serie (u otro director la película), quizás hubiera salido algo interesante… Aun así, le dedico esta entrada en el blog porque, puestos, ColdWater puede entretenerte, eso sí, sin tirar muchos cohetes.

          P.D: El parecido del protagonista con Ryan Gosling es digno de destacar.


No hay comentarios: