En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 14 de mayo de 2017

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (1968) Philip K. Dick


        El año, 1992. La Tierra es un planeta muerto, tras la Tercera Guerra Mundial o Guerra Atómica, que dejó un planeta sin vida, que extinguió a todos los animales e insectos, o casi todos (tener un animal vivo es símbolo de prestigio social, aunque sea una araña), y que dejó en suspensión un polvo atómico que todo lo degrada (y que deja estériles a los hombres que no usan cierto tipo de ropa interior), sin contar con la enorme cantidad de basugre que la puebla desde entonces.

        La inmensa mayoría de los humanos han emigrado a colonias espaciales, la más cercana, Marte, donde los androides, con una media de esperanza de vida de cuatro años, trabajan en lo que les mandan sus amos humanos, desde minas hasta puestos de funcionario. Una nueva filosofía recorre todos los confines, el mercerismo, derivada de las enseñanzas de Wilbur Mercer, un tipo que vivió antes de la Gran Guerra Atómica, y que como un renovado Sísifo sube a una montaña mientras es apedreado. Arriba lo ve todo claro, y el ciclo vuelve a comenzar, mezcla de cristianismo y algo de budismo. En la tele, 23 horas al día se emite El Amigable Buster y sus Amigables Amigos, que perfectamente podría emitir TeleCinco sin pestañear.

       Rick Deckard es un cazarrecompensas. Su misión es retirar, eliminar, a los androides (llamados “andys”) que llegan a La Tierra huyendo de las colonias, tras haber asesinado a sus amos humanos. Los más avanzados son los de la serie Nexus-6, que son casi humanos, pero que carecen de empatía.

        Una cuadrilla de estos androides huidos ha llegado a La Tierra procedente de Marte. El prestigioso cazarrecompensas, Dave Holden, acaba en el hospital a las primeras de cambio, y el inspector Bryant recurre a Deckard, obsesionado con tener algún animal vivo, para que elimine a los androides, a mil dólares la pieza, lo cual le permitirá comprar un bicho que mantener…


        Muy diferente a la película “Blade Runner” (1982), la novela merece mucho la pena, por sus planteamientos filosóficos, religiosos, morales y por la visión que tenía del futuro Philip K. Dick. De la misma manera que disfruté de la película, he disfrutado del libro, el cual recomiendo. Fácil e interesante lectura, sin barroquismos innecesarios y trepidante en su desarrollo.

No hay comentarios: