En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 19 de febrero de 2017

Caballero del Diablo (1995)




        Después de que hace unas semanas me tragara la Primera Temporada de “Historias de la Cripta”, esperando buscar un hueco para ver la Segunda y con la Tercera en el cajón de la compra, me decidí por “Caballero del Diablo” (1995), película que sigue en la onda de los episodios de la serie, basados en los cómics, pero con más duración (una hora y media).

         “Caballero del Diablo” (1995) es una película interesante desde varios puntos de vista. Primero porque John Larroquette, actor típico de los ochenta y noventa, hace un pequeño cameo al principio de la película, haciendo de “Hombre ensangrentado lleno de ácido”, y tiene que aguantar al propio Guardián criticarle lo mal actor que es. Todo un guiño.

          Después tenemos que Robert Zemeckis fue uno de los productores ejecutivos de la cinta, de ahí posiblemente la presencia de Dick Miller (que va camino en los momentos de escribir estas línea de cumplir los sesenta años, poco más, en escena), con el que había trabajado en un par de ocasiones, y cuyo papel más conocido fue en “Gremlins”. Thomas Haden, “El hombre de arena” de Spiderman 3; John Schuck que hizo de Herman Munster en los noventa. Y finalmente, tenemos a Billy Zane, (el malo de Titanic) alias “El Coleccionista” haciendo de que mejor sabe, de “Malvado”. La película se estrenó un Viernes 13, y en ella aparece un artefacto, la llave, que vuelve a aparecer en otro de los episodios de “Historias de la Cripta”.

         Pero, ¿De qué va “Caballero del Diablo? Es verdad, me lío, me vengo arriba y no os cuento la historia…

            Un tal Brayker viene huyendo por una carretera perdida de Nuevo México, le persigue un vaquero (Billy Zane), que pronto se congratula con los dos típicos policías gordinflones gringos para detenerlo. Brayker es custodiado en un hostal, que tiene bastante de prostíbulo, y una vez allí, el vaquero se identifica como El Coleccionista, un tipo que quiere recuperar una arcana llave robada por Brayker. Pero El Coleccionista no es quien aparenta ser, ni siquiera es humano. Se trata de un poderoso demonio que, ante la imposibilidad de atrapar la llave, inicia un asedio al hostal, con una legión de monstruos y muertos vivientes (algo que me recuerda vagamente a “Abierto hasta el amanecer” o “El ejército de las tinieblas”). El asedio durará toda la noche, y para defenderse, los asediados solo tienen la llave de Brayker (El Guardián de la Llave), y cualquier cosa con la que puedan reventar los ojos de los demonios…

          Humor negro, monstruos de los noventa, gore cutre, algún desnudo femenino esporádico, “Caballero del Diablo” es una de esas películas de terror que ha envejecido bien, a pesar de que tiene más de veinte años, y ya nos tienen acostumbrados a efectos digitales por un tubo en las películas actuales. Os la recomiendo, de verdad, para pasar un buen rato entretenido…

          P.D: Tras los créditos finales, había una escena extra en la que El Guardián de la Cripta anunciaba una nueva película. Esa escena pasó desapercibida por los dobladores españoles. Algo que hoy en día nos tiene tan acostumbrados Marvel, por ejemplo, hace veinte años era impensable…    



No hay comentarios: