En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Heavy Metal



      “Heavy Metal” es otra de esas películas clásicas de animación que no deberías perderte. Rodada en 1981, bajo la batuta de Gerald Potterton (fue una apuesta estadounidense-canadiense), y con Ivan Reitman en la producción (si, el de “Cazafantasmas”), está basada en las historietas que publicaba la revista francesa “Heavy Metal”. Historias cortas que comenzaron a publicarse bimestralmente desde mediados de los años setenta hasta, que yo sepa, la actualidad. He de reconocer que yo nunca he tenido ni he leído ninguna de ellas, pero son clásicas, como leyendas, para los aficionados a los cómics, la animación y los relatos cortos. Por “Heavy Metal” (la revista) pasaron los mejores ilustradores del momento (y yo creo que casi de la historia): Giger, Moebius, Milo Manara… Con guiones de Stephen King o Burroughs, entre otros. La revista cerró en el 87 y en 2002 volvió a publicarse en Francia. Ni que decir tiene que los números de los setenta y de los ochenta están muy cotizados.

        La historia de “Heavy Metal” (la película), es en realidad, el compendio de varias historias cortas. Su nexo común es el Mal, reencarnado en una esfera verde llamada Loc Nar, que se autodefine como “la suma de todos los males”. Un astronauta aterriza con su Corvette en la puerta de casa, lleva un maletín del que aparece la esfera. Mata al astronauta y comienza a explicarle a la hija de este, sus maléficos planes a través de historias cortas sucedidas por toda la galaxia. Loc Nar quiere matar a la niña al final de la narración.


        Cada una de las historias suele ir enlazando con la anterior hasta que llega el final, donde se revelará el papel de la niña en toda la historia. Aderezado con mucho desnudo (creo que todos los personajes femeninos aparecen desnudos, grandes pechos, frondosos pubis) y algo de sexo (creo que se salva el último personaje femenino de tales circunstancias), y con música metalera de la época (algo glam en mi opinión, pero bien colocada) donde destaca Black Sabbath, creo que es una película que, si no la has visto, te merecerá la pena. Muy recomendable.

        P.D: Existe una "segunda parte", Heavy Metal 2000, pero no la he encontrado en Castellano (si en portugués), y la crítica no la pone muy bien... No he hecho por verla.

No hay comentarios: