En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

viernes, 12 de mayo de 2017

El viejo Logan (2009)


        Me resulta, la verdad, muy difícil hablar de un cómic como es “El viejo Logan” (2009), porque como lo he disfrutado tantísimo, y me ha gustado tantísimo, pues no sé por dónde empezar.


        Los seguidores del blog ya conocéis mi debilidad por el personaje de Marvel Ojo de Halcón. Tengo bastantes cómics del arquero violeta, no todos, pero si una colección que ya comienzo a calificar de importante. En esta ocasión, el salto temporal nos lleva cincuenta años hacia adelante. Los superhéroes han caído. ¿Todos?, bueno, no todos. Por ahí quedan algunos perdidos, escondidos… O camuflados.


       Cuando todos los Supervillanos del Universo Marvel se unieron para acabar con todos los Superhéroes, ni siquiera se molestaron en acabar con Ojo de Halcón. Antiguo Supervillano, después Vengador, el tiraflechas siempre fue el Superhéroe más débil de los Vengadores. No tenía poderes, no era un mutante… No era un peligro para acabar con los malvados planes de Magneto, Cráneo Rojo, Kingpin, Hulk (si, Hulk) y demás huestes diabólicas.


       Lobezno si sufrió lo suyo. Derrotado, humillado y roto mental y físicamente, decidió comenzar de nuevo, de cero, una vida de granjero, con su familia… Arruinado, y en manos de sus caseros, la prole de Hulk, solo le queda la esperanza de ganar dinero aceptando la oferta que le hace un ciego y decrepito Ojo de Halcón, que aparece providencialmente, pilotando el Spideycar…



       Mark Millar y Steve McNiven nos presentan un road movie marveliano, de costa a costa, pasando por los reinos del horror en los que se ha convertido el antiguo Estados Unidos. Los dos últimos superhéroes en busca de su destino. Uno busca una esperanza, el otro sigue a quién le paga. ¿Volverá el viejo Logan a sacar las garras? Este cómic es imprescindible, amigo marveliano. 

No hay comentarios: