En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

sábado, 16 de septiembre de 2017

Starship Troopers: El traidor de Marte (2017)


        Hay gente que, por lo general, no le gusta la saga de “Starship Troppers”, con aquella primera película que dirigió Paul Verhoeven en el 97, que nos presentaba a una humanidad galáctica, fascista, con un único canal de televisión propagandística, interactiva y que emitía casi 24 horas de noticias, y metida de cabeza en una guerra espacial contra unos bichos de aspecto insectívoro bastante o muy violentos…


        A mí la película me gustó mucho en su día (a pesar de su cierto grado de gore). Los espectadores, por regla general, la criticaron como digo, mucho no, lo siguiente, pero nadie quería perderse a Dina Meyer y Denise Richards dándose una ducha sideral, poco después de venir de acribillar bichos en un planeta polvoriento… Ciertamente, la saga fue perdiendo calidad, a la par que interés y actores originales, pero no deja de ser puro entretenimiento, sin querer o pretender ir mucho más allá.


        Veinte años después de aquel primer estreno, y presentación del Universo Starship Troopers, llega una película de animación, japonesa, que sigue en la misma línea que las anteriores. La trama es la de siempre, matar bichos antes de que ellos te maten a ti.


        El legendario Rico (que es idéntico a Nick Furia, de Marvel), degradado por sus múltiples líos en la Federación, ha sido enviado a Marte a entrenar a una nueva hornada de reclutas. Marte, lejos de la guerra galáctica, se debate con un brote independentista (La Tierra nos roba, y todas esas cosas), al fin y al cabo, allí no hay bicho, ¿O sí? Pues sí que los hay, y Rico y sus reclutas deberán eliminar la amenaza y averiguar quién envía a los bichos a tan recóndito lugar de la galaxia…


        ¿Repetitiva? Si, puede ser. ¿Entretenida? También, claro que sí. Sabes en lo que te metes en cuanto aparecen los primeros créditos. ¿Recomendable? Solo si te gusta, como a mí, dicha saga.

No hay comentarios: