En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

sábado, 12 de agosto de 2017

La llegada (2016)


        “La llegada” (2016) es una película más sobre extraterrestres que llegan y con los que no nos entendemos porque no hablan inglés, que es el idioma universal (seguramente por culpa de algún mal sistema educativo intergaláctico. Saben viajar por el espacio, pero no hablar inglés).


        El caso es que doce naves espaciales en forma de haba, negras y rugosas, llegan y se posan en diferentes países. Entre ellos Rusia y China, que como todo el mundo sabe se identifican por su irascibilidad y sus ganas de guerrear, y en Estados Unidos, donde la Palabra y la Paz son Reinas y Señoras entre sus habitantes.


        Para enseñarles inglés, al menos el nivel parvulario, a los extraterrestres, había dos opciones: Peppa Pig o la Doctora en Filología Louise Banks. Tras mucho debatir, optan por la segunda opción. La Doctora Banks enseñará a los dos pulpos extraterrestres (bautizados como Abott y Costello), con ayuda de unos pictogramas y música de Baby TV, la maravillosa lengua anglosajona, mientras le colocan una bomba lapa al utilitario sideral, causando algún que otro malentendido…



        Película interesante, lenta a ratos, la primera parte mejor que la segunda, con continuos flashbacks para ayudarnos a entender que los humanos no manejamos aún el “Concepto Tiempo”… No os cuento más porque os la destripo, prefiero que la veáis. 

3 comentarios:

Luis Martin dijo...

Deberías haber explicado cuando cuentan los cefalópodos extraterrestres el coito y como se lo explican a los humanos...es lo más gracioso de la pelicula...

Luis Martin dijo...

Cuando cuentan como lo realizan...quise decir

Duncan de Gross dijo...

Jajajajaja, hubiera estado genial. Enhorabuena por el blog, ya te digo, me parece fantástico.