En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

jueves, 10 de agosto de 2017

Espera a la primavera, Bandini


          “Eran las tres menos cuarto en la clase de octavo de Santa Catalina. La hermana Mary Celia, a quien le hacía daño el ojo de vidrio, estaba de un humor muy irritable…”


         Hace varios años leí “Camino de Los Ángeles” (1936) de John Fante, y me pareció una delicia. Arturo Bandini, el Alter Ego de Fante, vivía en compañía de su madre y de su hermana Mona, dos beatas de mucho cuidado, mientras él, entre trabajos de mierda, descubría el placer de la lectura, la literatura y la filosofía.


         A Fante llegué por Bukowsky. En la Universidad. Era inevitable. Si Bukowsky era para mí el ejemplo a seguir en mis escritos, descubrir a Fante ya fue la leche. Con “Llenos de vida”, “La hermandad de la uva” o “Al oeste de Roma” por citaros algunos, me pasé los años de carrera.
(La Gran Depresión, fotografía de Dorothea Lange)


          “Espera a la primavera, Bandini” (1938) es, supuestamente, aquella continuación de “Camino de Los Ángeles”, o así lo tenía entendido yo. La gran tetralogía de Fante: “Camino de Los Ángeles”, “Espera a la primavera, Bandini”, “Pregúntale al polvo” y “Sueños de Bunker Hill” (estos dos últimos los tengo y atesoro en la estantería de “cosas por leer”). Lo que me chocó es que en “Camino de Los Ángeles” Bandini tenía dieciocho años, madre y hermana. Y en este “Espera a la primavera, Bandini”, el chaval tiene trece, catorce años y dos hermanos más pequeños que él…


       “Espera a la primavera, Bandini” es otra de las genialidades de Fante (1909-83). Hijo de emigrantes italianos, Arturo Bandini, malvive en Colorado. Su padre, Svevo Bandini, albañil, sufre los avatares de la Gran Depresión. Arturo vive enamorado (desde hace algunos años) de Rosa Pinelli, una compañera de clase, hija de italianos como él. La pobreza y el hambre se tensan, la beatitud de su madre alcanza cotas impresionantes… Y en estas aparece la suegra de Svevo y todo el mundo de Arturo Bandini sufre una transformación con la marcha de su padre, y la aparición de una rica viuda…



        Narrado con una sencillez pasmosa, con un realismo que impresiona, “Espera a la primavera, Bandini” es Fante en estado puro, un reflejo claro y veraz de aquellos duros años treinta y de la América profunda… Francamente, lee a Fante, y te harás un gran favor.
(Emigrantes italianos camino de América)

No hay comentarios: