En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

martes, 11 de junio de 2019

I am mother (2019)



        “I am mother” (2019) ha sido para mí una de esas películas que dejan un buen sabor de boca, y de las que te dices, que, no te importaría volver a ver una vez más, por si hay cosas que se te han escapado.

        Y es que tiene mucho de la también requetebuena “Ex Machina” (2014), de la que os hablé muy por encima hace unos años en el blog, junto a otras cosas. En esta película, coproducción austro-estadounidense, tenemos un futuro apocalíptico, un bunker y un robot llamado “Madre” que cuida de poco más de sesenta mil embriones humanos. Un buen día, Madre elige un embrión y lo pone a la cazuela nueve meses, naciendo una nena muy guapa a la que cría ella misma, ¿Puede un robot criar y educar a un humano? Desde el principio, Madre le cuenta que la humanidad se ha ido al garete fuera del búnker, y que fuera solo hay radioactividad y ondas negativas, en conjunción, de Mediaset y Atresmedia en el ambiente irrespirable.

        Pero un buen día, una mujer herida se presenta a las puertas del bunker pidiendo ayuda. En un principio no la dejan entrar, porque creen que es una Testigo de Jehová que viene a dar el tostonazo con el Atalaya y el Despertad, pero “Hija”, curiosa, la deja entrar, y la visitante viene contando una historia muy, pero que muy diferente a la que “Madre” cacarea desde hace años…

        Entretenida, filosófica, inquietante, no te puedes perder “I am mother”, porque creo que la película merece no uno, sino hasta dos visionados. Las casi dos horas de la cinta se te pasan volando, y la protagonista hace un buen papel, no así tanto la visitante (Hillary Swank) que parece un tanto kinki…

No hay comentarios: