En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

lunes, 5 de noviembre de 2018

Castlevania (2017-2018)



         La de veces que jugué al Castlevania (de Konami), en los salones recreativos (hace treinta años), y la de horas muertas que comentamos lo difícil que era el puñetero juego. Se nos pasaban las tardes viendo las demos de “Insert coin”, entre zombies, vampiros, murciélagos y seres de ultratumba en escenarios horripilantes, donde íbamos armados con un látigo, fustigando a todo bicho que se movía.


        ¿Cómo no iba a engancharme a la serie de Netflix? Era cuestión de tiempo. Tanto ha sido así, que, la primera temporada, y la mitad de la segunda, me la he tragado en una tarde y estoy deseando ver lo que me queda.

        ¿De qué va Castlevania? De un país imaginario, Wallachia, de una Europa del este que nunca existió, en pleno S. XV. Donde la magia, el cristianismo y los seres de ultratumba conviven como si tal cosa. Un buen día, la esposa del mítico Drácula es quemada por bruja (en realidad, ella se consideraba médico) por unos simpáticos sacerdotes comandados por el Obispo. Drácula jura venganza. Al año de su muerte, regresará con un ejército diabólico y acabará con el país entero.

        Al año, cumple lo prometido y comienza a arrasar con todo. Solo un pequeño grupo de héroes, comandados por el ultimo integrante de la Casa Belmont (Trevor Belmont, cazador de monstruos), puede hacerles frente. Pronto, a Trevor, se le une Sypha (una maga) y Adrian (el mismísimo hijo de Drácula), en su lucha contra el Mal.


        La serie engancha desde el principio. A mi me ha gustado, y espero que haya una tercera temporada. Ya me diréis que os ha parecido.

No hay comentarios: