En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 30 de julio de 2017

El bar (2017)


        Hacía mucho tiempo que no me tragaba nada de Alex de la Iglesia, y hoy le ha tocado a “El bar” (2017). Tengo que decir que todas las películas de Alex de la Iglesia me enganchan desde el principio, todas tienen ese poder, pero luego la cosa va por diversos derroteros. Este bar me ha dejado un sabor agridulce.


        Tenemos un bar, típico bar de barrio, tasca más que bar, en el centro de Madrid. Uno de esos bares con solera, de máquinas tragaperras, pincho de tortilla y W.C tirando a guarro. Dentro de este bar van a coincidir una serie de personajes: Terele Pávez, que es la dueña del bar, que hace de sí misma. Actriz como una catedral de grande. Carmen Machi, que pasaba por allí, y se paró a jugar a las tragaperras, en vez de pararse en el Reynols. Otra actriz como un templo de grande, lástima que no se le saque más jugo a su personaje. Un policía armado, facha y retirado (no puede faltar, a falta de alguna referencia a la Guerra Civil como es debido…). Un fetichista argentino bastante raro. El camarero, Secun de la Rosa (Satur), típico, pero buen papel, con un gran monólogo. Mario Casas, hipster más o menos creíble. Elena, la protagonista, una pija en busca del amor que no llega. Israel, un vagabundo que sabe más citas bíblicas que una beata de la vieja escuela, llega a ser a ratos sublime, a ratos cargante por lo filosófico y lo teatral. Y secundarios: Un barrendero, un tipo que sale por la puerta y otro tipo que entra en el W.C.


        El tema está en que, uno de los clientes, al salir del bar, recibe un balazo en la cabeza. La calle atestada de gente, se vacía en 0.2 segundos. Y los clientes del bar se debaten entre salir, o no salir, porque pronto comprueban que salir es sinónimo de morir…


        La película tiene trazos de “REC” (2007), trazos de “Los odiosos ocho” (2015) de Tarantino, hasta de “Resident Evil”… Se puede ver, es una gran película sobre el miedo, el egoísmo, y lo que puede llegar a hacer un ser humano en situaciones límites, sacando lo mejor, pero sobre todo lo peor de cada uno.

   P.D: Quizás le sobra veinte minutos de cinta.

   P.D.D: Hay un libro por ahí. No me lo he leído.

3 comentarios:

El rincón de Marlau dijo...

Hola! Precisamente ayer la vimos y desde luego no te deja indiferente. Coincidimos bastante con tu opinión. Pronto haremos reseña porque merece ser comentada.
Un beso
Marta y Laura

Duncan de Gross dijo...

Os leeré Marta y Laura!!

Carlos dijo...

La alquilé hace unos días. A ver si la veo y te digo.