En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

sábado, 22 de julio de 2017

Cars 3 (2017)


        Con “Cars 3” (2017) me ha pasado algo parecido que con “Gru 3”. Son películas que no están dirigidas a niños, o por lo menos, no es una película dirigida para nenes menores de trece o catorce años… Más bien me parecen películas para adultos, y ya de cierta edad, por cierto…


         En “Cars 3” vemos a Rayo McQueen a lo suyo, participar en carreras. Pero llega una nueva generación de coches de carreras jóvenes, orgullosos y ambiciosos, con muchas ganas de triunfar, que van a hacer (sobre todo uno de ellos), que Rayo se replantee su situación.


        Su mentor, Hudson Hornet, ha fallecido (la voz original era Paul Newman), y Rayo buscará la ayuda del maestro de Hornet, el viejo Smokey y su grupo de compañeros, que junto a una joven entrenadora, Cruz Ramírez, intentarán que Rayo ocupe el primer lugar de la parrilla y del Campeonato de la Copa Pistón…


        Es una película sobre segundas oportunidades, sobre cómo pasa el tiempo (“Tu Tiempo”), sobre como ceder el lugar a otros, el final de tu carrera… Muy reflexiva, poco dinámica, poco humorística y más filosófica que las anteriores… Siguiendo la línea de la primera entrega (de la segunda, mejor nos olvidamos), con un breve cameo en voz del mismísimo Fernando Alonso, que quizás se aplique a sí mismo la moraleja de esta nueva entrega (¿Final?) de “Cars”.



        Es una cinta lejos del buen rollo al que nos tiene acostumbrados Pixar, tal vez en la línea de la última de “Toy Story”… Debes aprender a madurar, todo tiene su principio y su final, algunos sueños no se cumplen en tu vida… Mensajes lejos de lo que el público infantil espera, al fin y al cabo, ellos están empezando a vivir ahora. Quizás los guionistas de la firma tengan últimamente una crisis existencial-filosófica temporal. Una película para ver… Sin niños…

2 comentarios:

Carlos dijo...

Pues los críos van a salir con un mosqueo del cine... Una cosa es que tenga puntos de humor para adultos (recuerdo algunos muy fuertes en Shrek 2 jeje) y otra ponerse tan profundos con coches parlantes. Como que no pega.

Duncan de Gross dijo...

Hola Carlos, yo me llevé a dos críos y no se enteraron del conflicto moral de la película. Con estas películas está ocurriendo que están envejeciendo a personajes que podrían haber dado más juego a paso forzado. Me pregunto si, en la próxima de Shrek, el ogro ya será abuelete...