En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 11 de junio de 2017

Siete vidas, este gato es un peligro (2016)


         El tirón que tienen los gatos en internet es indiscutible. Eso debieron pensar los cuatro guionistas y productores (creo que dos) de la película francesa “Siete vidas, este gato es un peligro” (2016) cuando se metieron en este fregado.


        Kevin Spacey recauchutado y Jennifer Garner no salvan esta cinta, a la que le sobra más de media hora, y que tiene mucho bla, bla, bla, y algo de gato digitalizado hasta las cejas. La pareja no funciona ni con superglue y es bastante insustancial.


         Cuando llevas veinte minutos de visionado, te dices: ¿Dónde carajo me he metido, donde está el gato? Y aparece Christopher Walken, de repente, y te dices: “Pobre hombre, lo mal que debía estar para aceptar trabajar aquí…”


        El protagonista, un Kevin Spacey venido a menos, le compra a su querida hija un gato (noruego, por cierto, de raza no nacionalidad), el día de su cumpleaños. Él odia a los gatos, y volviendo a casa de comprárselo a Walken, un rayo y posterior accidente hace que Spacey se meta en el cuerpo del gato. ¿Os suena, verdad? Más trillado que los campos de mi Etremaura. A partir de ahí, comienzan las situaciones absurdas, disparatadas y repetitivas, con una buena sobredosis de efectos por ordenador.


        En fin, esta cinta la dejo a vuestra elección. Yo reconozco haberla visto porque sale un gato, pero es floja (por no decir mala) de narices. Vosotros… Vosotros ya me diréis qué os ha parecido…


No hay comentarios: