En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Pandora (2016)


        Una pequeña ciudad coreana vive de la Central Nuclear que tiene allí ubicada. La mitad de la población vive de dicha Central (que ya ha cumplido cuarenta años de existencia), la otra mitad cree que la energía nuclear es un peligro y que debe ser desmantelada.


         El protagonista, Jae-Hyeok, trabaja en la Central. Vive con su madre, su cuñada viuda y su sobrino, pero se quiere ir a Seúl a trabajar, de marinero a Alaska… Donde sea, pero lejos de allí. Su familia no lo entiende y no apoya sus ideas.


        Un día, la ciudad sufre un terremoto, y a consecuencia de ello, la Central sufre desperfectos serios. Salen a la luz, por parte de los técnicos, la falta de mantenimiento de la Central, y a raíz de una grieta, la Central comienza a irse al garete. El nivel de radiación comienza a subir, saltan las alarmas, comienzan las primeras deserciones, los primeros actos heroicos y los suicidas… Y el caos precede a la destrucción.



        “Pandora” (2016) es, en mi opinión, una interesante película sobre catástrofes nucleares (quizás le sobra media hora larga), con una historia que en un primer momento me recordó al desastre de Fukushima, y después, cuando las cosas empeoran, directamente a Chernóbil, con la evacuación de la población y los pobres liquidadores que saben que van a morir si o si… Teatral y melodramática, en ocasiones, en sus actuaciones, pero con unos buenos efectos especiales, una crítica total a un país donde hay un buen puñado de Centrales Nucleares (24) y otro buen puñado en construcción (6, más 4 en mente). Una vez más, el cine coreano ha vuelto a sorprenderme con una película entretenida, didáctica incluso, y por supuesto, muy recomendable. 

5 comentarios:

Carlos dijo...

Como están de apocalípticos los coreanos. Será el síndrome de la frontera...

Duncan de Gross dijo...

Es cierto Carlos, recuerda, entre otras, "Train to Busan". Creo que le ganan ya a los japoneses en cine apocalíptico.

Carlos dijo...

Por eso lo decía. En poco tiempo han hecho varias por el estilo.

Justo dijo...

Algo parecido puede pasar en Almaraz 40 años ya de funcionamiento y quieren que siga en servicio

Duncan de Gross dijo...

Justo, no es descabellado.