En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 25 de junio de 2017

Wonder Woman (2017)


        Pues nada, aprovechando la sesión matinal, gran invento para un domingo por la mañana, fuimos a ver “Wonder Woman” (2017), con la guapísima modelo israelí Gal Gadot al frente.


        “Wonder Woman” es la típica película a la que vas con miedo a verla. El típico friki, metido a comentarista cinematográfico, delante del Pc de su casa, escribe que si no está debidamente adaptada al cómic, que si prefería la versión setentera, que si Gadot está muy buena pero no es buena actriz, etc. Pero yo, que venía de exclamar que de “BatmanVsSuperman: El amanecer de la Justicia” (2016), ella y su canción de batalla “Is she with you?” era lo que más me había gustado, tenía claro que iba a ver esta película Sí o Sí.


        Lo primero que nos encontramos es una bucólica isla, situada en el Mediterráneo (supongo), y oculta a los ojos humanos bajo un escudo de invisibilidad. En ella viven las míticas amazonas. Guerreras que viven y entrenan bajo el mandato de su reina Hipólita. Allí solo falta Xena, la Princesa Guerrera, dando mandobles. Diana es la única niña de la isla, una celestial criatura, hija de Hipólita (la hizo de arcilla y Zeus le insufló vida, parecido al mito de Pigmalión). La niña quiere aprender el noble arte de dar hostias, aunque la madre se niega repetidamente.


        Los años pasan y La Paz Armada que gozan las amazonas se verá interrumpida por la llegada de un Fokker alemán derribado y un desembarco teutón en la playa de las amazonas, que ríete tú de Normandía y de la playa de Omaha. Los alemanes iban detrás del piloto, un espía inglés, que acaba de robar un cuaderno con los malvados planes de la Doctora Veneno o Doctora Maru para los amigos (especialista en mostaza, en gas, no en la salsa) y que le hablará a Diana de La Primera Guerra Mundial. La joven amazona, creerá desde un primer momento que, detrás de dicho conflicto está el malvado Ares, Dios de la Guerra, y se apunta a la contienda con espada, látigo y escudo. Lo más normal del mundo. Nadie osa explicarle en ningún momento el asesinato del archiduque Francisco Fernando a manos de Gavrilo Princip, no vaya a ser que se nos enoje.


       En apenas una noche de velero, parten de la isla griega y llegan a la desembocadura del Támesis, donde la políglota Diana intentará ganarse el respeto de propios y extraños, y donde contrataran los servicios gratuitos de la versión “DC Cómics” de los marvelianos “Comandos Aulladores”, aquellos que en la versión Marvel comandaba Nick Furia y que era normal verlos junto al Capitán América en la Segunda Guerra Mundial. Aquí son: Un marroquí que se presenta en batalla con el fez o tarbush en la cabeza, corbata, y el abrigo de visón de su madre, un francotirador escocés borracho seguidor del Celtic de Glasgow (no podía ser de otra manera) y con un enorme parecido con el difunto actor Brion James, y un indio que andaba por la Bélgica ocupada.


        Y con estas, que no quiero contar más para no ser un malvado spoiler, se presentan en el frente en busca de Ares…


        ¿Nos ha gustado “Wonder Woman”? Si. Definitivamente sí. Lo mejor: Es una película entretenida, que enlaza muy bien con el final de “BatmanVsSuperman”, con una buena banda sonora, una pelazo Pantene que se gasta la Gador, un par de gags chistosos, escenas de hostias y acción muy buenas y algo de Steampunk. Lo peorcito: Otro par de escenas de vergüenza ajena, las escenas lentas (a lo “Matrix” que esperamos que no vuelvan, por Atenea).


        Lejos de analizar si se adapta al cómic o no, no quiero entrar en ese berenjenal, porque al fin y al cabo, yo soy más de Marvel, pero creo que el Universo DC no lo está haciendo mal, van bien encaminados y esperemos ver más veces a Gador dando latigazos, será buena señal. ¿Y a ti, qué te ha parecido?

No hay comentarios: