En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 17 de abril de 2016

El Principito

Me lo leí hace treinta años, en el colegio. Era uno de esos libros del que todo el mundo hablaba, y como era corto, me lo leí en una tarde. He de reconocer que entonces no me llamó mucho la atención, y que sí que recordaba que el libro me había parecido muy triste.



 Este fin de semana, volví a leerlo. Y me volvió a parecer un libro triste. Con una historia bella, sí, pero triste (lo bello no tiene por qué ser alegre, no quiero decir eso). Casi melancólico. La historia de este niño, El Principito, que vive en un reducido planeta, con tres volcanes (uno extinguido que usa como asiento) y con una flor, me resulta tan entrañable (¿Por qué dirán que es un libro para niños?, yo no comparto esa idea) como trágica. Su relación con los diferentes adultos que va conociendo en los planetas, su relación con el zorro, la soledad de Exupery, la amistad, la aventura, la curiosidad… Hacen que, para mí, sea un libro delicioso, e increíblemente triste. Será que ya soy mayor, uno de esos adultos insípidos de El Principito.

No hay comentarios: