En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 22 de enero de 2017

"Un sueño posible" (2009)



        “Un sueño posible” (2009) es la típica película que llegó a mí de casualidad. En un artículo, en Facebook, leí que era una buena película para analizar el tema de la resiliencia en una aula llena de alumnos, con acné, deseosos de hablar de la injusticias de la vida, de las pruebas que te pone la misma, y esas cosas tan chachis y tan bonitas que nunca suceden, al menos que seas gringo. Autosuperación.

        Basada en un hecho real. Michael  Ohler, alias “Big Mike”, es un chico negro que no tiene dos dedos de frente, con una nota media de 0´6, pero al que se le dan estupendamente todos los deportes donde haya una pelota. Aparte, es como un armario empotrado.

        El caso es que llega a un colegio privado cristiano, y el pobre “Big Mike” sigue más perdido que “el barco del arroz”. Al cabo de un mes, Mike nos sale poeta, pero no levanta cabeza. No lo quieren ni los de Primaria.

        Sandra Bullock, que es una pija adscrita a la Asociación Nacional del Rifle, Republicana hasta las cejas, aparece por allí, se antoja con el chico y se lo lleva a casa, como el que recoge un gato en la calle una noche de lluvia. Al principio, Michael no está muy cómodo en casa de Sandra Bullock, que vive como una reina y tiene un nivel de vida muy alto, pero poco a poco, irá haciéndose un hueco (un huecazo) en Palacio.

         Llegados aquí, te das cuenta de que la película es la típica que te echan un domingo por la tarde en Antena 3, pero sigues viéndola a pesar de que le queda una hora y media más.

         “Big Mike”, Michael para los amigos, comienza a mejorar en sus notas, y le meten a jugar a Rugby, donde resultará que es un crack de mucho cuidado. Eso sí, el círculo pijo de la familia no soporta la presencia de un chico negro de dos metros y ciento y pico de kilos en su órbita. Lo típico: Este es un ladrón, violador, terrorista, atracador, y del Partido Demócrata, ¿He dicho ya violador?, pues eso…

        Y hasta aquí llego. Lo mejor: La película tiene un buen fondo, mensaje lacrimógeno que engancha, una historia interesante. Lo peor: 1) Le sobra media hora, como mínimo. 2) Esa sensación de película de bajo presupuesto, rodada en un par de semanas, para la tarde de un domingo.

       A vuestra elección.


       P.D: ¿Sabéis aquel Oscar y aquel Globo de Oro que tiene Sandra Bullock?, pues es por esta película.

No hay comentarios: