En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

miércoles, 18 de enero de 2017

Almas de metal (1973)


        Pues claro. Lo reconozco. Después de tragarme de una tacada la primera temporada de Westworld, la serie, me dije: “Hay que volver a ver Almas de Metal (1973)”.


        La vi muy pequeño, no recuerdo si en el video Beta o en el VHS, y ya entonces Yul Brynner me dio pavor, impecable en su persecución, con sus ojos robóticos fijos en sus víctimas.


       Dirigida por Michael Crichton, un tipo obsesionado ya desde entonces por los parques de atracciones caros que acaban mal (o son pistoleros, o son dinosaurios), en “Almas de Metal” nos encontramos tres temáticas diferentes: Roma, Mundo Medieval y Lejano Oeste.

        Un par de amigos, Peter y John, van de vacaciones al parque, por mil pavos el día, dirigido por la empresa Delos. Ellos eligen el Lejano Oeste, que es donde les lleva un futurista hovercraft volador.


        Nada más llegar se encuentran con el pistolero robótico encarnado por Yul Brynner. Peter, que al principio no está muy convencido, acaba cogiéndole el gusanillo al colt 45, al fin y al cabo, puedes matar (y otras cosas también) sin que los androides te hagan daño… Hasta que algo sale mal, y los androides comienzan a matar a los visitantes del parque.

        Las subtramas se basan en Roma y en la Edad Media, con personajes secundarios, que realmente aportan poco (en mi opinión) a la trama principal.


        Hombre, la tecnología que vemos en la película es de hace cincuenta años, hoy nos hacen sonreír esos viejos monitores, botones y demás transistores que aparecen (a mí me recuerdan a los viejos cómics de Iron Man), y los efectos son regulares, como la vista pixelada del pistolero, pero no por ello deja de ser una película entretenida, un clásico del cine de todos los tiempos.

        P.D: A los cinco o seis años, se rodó "Mundo Futuro", la segunda parte, que pasó sin pena ni gloria. En la que los tipos de Delos volvían a las andadas con sus queridos androides, en una confabulación con tintes ya apocalípticos...






No hay comentarios: