En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 19 de febrero de 2017

Caballero del Diablo (1995)




        Después de que hace unas semanas me tragara la Primera Temporada de “Historias de la Cripta”, esperando buscar un hueco para ver la Segunda y con la Tercera en el cajón de la compra, me decidí por “Caballero del Diablo” (1995), película que sigue en la onda de los episodios de la serie, basados en los cómics, pero con más duración (una hora y media).

         “Caballero del Diablo” (1995) es una película interesante desde varios puntos de vista. Primero porque John Larroquette, actor típico de los ochenta y noventa, hace un pequeño cameo al principio de la película, haciendo de “Hombre ensangrentado lleno de ácido”, y tiene que aguantar al propio Guardián criticarle lo mal actor que es. Todo un guiño.

          Después tenemos que Robert Zemeckis fue uno de los productores ejecutivos de la cinta, de ahí posiblemente la presencia de Dick Miller (que va camino en los momentos de escribir estas línea de cumplir los sesenta años, poco más, en escena), con el que había trabajado en un par de ocasiones, y cuyo papel más conocido fue en “Gremlins”. Thomas Haden, “El hombre de arena” de Spiderman 3; John Schuck que hizo de Herman Munster en los noventa. Y finalmente, tenemos a Billy Zane, (el malo de Titanic) alias “El Coleccionista” haciendo de que mejor sabe, de “Malvado”. La película se estrenó un Viernes 13, y en ella aparece un artefacto, la llave, que vuelve a aparecer en otro de los episodios de “Historias de la Cripta”.

         Pero, ¿De qué va “Caballero del Diablo? Es verdad, me lío, me vengo arriba y no os cuento la historia…

            Un tal Brayker viene huyendo por una carretera perdida de Nuevo México, le persigue un vaquero (Billy Zane), que pronto se congratula con los dos típicos policías gordinflones gringos para detenerlo. Brayker es custodiado en un hostal, que tiene bastante de prostíbulo, y una vez allí, el vaquero se identifica como El Coleccionista, un tipo que quiere recuperar una arcana llave robada por Brayker. Pero El Coleccionista no es quien aparenta ser, ni siquiera es humano. Se trata de un poderoso demonio que, ante la imposibilidad de atrapar la llave, inicia un asedio al hostal, con una legión de monstruos y muertos vivientes (algo que me recuerda vagamente a “Abierto hasta el amanecer” o “El ejército de las tinieblas”). El asedio durará toda la noche, y para defenderse, los asediados solo tienen la llave de Brayker (El Guardián de la Llave), y cualquier cosa con la que puedan reventar los ojos de los demonios…

          Humor negro, monstruos de los noventa, gore cutre, algún desnudo femenino esporádico, “Caballero del Diablo” es una de esas películas de terror que ha envejecido bien, a pesar de que tiene más de veinte años, y ya nos tienen acostumbrados a efectos digitales por un tubo en las películas actuales. Os la recomiendo, de verdad, para pasar un buen rato entretenido…

          P.D: Tras los créditos finales, había una escena extra en la que El Guardián de la Cripta anunciaba una nueva película. Esa escena pasó desapercibida por los dobladores españoles. Algo que hoy en día nos tiene tan acostumbrados Marvel, por ejemplo, hace veinte años era impensable…    



sábado, 18 de febrero de 2017

Aliados (2016)



          Marruecos, 1942, plena Guerra Mundial. Con un aire muy, pero que muy, a lo “Casa Blanca”, nos encontramos con una película con tintes de cine clásico. Una película de espías en el protectorado francés de Marruecos, que, como todo el mundo sabe, es donde más espías por metro cuadrado había, junto, quizás, a Lisboa.

        Max (Brad Pitt) es un espía aliado que, durante una misión, se enamora de su homóloga francesa, Marianne (Marion Cotillard), con la que llegará a tener una niña, y que tal vez no sea quien parece, sino una agente doble con bastantes cartas en la manga.


        La película tiene mucho de cine negro, suspense a raudales (no sabes de qué pie cojea el personal), acción (bastante trepidante) y unas puestas en escena curradas. No es para tirar cohetes, y sus dos horas, a veces, se me han hecho bastante largas, pero es una película que se deja ver, interesante en su argumento, intrigante y misteriosa. 

jueves, 16 de febrero de 2017

Ready Player One. (Ernest Cline, 2011)



         A “Ready Player One” (2011, Ernest Cline) llegué por una recomendación. En internet todo lo que había leído sobre el libro eran buenas críticas, y estas Navidades cayó en el cesto de los regalos.

         Con esta novela me he tirado un par de semanas (462 páginas), y bueno, a grandes rasgos me ha gustado, pero no es un libro recomendado, en mi opinión, para todos los públicos.

          ¿De qué va? Estamos en el año 2044. La humanidad vive prácticamente recluida (en torres de caravanas), y enganchada, a Oasis. Una realidad virtual que tiene mucho de Second Life, Matrix, Avatar y mil historias más mezcladas. Oasis es una válvula de escape, donde cada uno puede ser lo que quiera. El protagonista, Wade Watts, es un joven Gunter (alias Wade3, alias Parzival), un buscador de tesoros, embarcado en la fascinante búsqueda del Huevo de Halliday, la herencia millonaria, ocultada en Oasis, del difunto creador de esta realidad virtual. Para alcanzar dicho Huevo, deberá hacerse con tres llaves: Cobre, Jade y Cristal, y abrir tres puertas que le llevarán al Premio. Lo malo es que existen millones de mundos en Oasis, y millones de seres humanos conectados, igual que él, a Oasis…

        Comenzaré por lo malo del libro: 

        1) Esta novela no la entenderá (en su completa totalidad) nadie que tenga menos de 35-40 años. Un chico de 23 (o de 29) se perderá mil veces en las continuas referencias ochenteras, de películas, libros, cómics y videojuegos de 8-16 bits, se perderá en la jerga de máquinas recreativas y consolas de todo tipo. Cuesta creer que en un futuro, como 2044, la gente esté tan flipada por los Ochenta.

       2) La narrativa deja mucho que desear. Es muy simple, no sé en inglés (su idioma original), pero en castellano suena como si te lo estuviera contando, realmente, un chaval de catorce años. No me gusta la narrativa barroca, las piruetas rococós en el idioma, pero, de verdad que, “Ready Player One” es demasiado simple, en su desarrollo, para ser contada a un público de 35 p´arriba.

       Lo bueno: 

       1) Lo bueno es que viejunos frikis, como yo, saben, perfectamente, a que canción, a que película o a que videojuego hace referencia Wade en su narrativa. Fueron muchos años metido en las Salas Recreativas, viendo Cine, leyendo Cómics…

       2) La acción del libro: Desde pronto, su lectura engancha, y mucho. Estas deseando leer y leer, para ver como Wade va pasando retos, luchas y acertijos.

              P.D: Cline vendió los Derechos a la Warner hace ya bastantes años, para hacer una película, que se estrenará en 2018. En 2016, sacó “Armada”, libro que aún no he leído, pero que ha sufrido algunas críticas demoledoras, y basado, al parecer, en una invasión extraterrestre protagonizada por las naves de “Asteroids”… Este lo dejaremos para las próximas Navidades.


domingo, 12 de febrero de 2017

Historias de la Cripta. La Serie




        Los que tenéis ya unos años (más de treinta y cinco) seguro que recordáis la serie que os traigo hoy, en esta entrada tan aterradora. “Historias de la Cripta” es una serie de culto, estuvo en antena nada más y nada menos que siete temporadas, censurada en España en muchos de sus episodios (curiosamente no en EEUU) y no precisamente durante el Franquismo (89-96).

           En “Historias…”, el presentador de cada episodio es el Guardián de la Cripta. Un muñeco con aspecto cadavérico, bastante característico, que hace de introductor a cada uno de los relatos cortos. Prácticamente, todos los episodios de la Primera Temporada (seis en total en el DVD), están basados en obritas homónimas de los cómics de “Tales from the Crypt”, hoy considerados de culto y buscados y rebuscados, como verdaderos tesoros, en mercadillos y en webs especializadas.

         La lista de actores y directores participantes es de lo más interesante, pero como un apunte, por sus relatos cortos cinematográficos desfilaron tipos como Kirk Douglas, Brad Pitt, Tim Curry, Demi Moore, Michael Ironside o Arnold Schwarzenegger por citaros algunos.

          La serie ha envejecido bastante bien, a pesar de los más de treinta años que tiene a sus espaldas y la podréis encontrar a buen precio en cualquier web de ventas de la red.



           P.D: A mí, personalmente, me han regalado las dos primeras temporadas y el largometraje “Caballero del diablo” (la tercera temporada se ha estrenado en Dvd en Castellano en Febrero de 2017). Para forofos de los ochenta-principios de los noventa, los cómics y las series de culto. Sin duda, en mi opinión, imprescindible.