sábado, 19 de abril de 2014

Pastas & Té verde.

        Eran las cinco de la tarde cuando la divina Atenea, de glaucos ojos, se presentó en el Patio-Lavadero a tomar café con pastas del Lidl, previa invitación nuestra.
          Se presentó armada hasta los dientes, de vuelta de Ucrania donde había ido a dar una vuelta, a repartir hostias y sabiduría a partes iguales, con su casco dórico, su peplo jónico, un kalashnikov y dos granadas de mano. Le acompañaba la Niké de siempre, que revoloteaba por encima de los geranios, y una asfixiada (por el sol extremeño de abril) lechuza que buscaba desesperadamente la sombra.

          Micho I de Gato se desperezó de la siesta justo en el momento en que nuestra deidad invitada tomaba asiento. Pidió Pastas &Té verde. En la televisión emitían un episodio repetido de la versión americana de “Pesadilla en la Cocina”, y Micho I de Gato, entre lengüetazos al descafeinado de sobre, explicaba su opinión sobre la teoría de Olduvai, los relatos de Carver y el Jazz de la década de los cincuenta y sesenta. Los grifos volaban por un cielo limpio, alguno de ellos con un borrego entre sus garras, y la tarde se hizo amena, tranquila, y fructífera.

domingo, 12 de enero de 2014

Prometeo.

     El tipo que vino a revisarnos la luz se llamaba Prometeo. Un señor de mediana edad, simpático y atento, extrovertido, de incipiente barba y pelo alborotado, que enseguida hizo migas con nosotros. Le invitamos a un café con leche y aceptó encantado, aparcando su caja de herramientas junto a la puerta del Patio-Lavadero, nos habló de la subida de precios, de las subastas de las eléctricas y del poco trabajo que había en el sector, muy competitivo y con mucho pirata suelto arreglando enchufes, y eso que él se dedicaba al negocio eléctrico desde hacía relativamente poco.


(Imagen de Prometeo buscando los fusibles del Patio-Lavadero). 

       Pronto Micho I de Gato y yo reparamos que Prometeo era un tipo listo.  A pesar de la crisis, Prometeo había trabajado casi de todo, comenzó sacrificando bueyes en el matadero de Badayork y después haciendo trabajillos de poca monta, como recoger manzanas de temporada por las fincas de las Vegas Bajas del Guadiana. 
      Finalmente, la conversación derivó en su cuñada, una joven llamada Pandora que traía a media familia de cabeza, en los problemas que le había ocasionado su hígado en los últimos meses y en el viaje que va a realizar el próximo mes al Cáucaso, con todos los gastos pagados por la empresa, para estudiar el posible mercado eléctrico en la zona. Estaba encantado con la idea de dicho viaje, pues iba a aprovechar para fotografiar  la fauna y flora de la zona, sobre todo las míticas águilas caucasianas.

               Se despidió de nosotros no sin antes pedirnos fuego para encenderse un cigarrillo, y con la promesa de volver a vernos a su regreso, agarró su caja de herramientas con firmeza, y con una sonrisa arcaica corrió escaleras abajo...

viernes, 20 de diciembre de 2013

"Cruz Negra"

"Cruz Negra" es un cómic, en dos entregas, que de la mano de Pedro Camello y del guionista Gol, nos transporta a la Extremadura del S.XIII, de la reconquista leonesa, en una etapa convulsa y difícil, donde las órdenes militares jugaban un más que destacado papel... Una obra muy recomendable. 

 Aprovechamos, tanto Micho I de Gato, como yo, para desearos un Feliz Año Nuevo. Andamos muy ocupados, pero eso no significa que nos olvidemos de nuestros Contadores de Estrellas. Miles de aventuras nos acontecen, pero la falta de tiempo nos impide narrarlas, bajo el signo de Orión...

domingo, 6 de octubre de 2013

Sol de gatos.



Es oficial. Tendremos quinto librito de relatos cortos en poco más de un mes. Su título "Sol de gatos", así que ya estáis ahorrando para haceros con un ejemplar. Debemos dar las gracias a Maria Rodrigo, en primer lugar, por su paciencia, por su magnifico trabajo en el diseño de la portada y contraportada y por sus fotografías. A Carlos Reyman Güera por su fantástico prólogo y por su interés en este proyecto. A Francisco "Fran" García Fernández por su acertadísima corrección, sus valiosos comentarios y por sus enriquecedores consejos. Y a Carol por corretear, desde el primer momento, y durante tres meses, detrás de un prologuista que no quiso serlo... Lo dicho "Sol de gatos", a la venta a mediados de noviembre. Maullidos de parte de Micho.

martes, 1 de octubre de 2013

Buscando a Orión...

…Micho I de Gato miraba, con sus enormes ojos amarillos, el nuevo día amanecer desde el Patio-Lavadero. Había pasado, como buen felino, la mitad de la noche despierto, leyendo la prensa del fin de semana anterior y escuchando, bajito, la radio.

 ¿Sabes?, ronroneó, hace tiempo que no veo a Orión, el cazador, tintinear allá arriba.


 Con este tiempo, no me extraña, musité con mi café en la mano. Pero te aseguro, añadí guiñando un ojo, que está por allí arriba, avizor, pendiente a todo lo que se mueve…

sábado, 7 de septiembre de 2013

Lluvia, charcos, poemas y Duke Ellington.

     ...La primera, y posiblemente última, tormenta de verano, duró un café con leche, corto de café, en la terraza de casa. Las cuatro nubes descargaron fuerte durante cinco minutos y después dejaron paso a una llovizna, pertinaz, que daba gusto verla.
    Micho I de Gato y yo hablábamos sobre la literatura de Carver, de Monzó y de Poe. Micho recitó algún poema, melancólico, reflexivo. La gente correteaba por la avenida, allá abajo, un poco sorprendida por la lluvia. 
     Durante mucho tiempo callamos, viendo los charcos en el Patio-Lavadero, y ninguno nos dijimos lo que pensábamos. 
    Finalmente, Micho maulló, y yo puse, bajito, a Duke Ellington...

domingo, 11 de agosto de 2013

La carrera de carros.

...Los carros pasaron tan rápidos que apenas nos dio tiempo, a Micho y a mí, de dar un salto atrás, justo cuando nos disponíamos a cruzar por el paso de peatones, la concurrida avenida.
       Uno de los que conducía velozmente, adelantando a todos los demás vehículos como un loco, lo conocíamos de vista del barrio. Se trataba del orgulloso Pélope, que conducía un Poseidón Alado del 99, amarillo chillón para más señas, y con doble motor en V. El carro que le seguía de cerca, con la velocidad del rayo y poniendo en peligro a medio barrio, era el Ares Coupe, negro metalizado, de otro tipo del barrio, el arrogante Enómao, dueño de la pizzería Pisa&Olimpia.      
        Aunque, a decir verdad, el que conducía era Mírtilo, un tipo que tenía un taller mecánico dos calles más abajo y que había sido profesor de autoescuela.
       Los vecinos vociferaban y amenazaban con los puños a tan estúpidos amos del volante, y algunos no dudaron el telefonear a la policía mientras los dos vehículos se perdían por el final de la avenida mientras realizaban adelantamientos imposibles.
       Una bella y sofisticada joven exclamó, a nuestro lado: ¡¡Vuela Pélope, marfileño hombro!! Y Micho ronroneó: Duncan, ¿Tú entiendes algo de todo esto? Absolutamente nada, le contesté al albinegro felino.



 P.D: Al día siguiente nos enteramos por la prensa local que aquella carrera de carros había acabado, como era de esperar, en accidente mortal. El Ares Coupe de Mírtilo y Enómao volcó poco antes de llegar al Templo Corintio, octástilo, de Nuestro Señor de Poseidón de los Mares, Lagunas y Charcas (muy venerado a este lado del Guadiana), falleciendo Enómao en el siniestro… 

miércoles, 3 de julio de 2013

Relatos Monodosis

Markos Arroyo, amigo y contador de estrellas, ha editado una joyita de libro: "Relatos Monodosis", un compendio de cuarenta relatos cortos que son un verdadero tesoro. No lo dudéis, este verano: "Relatos Monodosis". Es un libro genial. Garantizado.

lunes, 17 de junio de 2013

martes, 11 de junio de 2013

Escalada Miau...

Escalada Miaaauuuuu...

martes, 28 de mayo de 2013

Una de Gatos, por favor... :3


...Aquí os dejo una recopilación de vídeos gatunos bastante graciosa...

P.D: Micho aprueba este post.

jueves, 23 de mayo de 2013

El Principio de Gatímedes.

...Está científicamente comprobado...

miércoles, 15 de mayo de 2013

Las ventajas de tener un gato...

... Micho I de Gato aprueba este post, y no sólo eso, él añadiría: "Te acompaña en tus lecturas", "Te cuenta historias mitológicas"...

martes, 30 de abril de 2013

Ferretería Hefestos.


            Volvía de comprar el pan y la prensa económica de Micho I de Gato cuando vi una enorme algarabía en la avenida. Bajo un enorme rotulo que rezaba “Ferretería Hefestos”, se abría un nuevo negocio en el barrio, y la gente, curiosa, se apiñaba en sus escaparates en el día inaugural.

             Intrigado ante tanta expectación, no pude resistirme a la tentación de acercarme. El negocio ofrecía todo tipo de artículos de ferretería: Tornillería, cuerdas, cadenas, bombillas, maquinaria de todo tipo… Y no solo eso, sino que también productos artesanales que los propios ferreteros fabricaban en una forja en la trastienda: Anclajes, armaduras decorativas, cinturones y hebillas…Hasta castañuelas…

            …Por lo que pude oír, mientras visitaba maravillado el local, el negocio es familiar. Lo rige una pareja un tanto peculiar. Él, un tal Hefestos, es un tipo bastante feo, con pinta de lisiado y con una cojera muy visible. Ella, Afrodita, una bella joven que quita el hipo a cualquier mortal y que el día de la inauguración mostraba un generoso escote y un sublime cinturón, obra al parecer, de la forja de su marido.

            La gente en el barrio estaba encantada, y deseaban a la pareja el mejor de los éxitos. Algo que es difícil, porque la competencia en precio, no en calidad, de los chinos, la van a notar enseguida.

            Los empleados, gente joven, iban y venían por los pasillos, serviciales, atendiendo cualquier duda de la clientela. Cedalión, Alcón, Eurimedón… Rezaban sus camisas relucientes, y yo aproveché mi estancia para hacer una copia de llave y comprar un pegamento. En la puerta también compré un cupón de la ONCE (Organización Nacional de Cíclopes Españoles) a un cíclope, y vi como un tal Ares, un camorrista del barrio se enzarzaba a hostias con unos chicos en la esquina cercana bajo la atenta mirada de Afrodita que salió a la puerta a ver cuál era la causa de tanto alboroto…

            …Cuando llegué a casa, Micho I de Gato debatía con mi divina Atenea, la del peplo jónico y glaucos ojos, nacida de un dolor de tarra de su padre, la participación de Portugal en la Primera Guerra Mundial mientras tomaban un café con leche. “¿Hefestos?”, inquirió mi deidad con una ceja alzada. “Si yo te contara…”, bufó la Partenos justo en el mismo momento en que su búho se cagaba sobre mi taza recién servida…

lunes, 22 de abril de 2013

Cloris


…Perséfone paseó su minifalda, su exuberante cabellera  y su sonrisa por la avenida y dejó de llover. Pasamos del frío y la lluvia a los treinta grados y a las korés en tanga en apenas un par de días. Los Grifos llegaron y anidaron en los eucaliptos del vetusto Guadiana mientras que los estornudos alérgicos poblaban las calles de Badayork y los lotófagos trapicheaban con sus flores, recién llegadas de la isla de Yerba, que hacen olvidar a los que la consumen la crisis económica, los problemas familiares y hasta el nombre propio de cada cual…
… Yo corregía exámenes en los cuales se afirmaba “…Hernan Cortes fue un tipo que se alió con el Che Guevara  para luchar contra la dictadura déspota de Bill Gates…”, y  Micho I de Gato escuchaba Jazz en el Patio-Lavadero mientras leía un artículo periodístico sobre la situación económica en Tanzania y tomaba apuntes para un futuro libro sobre “Economía y Gatos en el África actual”, cuando sonó el timbre de la puerta.

 “Abre Duncan”, susurró con un breve maullido sin levantar la cabeza del texto y moviendo brevemente el rabo.
 Me levanté tras poner un 7,8 al examen que tenía en la mano, (había que reconocer que era de los mejores…), y abrí la puerta con fatigoso trabajo. Aún tenía que corregir cincuenta y tres exámenes más.

 “Buenos Días, caballero”, me sonrió una hermosa chica en el umbral mientras me extendía una mano con una tarjeta. Llevaba un ramillete de flores de diversos colores, el pelo recogido en una diadema de lirios y pensamientos, un sugerente escote y una nívea y amplia sonrisa que me alegró el alma casi tanto cuando se me aparece mi querida diosa, Atenea, tras tres absentas los sábados por la noche o mi musa, Clío, cuando me caigo escaleras abajo…

Tomé la tarjeta y leí: “Cloris y Céfiro. El Imperio de las Flores. Especialistas en todo tipo de Flores. Badayork”.  “Somos nuevos en la ciudad”, informó la chica mientras señalaba la tarjeta. “Yo soy Cloris”, dijo y volvió a sonreír.”Tenemos todo tipo de arreglos florales, todo lo que necesite: Bodas, Entierros…”.

 “Me gusta el Marketing de ir puerta por puerta”, le contesté. Y Cloris sonrió nuevamente. Me ofreció una Flor de Jara que acepté encantado y se despidió con un risueño guiño.

 “Una chica emprendedora, me gusta.”, maulló Micho, y yo no pude estar más de acuerdo con el gato-frac…

lunes, 1 de abril de 2013

"Hormigas negras de tamaño inusual, voladoras y torponas"



... Afuera llovía tímidamente y Micho I de Gato y yo mirábamos por la ventana del salón como la gente iba y venía por la Avenida, algunos cubiertos con paraguas de llamativos colores y muchos sin ese consuelo, pero inmunes a la lluvia primaveral. Algún fugaz Grifo cruzaba veloz el cielo, por entre las antenas de televisión y las parabólicas, buscando algún campanario donde anidar, y nosotros escuchábamos un solo de saxo muy bajito, imaginando un concierto de los que hacen época. Polifemo vendía sus cupones en el quiosco de la ONCE (Organización Nacional de Cíclopes Españoles) mientras suponíamos que escuchaba, ufano, la tertulia matutina radiofónica.
            En un escaparate donde anunciaban los inminentes Misterios Eleusinos, junto a su madre, Démeter (Profesora en la Facultad de I.T.A, Ingenieros Técnicos Agrícolas), la vimos. Sus desnudos brazos blancos y aquella melena difícilmente podrían haber engañado a nuestros sentidos. Se trataba de la bella Persefone, cuyo nombre nunca he pronunciado en voz alta, por miedo a que tanta belleza degenere en caos y destrucción. No sé veía por ninguna parte a su marido, el umbrío juez, ni a todo el sequito de siniestros abogados y fiscales que suelen acompañarle en comitiva en sus escasos paseos a la luz de Helios, liderados por Hipnos y Tánatos.
            En segundos, las nubes que cubrían el cielo y que amenazaban con redoblar su intensidad de aguacero, se disiparon. Desde la quinta planta, la pudimos ver sonreír al iniciar de nuevo el paseo de mano de su madre. Algún viandante se paró a observar el hermoso Arco Iris que nacía en el cielo, como un enorme arco del triunfo, y Micho I de Gato y yo comentamos que lo próximo que nos quedaba por ver es el regreso de esas hormigas negras de tamaño inusual, voladoras y torponas, que inundan la calle, las ventanas y los campos, cuando llega abril…

jueves, 28 de marzo de 2013

Lío en Leuctra.


… Es cierto, con Micho I de Gato no suelo alternar tanto como lo hacía con mi querido Michel IV de Gato, que desde hace algunos años ya está discutiendo en los Campos Eliseos sobre Revoluciones Sociales con algún pobre Olímpico, pero cada vez que salimos una de esas noches oscuras y frías, de garitos filosóficos y bombilla de veinticinco watios, nos encontramos a estos dos metidos en algún lío…
            …El pasado sábado fuimos a un local en la Avenida, refugio de solitarios y amargados, llamado “Leuctra”. Micho I de Gato conversaba con un tipo que teníamos junto a la nosotros sobre la Agricultura de Subsistencia en Kenya y yo saboreaba mi tercera hada verde mientras Bessie Smith me hablaba de mundos rotos con su blues casi olvidado. Entonces, sobre la dos y media de la mañana, entraron aquellos dos, y supe que la noche se iba a torcer. Una era rubio, flaco y fibroso, de ojos azules, y el otro un poco más alto, regordete y con barba. A pesar de su parecido, no eran Terence Hill  (mítica Mano Derecha del Diablo) y Bud Spencer, sino Epaminondas y su marcial colega Pelópidas. A los dos le di clase en su pueblo natal, Nueva Tebas del Guadiana, hace muchos años y los conozco bien, y por los rollos de los pueblos de la Vetusta Extremadura, de esos de quítame de allí aquellas lindes, se suelen llevar a matar con los habitantes de la Rivera de Esparta, otro pueblo de colonos cercano a Badayork…
            No sé como comenzó todo, pero el caso es que cuando me servía mi cuarta enmienda, el tipo con el que hablaba Micho, fue a aterrizar encima de mi mesa hecho un ovillo. El propio Micho, ágilmente, saltó a mi lado evitando una botella voladora y bufando al tiempo. Aquellos dos liantes no compartían la opinión generalizada que había en la sala, de mayoría espartana y espartista, sobre la Agricultura de Rozas y su relación con la Ganadería de Subsistencia de ciertos países africanos, y aquellos fue el detonante de una verdadera batalla campal a la que asistimos Micho y yo agazapados debajo de la mesa, en la que volaron vasos, botellas, guantazos y patadas y que fue conocida como la Batalla de Leuctra, con varios heridos, contusionados y un artículo de 150 palabras en la esquina de la página 17 del periodicucho local.
            Tras media hora de una coreografía de hostias bien repartidas, Epaminondas y Pelópidas salieron por la puerta mientras decían algo de ir a otro local llamado “Mantinea”, que al parecer está muy bien, y que Micho y yo memorizamos para no ir por allí ni aunque nos lo pidiese la mismísima Atenea, con su peplo jónico…

lunes, 11 de marzo de 2013

Que no nos vamos...

Estamos convencidos de que muchos/as contadores de estrellas os estaréis preguntando por donde andamos. Ni rastro de Micho I de Gato ni del amigo Duncan de Gross...
... Hemos tenido una serie de problemas en el Patio-Lavadero, nada grave, un par de reformas y en medio un par de salidas nocturnas, algo de jazz y mucha lectura... Y eso nos ha tenido desconectados toda esta temporada, pero no desesperéis que volvemos a mediados de abril con nuevas y trepidantes aventuras mitológicas que contaros. Os deseamos en nuestra ausencia lo pispo de siempre: Maullidos y Absentas. :3

domingo, 13 de enero de 2013

Admeto y Alcestis


   … El ruido de la calle, provocado por el rugido de leones y el gruñido de los tercos jabalíes, era culpa del nuevo carro tuneado del nuestro admirable Admeto, que participó junto a Micho y a mí en nuestra aventura en busca del Guarrino de Oro (fue unos de los Bellotonautas. Ved entradas anteriores del blog).
Apagamos la voz de Billie Hollidays y dejamos la pertinaz lectura para observar, desde la ventana del salón, el revuelo levantado en la calle con el flamante carro adquirido con la nueva subvención del gobierno para la adquisición de vehículos nuevos y semi-nuevos, así como de “kilómetro 0”.
Admeto venía a buscar a su inminente esposa (ya que se casan este próximo fin de semana en el Templo Dórico hexástilo de Nuestra Señora de Artemisa), Alcestis, la hija de Pelias, el director de la famosa empresa Yolcos International, que vive en el tercero derecha.
Tanto el padre como la chica quedaron francamente admirados ante la presencia de Admeto al que deseamos todo lo mejor, y que venía acompañado del altivo Apolo, compañero mío en el club de Tiro con Arco (tiene y practica con un arco olímpico) y que me cae francamente regular al contrario de su hermana, Diana, que practica el Long Bow…
Les saludamos desde la ventana antes de partir avenida arriba mientras manejaban aquel admirable transporte, y Micho reparó, que en el níveo rostro de Apolo una sombra de preocupación se cernía, quizás relacionada con la joven pareja amiga que rezuma el amor y creemos que llevan la bendición de Artemisa consigo…

lunes, 31 de diciembre de 2012

Feliz Año Nuevo 2.013

Queridos Contadores de Estrellas: Desde el Patio-Lavadero, Micho I de Gato y yo os queremos desear un Feliz y Próspero Año 2.013. Ojalá que este nuevo año que comienza nos traiga a todos Salud, Trabajo y Felicidad. Recibid un fuerte Maullido de nuestra parte.