En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Golem. Lorenzo Ceccotti



        Cuando se publicó “Golem”, de Lorenzo Ceccotti (Aka LRNZ), varios medios especializados italianos, entre ellos “La Repubblica” y “La Stampa”, lo celebraron por todo lo alto, con unas críticas muy favorables, y entusiasmados por esta novela gráfica. Y la verdad, no es de extrañar, porque “Golem”, con su estética de manga japonés, su historia futurista y su impresionante colorido, enganchan pronto.

         Nos encontramos en un futuro no muy lejano (2030). Europa y Asia se han unido en una Federación. La moneda es el Pseudo. En Italia no existe el desempleo, el país se ha convertido en una gran potencia (más de lo que ya es), ha desaparecido la pobreza, la educación está al alcance de cualquier bolsillo y la sanidad ha avanzado una barbaridad.  El capitalismo, liderado por las grandes corporaciones financieras y diversas marcas mercantiles, ha triunfado en todos sus frentes. La gente es feliz, y basa esa felicidad en el consumismo desatado, de toda clase de cosas, productos y artefactos. En este escenario, Steno, un chico que sufre el acoso típico en clase, ve como secuestran en un atasco monumental a Rosabella, amiga, e hija del Primer Ministro italiano (Filagone). El propio Steno, es hijo a su vez, de un científico, inventor de un dispositivo para desactivar toda la nanotecnología. Pronto, se verá envuelto, junto a los comandos Shorai, que luchan contra el Estado, en una operación de rescate que irá más allá, a la revolución social, para cambiar el orden de las cosas… Será el principio, sin duda, de un nuevo y diferente futuro.


         Con referencias a “1984”, “Matrix”, pero sobre todo a “Akira”, esta novela gráfica es como montarse en un coche de carreras, a toda velocidad, y sin apenas darte tiempo en un primer vistazo a darte cuenta de todos los detalles, porque vas taaaan rápido, y todo sucede tan deprisa, que si pestañeas, te lo pierdes. Desde luego, muy recomendable.

No hay comentarios: