En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

sábado, 1 de octubre de 2016

Alicia a través del espejo.

  

       La secuela de "Alicia en el país de las Maravillas" se estrenó hace unos meses, pero yo hasta hoy, no había podido verla. "Alicia a través del espejo" nos invita a volver al mágico mundo de una Alicia ya mayorcita, capitana de barco (El Maravillas, como no), que debe regresar para salvar, en esta ocasión, a su amigo El Sombrerero Loco, de una depresión como la Catedral de Badayork de grande.

       En el mundo real, Alicia está a puntito de perder todo lo que le importa: Su barco, su forma de vivir, sus acciones... En el Mundo de las Maravillas, el Sombrerero descubre los restos del primer sombrero que hizo, lo cual le hace recordar a su familia desaparecida por culpa del dragón Galimatazo, bajo las ordenes pérfidas y malvadas de la cabezona reina de corazones. Para intentar arreglar el entuerto, Alicia deberá robarle al Guardián del Tiempo (Sacha Baron Cohen) la crono-esfera con la que podrá viajar en el Tiempo, al pasado, para cambiar el curso de la Historia del País de las Maravillas, aka Loquilandia.

       Entretenida visualmente, a veces se me ha hecho pesada, larga y aburrida. Narrativamente no es para tirar cohetes, pero se deja ver. Los personajes secundarios pierden peso en esta nueva película. Secundarios, más secundarios que nunca. Si has visto la primera parte, esta segunda sigue el mismo estilo. Ahí lo dejo.

        Personalmente, me sigo quedando con la versión Disney y, sobre todo, con la serie alemana de dibujos animados de los ochenta.


No hay comentarios: