En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

miércoles, 23 de marzo de 2016

Micho y el águila de la ventana.

   Micho I de Gato llevaba un buen rato mirando por la ventana. La tarde había transcurrido leyendo la prensa económica nacional, que acabó hecha trizas por parte del gato-frac, mientras que escuchábamos a Charlie Parker.

   Al cabo de un rato, Micho alzó un poco las orejas, y sus ojos de sierpe se dilataron para escudriñar un poco más el cielo de Badayork. Había algo que le había llamado poderosamente la atención. 

   En un primer momento pensé que estaría observando a Perséfone, que de mano de su madre (la venerable Ceres), lleva unos días paseando por la avenida, viendo escaparates, conversando con amigos y conocidos, compartiendo risas, madre e hija.

 Pero no. Micho se estiró todo lo largo que es y preguntó casi en un murmullo:

-          ¿Cómo se llamaba aquel pastor de ovejas que solía ir con su rebaño por las orillas del Guadiana?
-          ¿El joven?, inquirí, mientras me servía un tinto de Almendralejo en la copa de plata, que la divina Atenea, la de glaucos ojos, me había obsequiado hace un par de veranos.
-          El mismo. Siseó Micho.
-         Ganimedes, le contesté brindando por él. ¿Por qué?
-         Porque lo he visto volando en garras de una enorme águila… Maulló Micho volviéndose a la ventana.


    Y, con certeza, pensé que Micho se había equivocado, y que posiblemente su vista le había jugado una mala pasada, o que, en realidad, había visto un F5 de la Base de Talavera la Real…

No hay comentarios: