En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

martes, 22 de diciembre de 2015

Alicia en el País de las Maravillas y Alicia a través del Espejo. Lewis Carroll

Han pasado ya varios meses, quizás seis o siete, desde que me comprara en una pequeña librería de Herrera del Duque esta edición de Alicia en el País de las Maravillas y Alicia a través del espejo.


 Sucedía que tenía un pequeño apartamento alquilado justo enfrente de dicha librería, y esta era mi perdición a la vez que fortuna para sus propietarios, pues no pasaba día en que no hiciera algún gasto en ella (o en la otra que también había en el pueblo, y en la cual se regocijaban mucho al verme entrar en el local).

 Una de las muchísimas compras que realicé, en mi estancia en Herrera del Duque, fue esta edición de Alicia. Me llamó la atención desde el primer momento, y es que he de confesar, como un gran pecado, que no me había leído hasta el momento este delicioso libro. Algún texto había caído, eso sí, pero poco más. Y al ver estas geniales ilustraciones de John Tenniel... No me pude resistir. Siendo niño recuerdo haber visto la película de Disney, y posteriormente visionar entera la maravillosa serie alemana (¿O era japonesa?): Alice im Wunderland, la cual adquirí después de treinta años, original, y a un precio bastante ridículo para mi entender. Y, ya hace unos años, también me tragué la película de Johnny Deep, en la que me quedé un poco descolocado...


Y claro, este desconocimiento de la obra de Carroll, me había hecho asentar en mi mente una serie de errores que, gracias a la lectura, he podido corregir. No tiene ni que decirse que el libro es una maravilla, quizás me haya gustado más Alicia a través del Espejo, donde he disfrutado mucho con el poema de La Morsa y el Carpintero y la asombrosa partida de ajedrez que convierte a Alicia en toda una reina.


Algo que realmente agradezco de esta edición, son los inteligentes comentarios del traductor, Jaime de Ojeda, que te informan, de manera pertinaz y concisa, de los pequeños detalles que un humilde lector, como yo, se perdería sin dudarlo.


No quiero entrar a describir, con parrafadas insulsas, las diversas partes del libro, ni diseccionarlo como mal cirujano. Para eso ya hay miles y miles de estudios psicológicos, filológicos, y hasta matemáticos de la obra. Simplemente, mi aporte, pequeñito, va dirigido a los que no habéis leído el libro... Para que lo leáis, que seguro que lo vais a disfrutar. Garantizado.

P.D: Todas las imágenes, salvo la de la edición que me he leído, las he tomado "prestadas" de Google. Lo digo por si alguien se mosquea... ;-)

No hay comentarios: