En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

lunes, 27 de octubre de 2008

El Caballo de Madera


Hoy andaba yo por el Salón de la casa, divagando como resolver el contencioso político-económico-social, que tengo con Michel por la cuestión de la gobernabilidad legitima, que ambos ambicionamos, sobre el Patio-Lavadero, cuando he pedido, a través de mis suplicas a Atenea, mi diosa, una ayuda divina.

Nada más desearlo, se me ha presentado allí, en mitad de mi Salón. La Gran Atenea, nacida de la cabeza de Zeus, nunca una diosa dio tantas migrañas a un padre. Estaba grandiosa, altiva, con toda la parafernalia que suele acompañarla. Armada hasta los dientes, con casco, armadura, portaba una lanza, un escudo, y de su espalda caía, gracioso, un peplo tejido artesanalmente, creo que también llevaba un par de granadas de mano y un Kalashnikov, pero eso son detalles nimios.

- “¿Qué se te ofrece, Duncan de Gross, nacido bajo el Signo de Orión?”.
- “…Una solución, mi diosa, son ya meses de batalla contra el siamés, adueñado de mi Patio-Lavadero, pone contra mi a toda la Corte de Justicia Internacional, a Estrasburgo, y al Estado de Utah…”.
- “… Ya veo mi acolito, haz lo que bien te digo, construirás un caballo de madera, ni muy grande, ni muy pequeño, perfecto para que en su vientre de madera te contenga, y lo presentaras a las puertas del Patio-Lavadero, anunciando a ese gato de Hefesto, hijo seguro de Selene, tu intención de retirarte de la batalla…”.
- “Pero, Oh mi diosa, yo no soy carpintero, y ni en Ikea ni en Leroy-Merlín venden caballos de madera…”
- “Se lo encargaras a esta pujante empresa…”, y me ha tendido una tarjeta donde rezaba: “Dédalo e Hijo. Arquitectos-Ingenieros Civiles. Pídanos Presupuesto sin Compromiso.”, tú di que vas de mi parte, que eres devoto de la Gran Diosa Atenea, si lo encargas en roble te hacen un 20% de descuento…”.
- “…Los conozco, Oh, mi deidad, el hijo se ha dejado el costillar en un par de ocasiones en el Patio-Lavadero probando ciertas alas… Oh, mi divinidad, mi favorita entre las diosas”, he continuado, “… Pero, ¿Cómo haré para que Laocoonte, que es el Presidente de la Comunidad de Vecinos, viudo de las narices, y sus dos hijos solterones de hormonas revueltas, me dejen subir el caballo en el ascensor sin que me monten un escándalo, o me denuncien en la próxima Junta Vecinal?”.
- “De esos tres me encargo yo, caballero Duncan de Gross, les mandaré sendas víboras, de mala ralea, prostitutas que les ahoguen, les asfixien con sus brazos de placer, como buenas sierpes, ellos buscarán el aire que les faltará, mientras tu subes el caballo a las puertas del Patio-Lavadero…”

Y de repente, en un maullido, hemos escuchado, mi diosa y yo, que absortos, planeábamos nuestro divino plan:

- “¿Os queréis callar de una jodida vez que no me dejáis leer tranquilo “El País”?.

Era Michel IV de Gato, que con sus gafas “de ver de cerca” ojeaba el diario en el Sofá. Se nos había pasado ese detalle, el misino estaba allí…

Para disimular, he invitado a Atenea a tomar un café, la cual ha aceptado encantada mientras dejaba apoyada la lanza junto a la tele…

13 comentarios:

JMEC dijo...

QUE HISTORIA TE MONTAS,YO ME HE CREIDO QUE LO QUERIAS METER EN LA LAVADORA,MEJOR QUE SEA EL CABALLO DIGO YO,Y SI ES DE CARTON MEJOR POR QUE COMO NO TE FUNCIONE EL ANCERSOR LO TIENES CLARO......HASTA PRONTO VIEJO......EN MI BLOG HOY MIEDO.....

danae rain dijo...

Vamos por parte Duncan.
Primero: te has montado una Odisea la más de gatuna.
Segundo: me parto de risa con tus versiones.
tercero: te voy a contratar para que me escribas los guiones de mi blog o simplemente seas mi negro.
cuarto: he detectado que prefieres a las diosas en vez de a las mortalas (ejemplo la monitora calentita de tu gym)
Quinto: no me gusta el adjetivo que das al pobre Laocoonte, que bastante tiene con gobernar a semejantes vecino.
Sexto: no puedo dejar de mirar un fin de semana tu blog porque miras la que montas.
besitos troyanos

danae rain dijo...

Y releyendo lo que he escrito he visto que pongo eses donde no las hay, y a otras palabras se las quito. Es que llevo todo el finde sin escribir y se nota.

Anita dijo...

La verdad, Duncan, es que en menudos jaleos te metes. ¿ahora tienes que construirte el caballito? Ve pidiendo prespuesto en Maderexsa o por ahi.

¿Y después de estar planeando todo cómo no os disteis cuenta que Michel andaba por ahi? Esos detalles hay que cuidarlos si estás preparando una ofensiva de tal magnitud.Jajjaja. Muy buen post.

Muakk

Lupita dijo...

Ja, ja, ja, ja... Hoy me he reído mucho sí ¿Sierpes prostitutas? je, je,je...

firmin dijo...

Sorprendes siempre, eres el barroco del barroco, la mitología de la mitología,"caballero duncan de gross", qué bien te va ese entrecomillado completo.
Y danae defendiendo a Laocoonte, que bastante tiene con las serpientes y sus hijos que no se independizan desde la época helenística. Un caos. Esto parece el patio-lavadero.Me estoy quitando las líneas-dogal del cuello que llevan a todo trapo hasta el final de tu historia. Besos.

cristal00k dijo...

Pues lo siento por Athenea y por tí querido Duncan, pero si al gato protegido de la Luna y Vulcano, le ha dado por invadir con sus fragancias tu patio-lavadero...jodido lo tenemos.
No hay cosa más tozuda que un gato, y si a éso le añadimos que son más listos que el hambre... yo de tí me compraba un cajon con arena, jajaja! (te lo dice una que tiene 2)
Un beso y suerte!

Enredada dijo...

Duncan, una historia más delirante y buena que la otra!!!!
que gatuno inoportuno!!!! escucho todo!!!!
Dios! ya no se puede hablar tranquilo ni en la propia casa de uno!!!!
besotes!

la pequeña candi dijo...

¿Tu crees que funcionará?
Dile a Dédalo e hijos que el caballo te lo hagan de aglomerado que seguro que abaratará el coste bastante, que tal y como está ahora la cosa el cedro debe valer un huevo... ¡y Michel ya no tiene así que ya sabes a quien le toca darlo!
Un besazo y ¡no te rindas!
Cuidadín con Atenea que se las trae...

Duncan de Gross dijo...

Hola a todos/as!!, me alegra que os gusten las peripecias de Michel IV y su peculiar universo, jajaja, soy yo quien las narra y aún así no puedo evitar reirme un rato, un besoteee!!

Laura dijo...

Muy bueno el post, me he reído mucho.
Besos.

Carlos dijo...

Se me había pasado este capítulo jeje. Esto es una clase de mitología y lo demás son tonterías. Que fallo para una diosa soltar todo eso delante del puto gato jajajaja.

Merce dijo...

Ja ja, espero que haya colado.
Besos