En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

jueves, 4 de septiembre de 2008

Edward Hopper








No sé si conocéis la obra de Hopper. Edward Hopper. Es, a mi parecer, uno de los artistas americanos del S. XX más interesantes, sobre todo en su segunda etapa. Hopper, como todos los jóvenes pintores norteamericanos de principios de siglo, pronto se vio interesado en el arte que se realizaba en la vieja Europa, y hasta allí se desplazó para conocer lo que se cocía.


Pronto, cayó bajo la influencia, tardía, del Impresionismo, y digo tardía porque en Europa hacía casi 25 años que nadie hacia Impresionismo, salvo, quizás, el longevo Monet obsesionado con su serie de Nenúfares. Desde sus inicios artísticos Hopper realiza una pintura ordenada espacialmente, muy nítida, muy lumínica, captando el momento de la escena: Unas regatas, un acantilado, una playa, un puente, una casa junto a una vía (que inspiró posteriormente a Hitchcock para su famosa “Psicosis”)…









Sin abandonar sus principios, ya que posee un estilo muy personal, diría que inconfundible, podemos decir que Hopper fue evolucionando, al menos en sus temáticas, hacía cuadro que reflejaban una América muy particular, con un realismo metafísico que recuerda, con diferencias, al de De Chirico. Se trata de personas y lugares anónimos, en moteles de carretera, gasolineras, desnudos femeninos en habitaciones de hoteles baratos, bares nocturnos, lugares inhóspitos, solitarios, con un halo de misterio y, en ocasiones, de una tristeza fría, desoladora, dentro de una realidad que es, a la vez, cruda y banal. Suelen ser composiciones de una, dos, tres figuras máxime, muy sintetizadas, sin grandes detallismos que descentren al espectador de lo que es el tema principal.


No sé, pues, si conocéis la obra de Hopper, Edward Hopper, pero yo os invito a disfrutar de algunas de sus obras, lo demás, debe ser cosa vuestra…


P.D: Mis dos obras favoritas son con las que abro el post: "Gas" y "Nighthawks".

6 comentarios:

Carlos dijo...

Había visto algunos cuadros, pero no sabía de quién eran. Tienen una pinta triste, no sé... Y más que una América "muy particular", la veo típica-tópica jeje con sus moteles, bares de carreteras, etc.

Lo que dices de los bares nocturnos y personajes solitarios me recuerda a muchos temas de Springsteen, pero en especial a Long walk Home (Magic 2007) y sobre todo al videoclip del mismo.

Me ha gustado la lección de arte de hoy pájaro jeje. Ta otraaa!

Duncan de Gross dijo...

Jajaja, me alegro que te haya gustado, sabía que tú y Hopper os llevariaís bien Carls ;-)

JoPo dijo...

bello!!!!!!!!!!!

Lupita dijo...

Está bien, sí, me gusta la casa inspiradora de Psicosis...

Duncan de Gross dijo...

Sabía que este post os gustaría...

Anónimo dijo...

Yo creo que lo he visto en alguna portada de algun disco. Carolina