En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 27 de noviembre de 2016

600 Millas



        “600 millas” es la historia de Arnulfo, un joven mexicano de Sinaloa que está metido en el tráfico de armas, junto a un colega norteamericano. Uno las compra y el otro, Arnulfo, se las lleva a México. En apariencia, es algo sencillo, y que Arnulfo se le da bien hasta que un bien día, Hank Harris (Tim Roth), un veterano agente de la ATF se cruza con él en un pequeño incidente.

       Sin comerlo ni beberlo, como el que no quiere la cosa, Arnulfo secuestra a Hank. Desde ese momento comienza una relación de “confianza” entre los dos, a pesar de que son enemigos, se necesitan mutuamente para salvar el pellejo desde el primer momento en que se meten donde no deben…

        La película se puede dividir en dos partes: Una primera que es como jugar al San Andreas, o cualquier juego de estos de pillar un coche e ir de aquí para allá. Algo que, a mí, que no conozco los EEUU, ya me parece costumbrismo americano. La facilidad para conseguir armas en USA, el culto a las armas, todo está muy presente. Después, a raíz del incidente que une a los dos protagonistas, la película se vuelve un poco “ida de pinza”. Hablan del tráfico de armas, de los dos países, de la gente en general, de la caza, de los frijoles, de béisbol… Tiene escenas nocturnas donde no se ve un carajo, algo de road movie… Lo mismo se llevan bien, que se mandan al carajo.


        La película no está mal. Tampoco me pareció para tirar cohetes, pero es interesante el clima que se respira de tensión a lo largo de toda ella. La segunda parte es un poco más dinámica, estas más a la expectativa de lo que pueda ocurrir, se nota más la deshumanización y violencia de este tipo de negocios y ambientes, quizás se alargan más las escenas (en mi opinión, podría hacerse un recorte de algunas partes que pecan de bucólicas, escenas en las que la acción narrativa ya se ha acabado, pero la cámara sigue grabando allí medio minuto más, sin venir a cuento…), el final me dejó con el culo torcido (quizás porque es de lo más real), pero no deja de ser una película entretenida, interesante de ver.

No hay comentarios: