En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

sábado, 28 de mayo de 2016

"La caza" (Night Fare) de Julien Seri.

       “La caza”, de Julien Seri, (Night Fare) es la última película que me he tragado últimamente. Me ha parecido una película lo suficientemente interesante como para dedicarle una entrada. Tras salir de fiesta por París, dos amigos desfasados, uno más que el otro, vuelven a casa andando por unas calles solitarias e inhóspitas. Uno espera que aparezcan los Warriors en cualquier momento, pero no. En su lugar, aparece un taxista silencioso, al cual no le pagan tras realizar su servicio.
(Paga al taxista, por tu bien)

        El taxista, como en aquella mítica “El diablo sobre ruedas” de Steven Spielberg (aunque en aquella no veíamos al conductor, y en teoría, no había motivo aparente), se coge un rebote del quince. Y va a hacer todo lo posible por convertir la noche en una pesadilla de acelerones, carreras, atropellos, gore del clásico, y violencia, con buena dosis de policía corrupta (y bastante cagona), con alguna banda callejera nocturna incluida. Y, por supuesto, no uses el teléfono para llamar a nadie, no te servirá. Aquí al taxista si que se le ve la cara (esto no es un spoiler por que lo vas a comprobar desde el principio), de hecho, es una mezcla entre Blade y El Castigador, que lo mismo te hace una ensalada con una katana, que te enseña las aplicaciones útiles de la electricidad.
(¿Quieres ver como me hago los cien metros en cuatro segundos?)


        La película, para ser de terror, en mi opinión se deja ver. Sorprende mucho. Las tramas secundarias que acarrean los protagonistas se tornarán reveladoras, en una especie de karma justiciero. Los quince últimos minutos dan un giro inesperado, de esos que te dejan boquiabierto. Un cambio en la historia que la hace ser muy original. Realmente, no te lo esperas. Todo se explica... La música, adecuada, ochentera, casi de videojuego. Le viene como anillo al dedo, añade tensión. Lo importante es huir del terror que se produce cuando, simplemente, no pagas al taxista…



P.D: No os equivoquéis con “La caza”, de Thomas Vinterberg, que es un peliculón como un castillo. La terrorífica, es esta.

No hay comentarios: