En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

jueves, 10 de septiembre de 2009

Yo ya se lo había advertido...


Yo ya se lo había advertido... Atenea, mi diosa, nacida de la cabeza de su padre y enemiga acérrima de todo lo que lleve paracetamol y del actual sistema educativo, se presentó en casa el jueves pasado con dos entradas para ver el partido Aspanya-Estonia en Mérida. Le habían tocado en un concurso radiofónico (ella participa en todos esos rollos) y una vez con las entradas en la divina mano había reparado en que a ella no le gusta el fútbol. Sólo el atletismo, la jabalina, lanzamiento de disco, la lucha greco-latina... Lo típico que suele interesar a una deidad olímpica. Y claro, pensó en mi, su más ferviente admirador, acólito mediocre de infinita moral, como depositario de dichas entradas...


...A mi la verdad es que acercarme a Mérida, un miércoles por la tarde-noche, para ver un partido de Aspanya, pues ni fu ni fa... Había que echar gasolina al Grajo Milenario, llegar a la caótica Mérida, encontrar aparcamiento y después volver a Badayork a las tantas y mi primer pensamiento fue rechazar, educadamente, las entradas...Pero, claro, ¿Quién se puso a maullar como un descosido?. Efectivamente, Micho I de Gato.


El caprichoso felino abrió los ojos como platos de porcelana verdosa cuando vio las entradas en la mano de Atenea, y del contento se puso a arañar el sofá del Salón mientras emitía maullidos de alegría, entremezclados con alegres ronroneos. No sé si fue él, o los tres chupitos que yo ya llevaba encima, pero al final, convencido, opté por aceptar las entradas para el partido y ayer fuimos a Mérida, donde es normal ver centauros en la reventa y faunos vendiendo perritos calientes...


Y claro, ocurrió lo que tenía que ocurrir...Yo ya se lo había advertido. A Micho no le dejaban entrar ni con entrada. Él que llevaba los ojos llenos de ilusión, su camiseta a medida de la selección adquirida en el chino de la avenida (es increíble el chino, en la sección de “Gatos” te dicen desde como vestirlos a como cocinarlos...) y unas ganas enormes de ver un balón correteando por el césped de un lado para otro (la ilusión de cualquier gato pequeño), se veía hundido por la burocracia deportiva...


Aunque pronto, Clio, mi musa de ligera y provocadora toga (que en Mérida suele pasar desapercibida), y que tan buenos consejos me da, me susurró un diabólico plan en el oído izquierdo, que es el bueno, que consistía básicamente en meter a Micho en la bolsa de los bocadillos, y que no maullara mientras lo colaba en el Estadio Romano de Mérida, y así fue como lo hice... De puro milagro, ya que los guardias y encargados de la puerta revisaban mochilas aleatoriamente y a nosotros nos dejaron pasar, pero a un joven que venía detrás nuestra con 4 kilos de explosivos plásticos para celebrar los goles le dijeron que no podía acceder al recinto...


Una vez sentados en el Fondo Sur, Micho fue la sensación del graderio, maullaba sin parar cada vez que alguien venía a tocarle la cabeza y a decirle: “Hola gatino bonito...”. Yo ya se lo había advertido... Él solo quería ver el partido, pero durante el calentamiento y en ocasiones durante el partido y el descanso del mismo en el que se cenó su latita de Atún Calvo en Aceite de Oliva, fue inevitable que recibiera la visita de algunos críos más interesados en el gatito-panda, como lo definió una nena de unos 5 años, que en la clasificación mundialista. Incluso los hubo que se hicieron fotos con él. Micho refunfuñaba, pero pronto se concentraba en las jugadas y no perdía de vista el balón... Y en los tres goles, de la emoción, me soltó un buen par de mordiscos...


Mereció la pena solo por él, la verdad... Satisfecho, con lo que parece una extraña sonrisa gatuna, aún duerme en la gatera, con una respiración tranquila, soñando, quizás, con balones a los que golpear con la pata...



22 comentarios:

Gatadeangora dijo...

¿Un gato que le gusta el futbol?...bueno, cosas mas raras se han visto, como por ejemplo el Grajo Milenario que usas como medio de transporte, lo milagroso es que aún funcione...¿o es que no es tan milenario?.

Besitos gatunos

Dean dijo...

Me ha decepcionado un poco el Micho, pues a un gato de su cultura, noble cuna y rancio abolengo, no lo puedo imaginar en un estadio de fútbol, pero bueno, creo que es más fácil colarlo allí que en la ópera.
Lo positivo es que habeis disfrutado como niños.
Un saludo.

Duncan de Gross dijo...

Gatadeangora: Jajaja, exacto!!, lo de milenario le viene que ni pintado...A Micho no le gusta el futbol, le gusta ver rodar el balón de un lado para otro. Si montas un partido en el pasillo de casa se entusiasmara igual!!, jajaja, besotes.

Dean: Que no te decepcione Micho. Los gatos, tanto los callejeros (y Micho lo es) como los de alta alcunia, se mueren por darle pataditas a una pelota, perseguir un ratón de peluche o morder una bolita de papel...Eso no significa que después no sea un gato culto (aunque aún está a años luz de Michel IV), con inquietudes artísticas, culturales, etc. Eso si, la opera no le gusta, ya lo intenté...Él, en realidad, fue a ver "moverse el balón", que es lo que realmente lo tenía hipnotizado, de futbol no tiene ni idea ni quiere, jajaja, Un saludo compi ;-)

Menda. dijo...

Le gusta el fútbol!!! Me está empezando a caer bien........

zayi dijo...

siempre pasa así...cuando a uno no le hace ni fú ni fá algo, al otro sí...podemos decir que casi casi ya son pareja ;)
Besitos a ambos.

La Gatera dijo...

Micho, futbolero... No nos lo habríamos imaginado. Ay, Duncan, ¡nunca dejáis de sorprendernos!

¡Saludetes gatunos!

Carlos dijo...

Sólo he visto y utilizado una vez El Grajo Milenario y creo recordar que sí es bastante milenario jajajajaja :P

Y no seas malo con el pobre Micho, que éste de momento no está loco ni te ha salido izquierdoso-revolucionario. Además que era la selección joder!! Si hubiese querido ir a un partido del Cerro, os habría retirado la palabra a los dos jajaja, pero Aspaña es Aspaña jeje.

Necronomicón.net dijo...

Jajaja, ¡Qué bueno!.
Yo disfruté viendo el partido por la tele. Ésta selección ilusiona. Espero que Micho no sea “Raulísta” (la foto es vieja de cojones…), supongo que sea más de Torres…y el “7” Villa (maravilla), aunque no se, el atún Calvo les pija.
Transmítele mi afecto, mis mejores amigos son gatos con estudios.

Max Birrax dijo...

Así que Micho se nos ha vuelto un aficionado... caramba, caramba, no deja de asombrarme... ;) ¡Saludos!

M.A. dijo...

¡Este Michoooo!
Pangur prefiere los dibujos animados en la tele, pero como apenas la veo, pues... roncar y roncar.
Bueno, no: hoy me ha cazado un tábano SIN romperme las cortinas y hasta que lo ha conseguido ha habido "chou" de saltos, piruetas (con su panzaaa) y frenazos contra la puerta de entrada. Mucho mejor que la tele, claro.

VerboRhea dijo...

Le tienes muy consentido a ese misino. ¿O serían los tres chupitos? Va a ser eso... :)

Claro que con ese gato tan "salao"... con su camisetina de "Chinashop" y su "tentempata" de atún Calvo, "claro"... ;-)

Salu2 blogueros!!!

BUENAS NOTICIAS dijo...

jajajajaja, es que entre Micho, los chupitos y tus diosas, a ti te pierden, Duncan!!!! Genial, como siempre. Mil besos.

Lupita dijo...

Cuantos años sin oir hablar del grajo milenario, je, je...es cierto...

cristal00k dijo...

Pero bueno, menudas aficiones para un intelectual de la talla de Micho! ¡ya ves!
Todos tenemos una dark-side... ¿será esta la de Micho? Aiiinss

MaRieLA dijo...

jajajaja Micho y el futbol? jeje muy gracioso. Siempre generando nuevas historias ese gato :)
Quedé contenta con el miau que dejó en mi blog, le mando otro saludo a él y también a vos Duncan :)
Besoteees

Dean dijo...

En mi blog hay una mención para ti.
Un saludo.

Balovega dijo...

Jjaja... me hubiese encantado ver a Micho en el campo, estaría como loco por salir correteando detrás del balón.. jjaja...

Besotes a los dos de bello fin de semana

Rosa dijo...

y digo yo, no lo estarás convirtiendo en un gatito consentido???
jajajajaja, muy bueno Duncan.
Besos.

Markos dijo...

Es que no hay nada que pague los ojitos de ilusión de un gatito siguiendo una pelota :-D

Salu2

Mary Lovecraft dijo...

Vaya! nos salió Micho futbolero

si ya lo decía yo: ¡es todo un carácter!

un besazooooo

Lilyth dijo...

jajajaja me quedo con posibles imágenes de Micho con su camiseta a medida corriendo detrás de la pelota, ha debido ser un sueño encantador jajajaja

Estrella dijo...

Haaa! q bonito! un gatito futbolero! nunca he visto uno d esos! los mios no son tan deportistas, es que se parecen a mi, jajaja.