En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 19 de marzo de 2017

Koba el Temible. La risa y los Veinte Millones. (2002)


        Me decanté por “Koba el Temible. La risa y los Veinte Millones” (2002), de Martin Amis, después de haber leído “La flecha del tiempo”, cuya crítica publiqué por aquí hace poco más de un mes.


        De este autor inglés no había leído nada previamente a “la flecha del tiempo” y decidí aprovechar el buen precio de esta edición de Anagrama, para leer un poco más sobre el autor, y sobre un tema que me fascina bastante (como historiador), que es la etapa Stalinista en la URSS.


         En “Koba el Temible” descubro una biografía atípica del dictador. Atípica porque, Amis, huyendo del ensayo clásico, hace de este libro casi un libro de su propias memorias, aparte de meditaciones y reflexiones varias al respecto. El libro, que no llega a las trescientas páginas, está dividido en tres partes. Podemos decir, de alguna manera, que la primera y la tercera son las partes más “intimas”, propias y familiares del autor. Su padre fue militante comunista, junto a algunos de sus amigos, durante doce años, y desilusionado, abandonó el Partido siendo Martin muy joven. El autor, igualmente, menciona como influyó aquella etapa en su vida, junto a otros datos como la muerte de su hermana Sally, a una edad temprana…


        De Stalin, propiamente dicho, tenemos toda la segunda parte. Desde que nace, hasta que poco a poco toma el control del Partido y del país, manipulando la verdad (a través de una propaganda muy trabajada, todo sea dicho) y matando, de paso, a antiguos compañeros de filas, obreros, campesinos, intelectuales, niños de diversas edades, judíos y periodistas… Hasta un total de veinte millones de personas. Stalin diría que, “una muerte es una tragedia, pero un millón es una estadística”. Superó, y casi cuadriplicó, el número de muertes de Hitler, que a su lado, era un puñetero aficionado en cometer crímenes contra la Humanidad.

        El libro no es una biografía extensa, pero si aporta datos interesantes, junto a una cuidada bibliografía. Al tener quince años, quizás incluso esté desfasado, lo ignoro a estas alturas, pero no deja de ser interesante la reflexión de Amis, de que todo el mundo conoce, y te podría dar nombres de campos de concentración nazis o de gerifaltes de las SS, pero nadie te dará nombres de los Gulags soviéticos o de directores asesinos (y asesinados) de La Checa.


        Personalmente, esperaba alguna mención a La Guerra Civil española, y el papel que tuvo Stalin en el conflicto, pero no se le dedica ni una sola línea a este apartado, así como tampoco al conflicto chino o el coreano, y sus posibles repercusiones. No por ello deja de ser recomendable. Es un libro interesante y demoledor.