En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

sábado, 4 de marzo de 2017

Eva al desnudo. (1950)


(Duelo de divas)

        Hace ya algún tiempo leí, que “Eva al desnudo” (1950) es una de las veinte o treinta mejores películas de todos los tiempos. La verdad es que, en mi sincera opinión, es completamente cierto. Se trata de una película que había visto un par de veces cuando estaba en el instituto (hace treinta años), en esos raros ciclos de cine que emitían en La 2 (esa cadena que nadie conoce, o que nadie reconoce ver).

        Comprarse la película, y verla en V.O, ha sido uno de los mayores aciertos cinematográficos que he hecho en los últimos meses (me ha permitido observar que mi inglés está bastante oxidado). Es una película que se disfruta setenta años después, con una frescura impresionante, pues cuenta, en definitiva, una de las mayores ambiciones humanas: Triunfar. Y cuando digo triunfar, lo digo desde un punto de vista maquiavélico, por encima de todas las cosas.

         Eva Harrington es una joven viuda que admira profundamente a Margo Channing, actriz teatral neoyorkina que triunfa como la espuma. Tanta es su admiración que no se pierde ninguna de sus obras. Astuta como un zorro, idea un plan para hacerse no solo un hueco en el mundo teatral, sino para conquistar el trono de Margo. En su camino hacia el estrellato, no duda en pisotear y hundir a tod@s l@s que se le cruzan, y solo un crítico teatral se dará cuenta de los planes de Eva para llegar a la cima del éxito. Dramática, romántica… como os decía, una película ideal para conocer, en unas representaciones sublimes, lo que es la viva ambición humana. Nominada con catorce Óscars, se llevó seis y un saco de premios en la época. Además, solo por Bette Davis, ya merece la pena.

        Cine clásico del bueno, cine recomendable e imprescindible. Apuntadla, sino la habéis visto aún.

(Si, es la Monroe...)


2 comentarios:

azul dijo...

Completamente de acuerdo con tu crítica, es una película inolvidable y -en pequeños papeles- dos de mis actores favoritos, Marilyn y George Sanders, un abrazo

Duncan de Gross dijo...

Efectivamente, peliculón de cine clásico con una gran moraleja, muuuy recomendable.