En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

miércoles, 4 de enero de 2017

Café Society. Woody Allen



         “Café Society” es la típica película de Woody Allen. ¿Hay una típica película de Woody Allen?, quizás no, pero repite estereotipos muy comunes, personajes masculinos filosóficos con una increíble verborrea, diálogos increíblemente liantes, cultos hasta lo pretencioso… Y, claro, me encanta.


        Estamos en Los Ángeles, en los años treinta. El país se derrumba en La Gran Depresión, pero en Hollywood no se enteran mucho, allí todo son fiestas, lujo, grandes casas, producciones cinematográficas… Todo regado con bueno y abundante Jazz.

        A ese ambiente, llega Bobby Dorfman (que es el Alter Ego del propio Allen), interpretado por un magnifico Jesse Eisenberg (imita la verborrea y todos los gestos woodyllianos a la perfección). Arropado por un importante agente de actores y productor, tío suyo (Steve Carell), Bobby empieza a relacionarse, poco a poco, con su “Jet Set” del momento, auténticos Vips de Hollywood, enamorándose de Bonnie (Kristen Stewart), la secretaria de su tío, la cual está liada (sin que Bobby lo sepa) con él, con su tío… Dos hombres enamorados de la misma mujer. La cena está servida.

        Películas como esta, en la que el propio Woody Allen narra la historia en Off, una buena historia, ya no se hacen. Y, a sus ochenta y tantos años, vuelve a demostrar que es un genio indiscutible. Es una gran película, en su onda (debemos olvidarnos de aquella “Vicky, Cristina, Barcelona”, de hace algunos años, que a mí me pareció, y me parece, horrible e infumable).


       “Café Society” se presenta, pues, como una comedia romántica, una verdadera genialidad que se disfruta en su hora y media. Repleta de curiosidades y excentricidades de la época, aquellos fijos de restaurantes y clubes de la época. Es puro Allen, y se agradece, poder seguir disfrutando de su cine, y su manera de comunicarnos historias. Fotografía y música, sobresalientes. Muy recomendable.