En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

jueves, 28 de julio de 2016

Le Corbusier. Jean-Louis Cohen

      (Le Corbusier. Editorial Taschen)

            De vez en cuando, cae en mis manos uno de esos maravillosos libritos, de la editorial Taschen, dedicados al mundo del Arte. Son libritos muy interesantes, y francamente, muy recomendables. Tengo casi una veintena de ellos. Casi ninguno supera las cien páginas, y poseen un texto sencillo, esclarecedor y una fotografía asombrosa, sublime.

(La Casa Fallet, 1906)

         Esta semana me he leído el dedicado, en esta colección que refiero, al gran arquitecto Le Corbusier (1887-1965) de la mano de Jean-Louis Cohen. Le Corbusier fue una de esas estrellas arquitectónicas del S. XX.

(Le Corbusier haciéndose el interesante)

         Sus edificios, siguiendo el concepto del modulador (tipo de medida, usada para crear las estructuras Lecorbusianas, basadas en el número áureo… En realidad, más complicado, pero lo definió entre 1948-53 en un par de libros sobre la teoría de su arquitectura) son muy característicos.


(Interior y exterior de la Villa Savoye)

         Diáfanos, juegan con las formas geométricas, las pérgolas, las rampas y las escaleras, las ventanas corridas, y en definitiva, la luz. Le Corbusier, llegó a construir setenta y cinco edificios en doce países. Fue un arquitecto global. Pero, aparte, su aportación como urbanista fue incontestable. Tan admirado, como incomprendido (se le llegó a definir como un radical), se atrevió con la pintura, la escultura y los cartones para tapices. Fue, sin duda, un tipo curioso y polifacético.

         
(Interior Casa La Roche-Jeanneret) 

 (Interior Casa La Roche-Jeanneret)



        Nacido en Suiza, adoptó su nombre artístico en 1920 (se llamaba Charles-Édouard Jeanneret-Gris), pronto comienza a interesarse por el mundo de la arquitectura, realiza su primera casa a los diecinueve años (la Casa Fallet, 1906), y enseguida inicia un viaje por Europa, América y Asia, en busca de un nuevo espíritu arquitectónico.

(Museo de Arte Occidental de Tokyo)

         En 1914, presenta un proyecto de casa, la “Dom-Ino” (de “domus”, casa en latín, e innovación). Se interesa por la combinación geométrica, por el ensamblaje de formas (sobre todo Ls y Us), y por el uso de los pilotes, como elementos sustentantes, sobre el suelo (también llamados pilotis), las grandes losas de hormigón y el uso de grandes ventanales rectangulares, muchos de ellos correderos, para jugar con la luz en diferentes momentos del día.
 (Catedral de Ronchamp)

         Teórico, escritor, no tardará mucho en plasmar sus ideas y dar conferencias sobre una arquitectura nueva, basada en la modernidad del automóvil y el avión, y mirando de reojo al cubismo arquitectónico, al constructivismo ruso. Admirador de la Bauhaus, pronto destacará como ponente (desde 1928 hasta 1959) en los CIAM (Congresos Internacionales de Arquitectura Moderna), y el culmen de sus ideas llegará con su Unidad de Habitación en Marsella.
 (Unidad de habitación. Marsella)


         Un autor, Le Corbusier, imprescindible, a mi parecer. El librito es muy interesante y revelador. Os lo recomiendo, enfervorecidamente.