miércoles, 29 de agosto de 2012

Las Harpías, Funcionarias de Carrera.


… Después de varias jornadas de viaje, por la que pasamos por varias comarcas, la mayoría desconocidas para nosotros, de la provincia de Badayork, llegamos a un lugar llamado Salmideso del Guadiana, donde hicimos una nueva parada de avituallamiento y para reparar nuestro motor Dos Caballos que parecía necesitar un engrase y un par de mimos…
  El “Belloto I” ondeaba orgulloso sus velas en la orilla, y cada uno iba a sus quehaceres de proa a popa. Los lugareños, curiosos, se acercaban y nos preguntaban por nuestro viaje… A la Serrana de La Vera le llegaron a preguntar si estábamos allí para asaltar algún supermercado o algo parecido…
 Mientras Micho I de Gato se agenciaba la prensa económica nacional en un rudimentario kiosko (mejor hubiera sido que comprara algún cómic de terror…), reparamos en la presencia cercana de un pobre ciego, un señor ya mayor, canoso y con media melena sobre los hombros, con unos cupones de la ONCE (Organización Nacional de Cíclopes Españoles) colgados en la solapa de su chaleco… El hombre en cuestión, intentaba comerse una tostada de tomate y jamón acompañada de un café con leche en una terracita de un bar, todo un festín. Pero unas diabólicas Harpías, “funcionarias de carrera” de la Junta (ahora Gobierno) de Extremadura (ya sabéis, las habréis soportado alguna vez en la hora de la siesta: Vuelan con sus alas de águila, tienen rostro de mujer y garras…Lo normal), le impedían que se alimentase…
Una le atosigaba con una encuesta muy importante sobre la Sanidad Nacional, otra le quería vender unas gafas de sol y una tercera le pedía matrimonio… Auténticas Harpías… Todo esto mientras lo zarandeaban y le tiraban de los cabellos y de los cupones, sustento diario de aquel pobre hambriento…
Ante tanta crueldad e injusticia, los bellotonautas decidimos actuar sin demora. La Serrana de la Vera atizó una certera pedrada a una de ellas que la mandó a los barrios dominados por Morfeo por la vía rápida. Heracles agarró a una segunda por las pezuñas afiladas y la lanzó hasta el otro extremo de Salmideso del Guadiana, ante la admiración de todos los presentes, y nuestro líder Jasón, se encargó de la tercera a la que puso pies en polvorosa. Solo tuvo que gritarle que la Junta acababa de anular la paga extra del Solsticio de Verano, la de las Panateneas y bajado un 15% el sueldo a todos los Funcionarios de Carrera, para que esta se largara en milésimas de segundo del lugar en busca de una conexión a internet… Nuestros compañeros Calais y Zetes preguntaron si las perseguían, pero no lo vimos necesario…(To be Continued, que lo sepias…).

1 comentario:

Carlos dijo...

La próxima vez un cartuchazo de sal en las posaderas. Es el mejor sitio tratándose de Harpías Funcionarias jeje.