En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

viernes, 10 de octubre de 2008

The Breakfast Club and The Princess Bride







“The Breakfast Club”, o “El Club de los Cinco”, era una película que me harté de ver en los años ochenta.

Me gustaba, aunque no era mi peli favorita, yo por aquellos tiempos ya andaba flipando con “La Princesa Prometida”, que me parecía un gran cuento, una historia fantástica, y aún hoy, me lo sigue pareciendo, con una deliciosa banda sonora de Mark Knopfler… Siempre quise ser aquel aspanyol, Iñigo Montoya, con aquella maravillosa historia secundaria de espada y venganza, y decir aquello de: “Hola, Soy Iñigo Montoya, tú mataste a mi padre, prepárate a morir…”

Pero lo de “El Club de los Cinco” era ya hasta pesado a veces… Tenía un amigo en el instituto, que la había visto en su destartalado video Beta, unas quince veces, y no exagero, se la sabía casi de memoria, le encantaban estos estereotipos de estudiantes americanos, y de hecho, durante toda su estancia en el centro de secundaria, llegó a adoptar uno de aquellos roles, creo que el de pasota-macarra, y como el de la peli, cumplió uno de aquellos castigos por lanzarle una bomba fétida a la profesora de literatura, la cual, ahora que lo pienso, se lo merecía… Aunque aquello eran “bromas inocentes” comparado como está el patio de Secundaria ahora, a diario tengo compañeros que me cuentan auténticas barbaridades que ponen los pelos de punta…

Después de aquello, tuvo una temporada alucinatoria con “Jóvenes Ocultos”, que si mal no recuerdo, era una peli sobre unos jóvenes y macarras vampiros, que vivían en una especie de feria o parque de atracciones…

Yo “sólo” ví la peli (“El Club de los Cinco”), unas cuatro o cinco veces, y como digo, fue bastante para hartarme de ella, y hoy la he recordado, porque en la radio han puesto la banda sonora, la cual hacía años que no oía, y he me he preguntado: “¿Ya han pasado veinte años?, Uffff”…

6 comentarios:

jorgogi dijo...

a mi me gusto, no tanto para verla solo 5 veces, pero es recomendable.
de esas pelis q yo digo q se dejan ver...

a los alumnos de ahora en vez de encerrarles y que filosofen entre ellos toda la noche les explusan 2 dias por arrearle a hostias a una compañera.

asi q cada vez q no quieran ir a clase lo tienen claro:

...pito pito
gorgorito
donde vas
tu tan bonito...

ya me imagino la escena en plan asesinos natos:

a ti no te hostiamos para q se lo cuentes al jefe de estudios

;DDD

danae rain dijo...

La princesa prometida la puesieron en la tele el fin de semana pasado, yo no me canso de verla. Y me gustaa más Íñigo que el amanerado príncipe.

firmin dijo...

Me sigue encantando La Princesa prometida, Tan guapísima, con tanto humor, el Montoya maravilloso, un español tratado con dignidad y cariño por el guión, y el actor que se envenena, que no sé cómo se llama pero me emociona verle en las películas (como en Tio Vania en la calle 42, un papelón). La he visto más de seis veces porque se la he puesto a alumnos de la ESO es esas horas estúpidas que hay en los planes de estudio y que yo he llenado con cine o lecturas.Y con unos resultados muy aceptables. Me sigue gustando., cualquier día abro la puerta al abuelo, para que pase y empiece otra vez y me cuente toda la historia. Besos nostálgicos.

Carlos dijo...

De El Club de los Cinco apenas me acuerdo. Me suena haber visto más la otra. Por cierto, buenísima la escena. Menuda carrera se pega el tío jajaja.

Merce dijo...

Hola!!!
Supongo que cuando rondábamos por debajo de los quince y dieciseis años ls cosas se veían de otro color.
Recuerdo la película de la princesa prometda y obviamente me identifiqué más con la princesa jeje.

No recuerdo la del Club de los Cinco, sí los libros que me empepaba en la biblioteca.
Besos

Duncan de Gross dijo...

Jejeje, Firmin, no sé yo si ponersela a los alumnos en un futurible. El libro lo regalé a mediados de los noventa y me costó, en su día, la friolera de 5.900 pts... Uff.

Hola Merce, jejeje, yo también recuerdo esos libros, pero no tienen nada que ver con la peli, ;)