En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

viernes, 10 de marzo de 2017

Que Dios nos perdone. (2016)


       Si no os lo han dicho ya, os lo digo yo: Estáis ante una “peliculón” de mucho cuidado. Canela en rama, oiga. “Que Dios nos perdone” (2016), con Antonio de la Torre (ya sabéis que me encantó “Tarde para la ira”, por ahí debe andar el post con la crítica, y es una apuesta segura) y Roberto Álamo (este es, sin duda, el mejor papel que ha hecho hasta la fecha), es de lo mejorcito que ha parido el cine español en este último año y medio.



        Estamos ante el típico “thriller” policiaco, pero bien presentado, bien encajado y bien interpretado. Los dos actores principales, directamente, se salen. Es 2011, y es un verano sofocante en Madrid. La capital espera la visita del Papa de turno, Benedicto XVI, y Alfaro y Velarde, dos inspectores de policía, investigan a un asesino en serie, especializado en violar y matar lindas y amables ancianitas, como el que se desayuna tostadas con café por las mañanas. Su búsqueda es una carrera contrarreloj. El tipo es silencioso, sutil, y no deja pistas. De manera paralela, se desarrolla la vida sentimental de los dos policías, que no es, precisamente, un camino de rosas.



        El mundo es un asco. La vida es una mierda. La humanidad apesta. El 15M sale de telón de fondo. Nenes cantando “Alabaré”. Polis gilipollas y corruptos. Trepidante en acción y ejecución… Mmmmmuy recomendable.

1 comentario:

Carlos dijo...

La alquilé la semana pasada. Me pareció mucho mejor que Tarde para la ira. Es mucho más larga, pero se hace más amena. La primera media hora de la ganadora de los Goya es anestesiante. De la Torre ya te he dicho que me parece de lo mejorcito que hay hoy en día y Álamo me sorprendió gratamente. Buena peli policiaca hijjjpánica jeje.