En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

viernes, 31 de marzo de 2017

El ataque de la mujer de 50 pies


        No, no os traigo la clásica película de Serie B del 58. No he conseguido hacerme con ella, y eso que llevo buscándola mucho tiempo, pero debe estar descatalogada o perdida por algún almacén, sin visos de hacerse más reediciones. Una pena.


        Os traigo el remake del 93, el de Daryl Hannah, que todo el mundo os dirá que es requetemala. Y bueno, algo de razón no les faltará, pero si os la traigo aquí es porque se puede ver, y no deja de ser entretenida.


        Nancy (Daryl Hannah) es una rica heredera, casada con un marido que le pone los cuernos con todo lo que se cruza (ya le vale, con lo guapa que era la Hannah). El caso es que un buen día, se acerca al Motel donde sabe que su marido Harry (Daniel Baldwin, estos Baldwin…) se dedica a ponerle los susodichos cuernos. No lo pilla, pero en el camino de vuelta, un ovni de cartón-piedra le mete un rayazo cósmico en medio del pecho, como el que no quiere la cosa. Es lo que tienen los ovnis en mitad del desierto, a unos les da un traje de superhéroe sin instrucciones, a otros les mete un rayazo en el costillar.


        El caso es que, al poco tiempo, Nancy vuelve con Harry al mismo desierto, y dos de dos, vuelven a ver el mismo platillo volante de cartón-piedra, que está vez abduce a Nancy con unos efectos especiales de los ochenta “Marca Acme”. La nueva Nancy, que reaparece en una azotea, pronto sufre los efectos de la abducción extraterrestre, que como todo el mundo sabe, no suelen ser muy buenas para la salud. Crece tanto que no cabe en un granero de cuclillas. Lo interesante es que le crece hasta la ropa. Con el crecimiento vienen los problemas: Con su tamaño, con Harry y sus infidelidades, con su padre y con los médicos… Con todos en general.


         Bueno, os tenéis que tomar la película como una cinta de serie B, de bajo presupuesto, malos efectos especiales y espaciales, y como mero cine de entretenimiento. No le busquéis tres pies al gato.



No hay comentarios: