En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

viernes, 17 de marzo de 2017

Curso 1984 (1982)


        “Curso 1984”, película de gamberros ochenteros, de casi treinta años, pero que se hacen pasar por nenes de instituto de quince o dieciséis años. Esta es una de aquellas películas de videoclub que paraba poco en las estanterías, tanto es así que es casi considerada mítica por algunos.


        Nos encontramos con un instituto, el Lincoln High, de una zona conflictiva. Sus habitantes son punkies (nazis, por cierto), drogatas, yonkis, gamberros de diversa índole. La estética, el graffitti de diversa consideración artística. A este lugar tan idílico, llega un profesor nuevo de música, el Señor Norris, que se encontrará con la banda de Peter Stegman, unos tipos que controlan el centro y sus alrededores con el mercadeo de coca, que se disputan con una banda de negros.


        Desde el principio, las putadas al profesor se convierten en normativa, habituales en el día a día. Hasta que Andrew Norris se cabree, y pase de ser el amable profesor de música a jugar a lo que les gusta a los punkarras de Steigman.


        Las referencias a películas como “La naranja mecánica” (1975) o “The Warriors” (1979), están muy presentes en esta cinta (incluso, me atrevería a aventurar inspiraciones del videojuego “Final fight”), donde Michael J.Fox hace un papel secundario, y aparece Roddy McDowall (¡Qué verde era mi valle!) como profesor. Hoy en día es una película un tanto desubicada, que incluso te hace sonreír (a mi sobre todo ver esos actores tan mayores haciendo papeles de supuestos críos de secundaria), pero no por ello deja de ser interesante. De hecho, al principio de la película, se asegura que está basada en “hechos reales” y da unos datos sobre la violencia del alumnado hacia el profesorado en Estados Unidos.



        Os la recomiendo. Por ochentera, por la estética, y por su historia, que nunca pasa de moda. Por cierto, el tema principal “I am the future” es de Alice Cooper.

No hay comentarios: