En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

sábado, 25 de marzo de 2017

1898. Los Últimos de Filipinas (2016)


        La bibliografía sobre “Últimos de Filipinas” o los “Héroes de Baler” es extensa. Como historiador por un lado, y como autodidacta por otro, he manejado varios volúmenes sobre el tema concreto, y sobre “La guerra hispano-filipina” y “El Desastre del 98”, siendo para mí de especial interés la suerte que corrieron muchos extremeños en aquellas latitudes asiáticas, como el médico villanovense Felipe Trigo o el soldado Deogracias González Hurtado (esclavizado al ser tomado prisionero), así, a bote pronto.


        Este interés por la suerte, y el fin del Imperio Español (1.898) con la pérdida de Cuba, Puerto Rico y Filipinas, y la posterior venta a Alemania de Las Palaos, Guam, y Las Carolinas (1.899), me lleva, como una polilla a la luz, a arriesgarme a alquilar “1898. Los últimos de Filipinas” (2016), superproducción española, basada en el hecho histórico, La guerra hispano-americana, y para ser más preciso, “El sitio de Baler”.


         Sin entrar en detalles históricos, porque la verdad es que me perdería en el Mare Magnum que es el hecho en sí, el contexto histórico, las circunstancias geopolíticas mundiales, nacionales y hasta regionales, y centrándome más en lo que es la película, os diría que: Si buscáis una cinta fiel a los hechos, aquí NO la vais a encontrar. El sitio de Baler no aconteció como se narra en la cinta. No lo digo yo, lo dicen los historiadores, los hechos, los propios acontecimientos narrados posteriormente. Lo dice hasta la maldita Wikipedia. El rigor histórico, como se suele decir, brilla por su ausencia.


         Ahora bien, si buscáis una recreación histórica. Pues entonces no iréis descaminados. Si buscáis puro entretenimiento, una película bélica, algo que se acerque someramente al colonialismo español en aquellas tierras (aunque sea kilométricamente), bien contado (aunque sin tirar muchos cohetes, no os vengáis arriba) y narrado, con buenos efectos y una historia sobre lo absurdo de las guerras (épicas o no), apoyado en un importante reparto de actores nacionales… Pues esta es tu cinta.



          Gran fotografía, música fiel a lo que se le pide, entretenimiento de grandes salas de cine. Merece la pena, aunque sea de pasada (me voy a volver a repetir), acercarse a la Historia de España, aunque sea de esta manera (menos da una piedra).


No hay comentarios: