En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

viernes, 3 de febrero de 2017

Rita. La serie (2012)



          Rita es una profesora de instituto (bueno, hay una extraña mezcla de Primaria y Secundaria en su Centro). Es danesa y un tanto peculiar, por definirla de alguna manera. Irreverente, colecciona trolls desde hace años, fumadora empedernida y muy liberal. En el trabajo no tiene pelos en la lengua, tiene las ideas muy claras en todos los aspectos, es deslenguada y franca hasta pasarse, pero en su vida personal todo es un universo caótico, inestable e incierto, siendo mala madre o al menos una madre muy dejada (tiene tres hijos) y estando enfadada con la mitad del planeta.

           Lo que más me llamó la atención desde el primer momento de esta serie es que los institutos daneses son un remanso de paz comparado con lo que yo he tenido que lidiar en nuestra querida España. Es impresionante. La serie toca a ratos la comedia hasta lo ridículo de algunas situaciones, hasta llegar al drama en otras ocasiones, y con un punto de vista muy crítico, muy sutil a mi modo de ver.

          La relación de los padres con los alumnos, el acoso escolar, la relación difícil muchas veces entre el equipo educativo del centro, la homosexualidad de uno de los hijos de Rita (increíble con que normalidad los daneses aceptan este tema, en España montarían un drama previo) o las inseguridades de los jóvenes, son algunos de los temas que se van tocando episodio a episodio.

         Desde luego, Rita no es una profesora cualquiera (parece una cría, una adolescente, en el cuerpo de una mujer), eso lo vais a ver desde el primer episodio de la primera temporada (yo voy por la segunda), pero tiene algo que engancha, que gusta, y por eso os la recomiendo (la BSO no es moco de pavo, por cierto).


        P.D: Por cierto, profesionalmente, no soy la versión masculina de Rita, lo tengo claro…