En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

martes, 28 de febrero de 2017

La vaca (2015)



        Fatah es un tipo peculiar. Es un campesino argelino, con voz, filosofía y pinta de Woody Allen, cuyo único anhelo es ir a Francia, concretamente a París, al Salón Internacional de la Agricultura, que es algo así como la Eurovisión de los agricultores.


        Jacqueline, su vaca, es su baza para cruzar el Mediterráneo y presentarse allí. “La vaca” es una comedia francesa, que explota muy bien las relaciones entre los franceses y los argelinos, desde un punto de vista humorístico. Tiene unos puntos realmente graciosos, y no entiendo porque la crítica especializada la puso en su día a parir de un burro, quiero decir, de una vaca.

        La vaca casi es una excusa, como ocurría en aquella mítica película de Alfredo Landa “La marrana” (1992), para explotar las relaciones humanas, los entresijos de la naturaleza bípeda, que son más animales que las vacas, los toros o los cerdos, en mi opinión.


        La presencia de Jamel Debbouze o de Christian Amieri, que suelen ser dos secundarios franceses en este tipo de comedia, aseguran el pasar un buen rato, aparte de escenas delirantes y absurdas, una detrás de otra (aunque hay momento, sobre todo cuando aparece Lambert Wilson, que la cosa se para bastante y empieza todo a recordarte al Lazarillo de Tormes con aquel escudero…). La verdad es que la recomiendo.

P.D: El tipo, como veréis en las imágenes, no se cambia (casi) nunca de ropa.