En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

jueves, 23 de febrero de 2017

La flecha del tiempo (1991). Martin Amis



        “La flecha del tiempo, o la naturaleza de la ofensa” (1991) es el primer libro que me he leído de Martin Amis (1949). Me lo regalaron estas pasadas Navidades, junto a “Koba el temible” (2002), al que todavía no he metido mano. Amis, es un exitoso escritor británico. Profesor de la Universidad de Manchester (de "escritura creativa"), vivió algunos años en Uruguay, y tienen  poco más de una treintena de trabajos publicados (no todos traducidos al castellano), entre ensayos, novelas, obras de ficción y no ficción...  

         Editado por Anagrama, “La flecha del tiempo” es un librito de poco más de doscientas páginas, bastante curioso.  Nos encontramos con un doctor, Tod Friendly, que está a las puertas de la muerte. Pero de repente, su vida, en vez de concluir, comienza a retroceder, poco a poco, día a día, mes a mes. Y comenzamos a ver, en una interesante, y a veces delirante narrativa, una marcha atrás forzada, los distintos actos de este doctor, que va rejuveneciendo ante nuestros ojos. Vemos como escupe sus alimentos en el plato, como se le meten las heces en el cuerpo, o como discute con sus amantes, después hace el amor y poco después las conoce…

         Sus actos nos llevarán a conocer bien a Tod, que no es Tod, sino otros muchos personajes: John Young, Hamilton de Souza y finalmente, llegados al principio de todo: Odilon Unverdorben, un sádico médico nazi en Auschwitz.

         A veces reflexivo, otras veces sarcástico y humorístico (meter clavos en la cabeza de los pacientes, en vez de sacarlos), la conciencia (inocente) de Tod es la que nos narra con incredulidad y pasmo, la vida de este tipo, hasta llegar prácticamente, al principio de todo… A ratos, me recordaba a la película “Memento” (2000), con sus marchas atrás, y he reconocer que para mí ha sido un reto hacer este viaje en el tiempo de este personaje. Un viaje, en ocasiones, duro, inquietante, no falto de cierta pátina de tristeza.