En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

viernes, 10 de febrero de 2017

La chica del tren (2016)



          Lo cierto es que me ha costado acercarme a esta película. La crítica la pone a parir y lo más bonito que he leído sobre ella es que es una película de “sobremesa”. Una vez te pones, te das cuenta de que de “sobremesa” tiene poco.

           “La chica del tren” tiene bastante de película rara, extraña, y difícil de entender. Una chica, Rachel, se sienta dos veces al día en el asiento del tren. Desde su lugar privilegiado, puede observar el 15 de Becket Road, su casa favorita, y fantasea sobre la vida de sus habitantes, sus nombres, sus trabajos... Rachel acaba de salir de un divorcio que la ha afectado (y mucho), y para colmo, le da bastante a la botella, tanto que su problema de alcoholismo eleva mucho más sus delirios paranoicos, en los que comienza a mezclar ficción y realidad, una peligrosa combinación. Pronto se ve metida en una serie de líos en los que su mente le jugará una mala pasada, no en vano, miente continuamente… Y ya veréis que nada parece lo que es…


          Película, como os digo, rara de narices, a mí me ha costado horrores, repito: Horrores, entender algunas partes de la misma… En fin, visionado bajo vuestra responsabilidad.